NACIONAL

Viernes 10 de Diciembre de 2010

 
Altamirano reaparece con libro de memorias marcado por críticas a la DC y al PS

GLORIA FAÚNDEZ H. La sala del Centro Cultural Gabriela Mistral estaba repleta. Junto al decano de la UDP, Carlos Peña, y la presidenta del PPD, Carolina Tohá, el ex secretario general del PS e histórica figura de la UP, Carlos Altamirano, luce tranquilo acompañado del historiador Gabriel Salazar.

Ricardo Lagos -también comprometido en la actividad- se excusó de asistir por problemas de agenda.

Durante cuatro años -desde el 20 de octubre de 2006 al 7 de abril de 2010-, Altamirano y Salazar cumplieron el mismo ritual: por horas se instalaban en la casa de este último a trabajar en las "Conversaciones con Carlos Altamirano, memorias críticas", lanzadas ayer.

En el texto, considerado la biografía más ambiciosa del ex rostro de la UP, no hay lugar a "mea culpa" y sí fuertes críticas a la DC -a cuyo líder Eduardo Frei Montalva acusa de haber posibilitado el Golpe de 1973- y a su propio partido, el PS, del que se siente "decepcionado".

 "Más razón tenía Enríquez que Allende""Con Salvador fuimos muy amigos... Hasta el final (...) Amistad que no le impedía dejar en claro sus puntos de vista, que a menudo eran opuestos a los míos (...) Nuestras diferencias principales tuvieron que ver con las FF.AA., cuando hacia el año 1972 era evidente que sobrevendría el golpe de Estado (...) Pienso que más razón tenía Miguel Enríquez que Salvador Allende (...) El mismo Salvador percibía que su vida política tendría una proyección mítica, legendaria (...) Pienso que el programa revolucionario pactado con el pueblo no lo obligaba a seguir el ejemplo de Balmaceda".

"Nosotros discordábamos con Salvador, sobre todo en un punto más personal: ¿era correcta su idea de resolver el impasse político a través del suicidio? Nosotros no estábamos en absoluto de acuerdo con eso. Creíamos que era, más bien, una manera valiente y éticamente significativa de escapar del problema".

"Cuando estalló el golpe, un amigo me llamó muy temprano (...) De inmediato tomé el teléfono y llamé a Salvador, que estaba en Tomás Moro, para confirmar la información. Me contestó algo secamente, denotando tensión: 'Sí, sí, viene el golpe...'. 'Salvador, ¿y qué vamos a hacer?...'. 'Bueno, tu dirección partidaria sabrá qué hacer', me contestó, abruptamente... Entonces me atreví a decirle: 'Salvador, este tema ya hace algunos meses te lo estoy planteando', 'Bueno, no es éste el momento para discutirlo...'. (...) Y allí se cortó la conversación. Fue la última vez que hablé con él".

"No veo por qué tengo que ser necesariamente yo""Sanearme de qué, señores, si yo no he robado los fondos fiscales ni los fundos expropiados ni las platas del Estado. Como si yo anduviera cargando culpas de las que, desesperadamente, quisiera expiarme... ¿ante quién? ¿ante unos cuántos neoliberales de ayer y de hoy?".

"Parece que necesitan encontrar o fabricar un antihéroe (...) Allende ya está muerto y ya no pueden hacerle nada, pero queda éste...No veo por qué tengo que ser necesariamente yo, si allí está también Luis Corvalán, por ejemplo, que presidía un partido político (...) Si está allí Óscar Guillermo Garretón, que tuvo contacto con los marinos rebeldes (...) ¿Acaso tiene que ver con mi origen social? ¿Qué yo fuera Altamirano Orrego y no Machuca Verdejo? (...) Los que siguen buscando culpables por el 73 son, sobre todo, gente de derecha (...) el resto de la gente no se preocupa de eso, ni de mí. Los chilenos comunes y corrientes, menos".

''Parece que necesitan encontrar o fabricar un antihéroe (...) Allende ya está muerto (pero) allí está también Luis Corvalán, por ejemplo, que presidía un partido político (...) Óscar Guillermo Garretón, que tuvo contacto con los marinos rebeldes".

PS: "¿Era necesaria tanta concesión?""El PS ha abjurado de su pasado: hoy sigue dócilmente la estela del Consenso de Washington 'como lo llaman algunos' o del modelo neoliberal 'como lo llamamos nosotros' (...) Pienso que ha habido una exageración y una sobrerreacción en grado antiético, cuando los revolucionarios de ayer forman parte hoy de los directorios de las grandes empresas nacionales y trasnacionales (...). Yo no iba ni voy a participar en este juego oportunista de quemar lo que habíamos adorado y adorar lo que habíamos quemado (...) Si Ricardo Lagos quería que pasáramos de un régimen de dictadura a la democracia liberal, está bien, y si para eso tenían que hacer algunas concesiones, está bien, pero ¿era necesaria tanta concesión?"

"El PS fue, por medio siglo, un agente político importante en la política nacional. Pero lo fue sólo hasta el advenimiento de la Concertación. Porque, instalado ya dentro de ella, ha perdido totalmente su identidad histórica y se ha transformado en un partido neoliberal más (...) Ahora ya no existe esa rica vida interior en el PS. Solo se percibe la maquinita montada por Camilo Escalona, que le permite a él y a su grupo, asilándose en la idea de que hay que defender el gobierno constitucional e imponer el manoseado dogma político de la 'gobernabilidad', obstaculizar cualquier intento de redemocratización del partido y del socialismo en general".

"Cuando Allende lideraba el partido, tuvimos vivísimas discusiones internas, pero nunca una división tan dramática como las experimentadas en ese tiempo por la DC, el Partido Radical o el MAPU (...) Por suerte no llegó mi enemigo natural, Camilo Escalona, el mismo que tomó los viejos argumentos de la derecha para acusarme a mí, y de paso a Ominami, cuando dijo que: 'Ominami es el Altamirano de Bachelet'".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p> </p>

 


Foto:EL MERCURIO


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales