DEPORTES

Lunes 3 de Mayo de 2004

El Rally se pasó volando

Tan rápidas eran las rutas programadas para la etapa de ayer en Puerto Montt que la organización tuvo que suspender dos de ellas. La carrera la ganó Federico Villagra, mientras que la N3 quedó en manos de Ramón Ibarra.
Marcelo Palomino M.
Enviado especial a Puerto Montt

Mientras viajaba desde el aeropuerto El Tepual hasta su hotel en Puerto Montt la noche del miércoles, Felipe Horta escuchaba a uno de sus amigos de la vieja época del rally, quien le recordaba que las especiales de Nueva Braunau ya eran demasiado rápidas hace seis años.

Horta, organizador del Rally Mobil, le transmitió el mensaje a su hermano Kurt, director de rutas de la cita portomontina, quien desestimó el tema, argumentando que no habían rectas que superaran los 1.100 metros. "Le dije a Felipe que si nos pasábamos del promedio de velocidad - fijado en 120 kilómetros por hora más un margen del 10 por ciento, es decir, 132 kilómetros por hora- , el lunes ponía mi cargo a disposición", contaba el ex campeón de la Fórmula Tres.

Ayer, la organización de la prueba se percató con horror de que los promedios estaban disparados y asumía su error, suspendiendo la segunda pasada en dos tramos. "Pedimos disculpas, porque nos equivocamos. Preferimos suspender la carrera que poner en peligro la vida de los pilotos y del público", indicaba Felipe Horta.

Aunque es cuestionable que el mayor de los Horta deje de hacer su trabajo, porque desde que asumió la elección de las rutas todo mejoró en un mil por ciento, sí debe sacar lecciones. Y si es necesario, sacrificar la cercanía de la carrera con la ciudad, porque un rally tan bello no puede opacarse por algo así.

Visión de piloto

Para ser más gráficos, Federico Villagra promedió 139,8 kilómetros por hora en el PC de Las Quemas-Nueva Braunau, de 12.800 metros. Una especial más allá, Walter Suriani anotaba 131,9 en los 13,2 kilómetros que separan Las Lomas de Lagunitas. Y eso que ambas contaban con dos chicanas de tres elementos que tenían una separación de 1,5 metro en cada uno, lo que necesariamente implicaba poner primera marcha y pasar despacio.

"Nos estamos engañando con esto de los promedios, porque cada chicana la haces a 10, pero igual andamos varios kilómetros a 200 y más", decía Ramón Ibarra, tercero en la etapa de ayer pero ganador de la general, al acumular el menor tiempo en los 130 kilómetros disputados entre viernes y domingo.

Suriani ponía énfasis en esas chicanas hechas de fierro, argumentando que si alguien se queda sin frenos, se mata.

Federico Villagra, en tanto, restaba dramatismo diciendo que los primes de ayer no eran tan difíciles como los del sábado. "¿Qué? Federico está loco. No sé qué tiene en la cabeza, porque es cierto que es más difícil irse, pero si te vas a 210 kilómetros por hora, te matas", replicaba su hermano y navegante, Javier.

Opiniones divergentes, que matizaron la segunda etapa del Rally de Puerto Montt, que a diferencia de su antecesora se corrió bajo un sol radiante.

Nissan al ataque

Vale recordar que los rallies se dividen hoy en dos etapas que puntúan de manera independiente y permiten el reenganche de un día a otro. También se mantiene la suma de los tiempos para entregar una clasificación general, que bonifica a los cuatro primeros con cinco, tres, dos y un punto, correlativamente.

Y si la etapa sabatina había sido ganada por Federico Villagra (N4, en Mitsubishi), Cristóbal Ibarra (N3, Hyundai) y Juan Carlos Frohlich (N2, Mitsubishi), ayer fue el turno del propio "Coyote", de Luis Westermeier (Nissan) y de Marcelo Pérez (Mitsubishi), respectivamente.

La lucha entre Villagra y Suriani (Subaru) por la etapa de la N4 fue a matar o morir y significó, en gran medida, que los promedios se dispararan. Al término de la primera vuelta, el argentino de Mitsubishi aventajaba por 1.3 segundo al "Chirola". Pero el último prime se corrió rápido y quedó en poder del "Coyote", que se llevó además la absoluta del rally.

La N3 se decantó rápido en favor del local Westermeier, que gracias a la normativa vigente pudo solucionar la rotura del cárter de su auto el sábado y reinsertarse en ayer en la prueba. ¿El escolta? Su coequipo, el argentino Gabriel Pozzo, también reenganchado y muy molesto con el andar del Nissan.

"Está imposible de manejar. No dobla, cuesta mucho llevarlo", decía el ex campeón del mundo de producción, quien se llevará el coche a Córdoba para mejorarle la suspensión y la electrónica, modificaciones se luego traspasará al de Westermeier.

Y tal como ocurrió el sábado, tercero fue Ramón Ibarra, que gracias a eso pudo desbancar de la general a su hermano Cristóbal, quien ayer no pudo subsanar sus dramas de motor. Tercero fue Gonzalo Huerta (Chevrolet). Finalmente, la N2 fue para Pérez, seguido de Frohlich, en un duelo que pintaba para mejor.

Así culminó la "guerra" de Puerto Montt. Un rally que comenzó con una notable etapa plagada de incidencias y culminó ayer con pocos kilómetros que, más que corridos, fueron volados.

Incertidumbre y certeza

Puerto Montt ya es pasado y la organización se mete esta semana de cabeza en la producción del Rally de Viña del Mar, que se ha retrasado.

Resulta que la tercera fecha estaba fijada en Pucón para el 28, 29 y 30 de mayo, pero a última hora las autoridades de la ciudad pidieron su postergación. ¿La razón? En esos días se realizará en el balneario una de las tantas reuniones técnicas que preceden a la cita de APEC (Foro Económico del Asia-Pacífico) y la seguridad no iba a estar garantizada.

Para no perder la locación, Felipe Horta decidió invertir el orden de las carreras: Viña quedó para fines de mayo y Pucón para junio. En esa localidad de la Novena Región, Horta pretende diseñar una espectacular superespecial en La Península, al mejor estilo de Montecarlo. Las rutas ya están vistas, pero hay que hacer el ajuste final.

"Sin embargo, en Viña estamos mal", admite Horta. "No hemos visto rutas ni permisos. Tenemos que meternos de lleno en esto, para que no se repita el error en la elección de los caminos y que tampoco reiteremos los mismos primes que se han corrido siempre".

¿Y en inglés?

Eliseo Salazar no estuvo ayer en la ruta ni en la asistencia. Había abandonado la tarde del sábado, luego de pinchar un neumático, cortar varios cables y romper el radiador, lo que causó que el motor de su Hyundai se fundiera.

Aun así, hizo un análisis de su segunda participación en el Nacional de Rally 2004. "Creo que vamos mejorando. Ahora anduvimos segundos o terceros en algunos primes, algo que tenemos que evaluar. Lo que me da rabia es que en los entrenamientos voy bien, empato los tiempos de Ibarra y Pirles, pero llegamos acá, a lo desconocido, y algo pasa", dice el ex piloto de Fórmula Uno.

Obsesionado con entrar rápido en el ritmo de los punteros, Salazar sigue buscando formas de mejorar. Semanas atrás realizó en Florida un curso de tres días con un rallista estadounidense, luego trabajó en Chile con el navegante argentino Edgardo Galindo (que asesora a la marca coreana) y, dado que asegura que su gran problema está en el marcaje y en la lectura de la hoja de ruta, ahora busca dar el golpe definitivo que le haga enmendar el rumbo: traerse un copiloto desde Inglaterra.

"Es algo que no está decidido y que hay que conversar con la gente de Hyundai, pero buscamos a alguien que nos ayude y nos enseñe. No quiero que se interprete como que Manolo (Jaurena, su navegante) tiene la culpa, sino que éstas son compartidas. Pero necesitamos mejorar todavía más", expresa Salazar.

La decisión se tomará esta semana, y aunque el piloto tiene algunos nombres en carpeta, prefiere ver qué resolución tomarán sus jefes antes de darlos a conocer.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
FEDERICO VILLAGRA demostró una vez más que su nivel conductivo es extraordinario, y que su valentía está fuera de discusión: ayer anduvo a más de 220 km/h.
FEDERICO VILLAGRA demostró una vez más que su nivel conductivo es extraordinario, y que su valentía está fuera de discusión: ayer anduvo a más de 220 km/h.
Foto:CHRISTIAN IGLESIAS


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales