NACIONAL

Sábado 23 de Febrero de 2008

La historia de Gerardo Rocha Vera:
El perfil de un empresario atípico

Gerardo Rocha levantó un imperio educacional, escribió un best seller, es amigo del rey de Marruecos, compone canciones y hasta asesoró a un candidato presidencial.

MANUEL FERNÁNDEZ BOLVARÁN

Por sorpresa tomó a los amigos y familiares de Gerardo Rocha Vera el incidente que éste protagonizó en El Quisco.

"No entiendo absolutamente nada. Él es un tipo más bien pacifista, preocupado de lo místico, de hacer análisis muy profundos de las cosas. Para nada era irreflexivo o impulsivo", describe Rodrigo Alarcón, amigo y sucesor de Rocha desde 2007 en la presidencia de la Corporación Educacional Santo Tomás.

Esas inclinaciones espirituales le vienen desde niño, cuando se hizo admirador de Santo Tomás de Aquino. Su devoción le ha permitido tejer una amplia red de contactos que, según cercanos, incluye a obispos y cardenales, como monseñor Aldo Cavalli, ex nuncio en Chile.

Incluso plasmó sus reflexiones espirituales en el libro "Todo... está en ti", un best seller criollo de los '80 que la editorial Random House Mondadori llevó a Estados Unidos en 1996. "Si dudas de mí, si me mientes, si me traicionas, si me odias, te perdono... y me amarás", reza una de sus frases.

En 1981, antes de lanzar el libro, aseguraba que serviría a las personas para encontrar la felicidad. Algo que él decía no haber encontrado, "porque en casa de herrero, cuchillo de palo". Claro que su momento más triste lo vivió en 2004, cuando uno de sus nietos murió en una piscina en Punta Cana.

Este asiduo cliente del restorán de Coco Pacheco y amante de la música -presentó una canción al Festival de Viña del Mar 2005- tiene cinco hijos: dos con su esposa, Carla Haardt, y tres con su actual pareja, Verónica Espinoza.

Gerardo Rocha estudió cuatro carreras: economía, licenciatura en educación, licenciatura en biología y medicina. No terminó ninguna, pero eso no ha sido obstáculo para que recibiera una larga lista de doctorados honoris causa en universidades de Canadá, Taiwán, Filipinas y Bolivia.

Su faceta empresarial afloró en su paso por medicina de la UC. Allí dictó cursos de primeros auxilios que, en 1978, lo llevaron a fundar Propam, su primer centro de formación técnica.

Según ex compañeros, cuando supo que no podía seguir con el proyecto en la UC dijo que eso no lo detendría y que formaría una universidad más grande.

Pronto vendría la inauguración de una serie de institutos en todo el país, además de una red de colegios. El más reciente es el colegio Santo Tomás de El Bosque (2006), en el que dejó como directora a su propia madre, Elena Vera Scotti.

Claro que su mayor éxito ha sido la Corporación Educacional Santo Tomas, dueña de la universidad del mismo nombre. De hecho, se considera a sí mismo como el primero en recomendar al gobierno militar la creación de universidades privadas.

Hoy, la Corporación posee la universidad (13 sedes), un instituto profesional (20), un centro de formación técnica (21) y siete colegios, con 50 mil alumnos.

Además, integra una red de educación superior presente en los cinco continentes. Para este año planeaba crear una universidad intercultural en Marruecos, país con cuyo rey, Mohammed VI, mantiene amistad.

Con África se obsesionó en 1969, cuando asistía al Liceo de Hombres de San Bernardo y partió de intercambio a Estados Unidos. Ahí conoció a un misionero con experiencia en ese continente. "Él plantó en mí la semilla de la misión y la globalización", dijo en una entrevista.

Rocha no ha sido ajeno a la política. Fue asesor de José Piñera en su campaña presidencial de 1993 y es cercano a Joaquín Lavín. Cuando el ex candidato de la UDI propuso en 2006 mejorar las relaciones con Bolivia, Rocha le envió un e-mail ofreciéndole levantar a la brevedad una U. Santo Tomás en La Paz.

Las "pasiones desbocadas" del joven Gerardo Rocha

Cuando Gerardo Rocha se enteró de que un compañero de universidad de su esposa, Carla Haardt, le había regalado una cartera, lo buscó, lo encontró y lo golpeó.

Eran los inicios de los '80 y así fue la más dura manifestación de celos que el propio empresario reconoció en una entrevista para la revista "Ya" de "El Mercurio", en noviembre de 1987. En ella incluso contó que golpeaba a la mujer porque creía que ella lo engañaba.

Pero no sólo eso. También reveló que él mismo fue infiel y que, de hecho, lo fue desde el comienzo del matrimonio, en 1972, cuando él tenía 19 años y ella sólo 17.

"Eran (las infidelidades) como un vicio. Quería evadirme del matrimonio y de la vida, porque no los sabía enfrentar", comentó Rocha a "Ya".

La crisis de la pareja fue total en 1982. Y con una hija de 10 años y uno de 9 acompañándolos, todo resultó más complicado.

"En la universidad me interesé por un compañero. Creo que quería desenamorarme de Gerardo, no seguir perdiendo mi vida, mi juventud, en una relación que no tenía futuro", recordó en el mismo texto Carla Haardt.

A la postre, el matrimonio que se había conocido en una kermesse se separó de hecho.

Entonces Rocha cayó en depresión. Sus estudios de medicina, su trabajo, sus proyectos se desmoronaron. Incluso su imagen pública sufrió un gran revés, porque cuando golpeó al compañero de Carla, que resultó ser quien le gustaba a su esposa, se generó tal escándalo que la prensa no estuvo ajena a él.

El incidente incluso causó una tremenda impresión en la hija de Rocha, quien vio cómo el empresario tomó la cartera que le regalaron a Carla, la llevó a la cocina y la quemó. "Salían llamas y humo", recordó a "Ya" la menor.

Poca solución se veía en el matrimonio. La vuelta parecía casi imposible.

Eso hasta que intervino una buena amiga de Carla: Carmen Morales. Ella contactó a la pareja con el Opus Dei. A Gerardo le recomendó hablar con un sacerdote, pero en principio él no vio la idea con buenos ojos. Quería seguir siendo consecuente con su pensamiento lejano a la fe. "Sinceramente, me repugnaba lo religioso. Cuando me dijeron que debía frecuentar la iglesia fue un suplicio", dijo Rocha en la mencionada entrevista.

En tanto, Carmen Morales también apoyó a Carla para que "revisara su propio comportamiento y estuviera dispuesta a comprender". Después de muchos intentos, reproches y ruegos, Rocha y Haardt comenzaron a acercarse.

Finalmente lograron la paz. Las cosas cambiaron e incluso retomaron sus ímpetus por los conocimientos universitarios y se esforzaron para entrar a pedagogía en la Universidad de Tarapacá.

Sobre la motivación para dar a conocer públicamente lo que vivieron, la pareja asegura que "esperamos sinceramente que este caso pueda ayudar a otros. Es posible perdonarse. Como dijo el Papa, el amor es más fuerte".

Cuando Rocha relató su antigua vida a la publicación, aseguró: "Antes era sólo un atado de pasiones desbocadas. Ahora esas fuerzas están bajo control". La pareja, sin embargo, no logró consolidar la reconciliación y, años más tarde, se separó definitivamente.

Cónsul de Filipinas

Gerardo Rocha se desempeña actualmente como cónsul honorario de Filipinas en Chile, país donde estudió y con el que mantiene estrechas relaciones comerciales.

Dicho cargo es otorgado por un país a una persona para que colabore en lugares donde no se cuenta con la presencia de un cónsul oficial. Comúnmente, son profesionales o personas que tienen algún tipo de relación con aquel país, ya sea de índole profesional o comercial, pero que ejercen este cargo al margen de sus particulares intereses profesionales o comerciales.

Pese a no tener rango diplomático, los cónsules honorarios tienen derecho a usar patente con las letras CC (Cuerpo Consular) en sus automóviles particulares; sin embargo, sólo tienen inmunidad en el ejercicio de sus tareas de representación.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
También se reunió con el ex Presidente del gobierno español José María Aznar.
También se reunió con el ex Presidente del gobierno español José María Aznar.
Foto:EL MERCURIO


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales