DEPORTES

Lunes 27 de Junio de 2005

Copa Libertadores
La gran marcha roja

Entre el 18 y el 29 de junio de 1975, Unión Española estuvo cerca de abrazar la Copa Libertadores, cuando se midió frente a Independiente de Avellaneda. Esa vez, el equipo de Luis Santibáñez debió conformarse con mirarla y no tocarla....

Danilo Díaz

El 1 de marzo de 1973, Luis Santibáñez debutaba en la banca de Unión Española y Colo Colo le endilgaba un rotundo 5-0. El antofagastino venía de dirigir a Unión San Felipe y su llegada a un cuadro con pretensiones arrancaba desastrosamente. "Me duele la derrota, me sorprende el resultado, pero no me preocupa el futuro. Este equipo me demostró que tiene muchas cosas aprovechables. Diría que es un gran equipo en gestación", expresó en el vestuario del Estadio Nacional.

Palabras premonitorias, que auguraban el inicio de un ciclo inolvidable, no exento de vaivenes, pero que en 1975 llevaría a los de Santa Laura a disputar la final de la Copa Libertadores. El '73, Unión sería campeón y el '74 el equipo sufriría junto a Colo Colo la humillación de no sumar un punto frente a Rosario Central y Huracán en la Libertadores. El directorio rojo -que encabezaba Abel Alonso- decidió poner fin al ciclo de "Locutín". Jaime Ramírez Banda lo reemplazó, pero su gestión naufragó.

Luis Santibáñez retornaba desde Deportes Ovalle. El objetivo era uno: clasificar a la liguilla para acceder a la Copa Libertadores. Unión sólo perdió un juego en el campeonato (ante Huachipato), ganó 14 partidos seguidos y en la liguilla dio cuenta de Santiago Wanderers, Palestino y Colo Colo. En la Copa se mediría frente a Huachipato -campeón de Chile- y los bolivianos de The Strongest y Jorge Wilsterman.

Era el momento de la revancha de Santibáñez. Respaldado por Alonso, tenía la oportunidad de plasmar en la cancha algunas de sus ideas claves: ganar en casa y no perder de visita. Y si había que agrupar mucha gente, daba lo mismo.

En la fase inicial, rescató una igualdad sin goles en su visita a Huachipato, que jugó en el Municipal de Concepción. En Bolivia cosechó dos empates. En el Nacional no hubo piedad con los tres visitantes (ver infografía).

Eran los tiempos en que los cinco ganadores de grupo de la Copa se sumaban al campeón vigente, formando dos zonas cuyos ganadores disputaban la final. Unión Española debió lidiar con Universitario de Lima y Liga Deportiva Universitaria de Quito. Los rojos pasaban a la final luego de un angustioso empate en Lima. Fue la noche en que Santibáñez se encomendó a San Martín de Porres, despachándose una frase de su archivo: "Si les hizo caso a mis ruegos, desatendiendo los de todos los peruanos, quiere decir que me tiene buena".

Vuelven los diablos

Independiente de Avellaneda, como dos años antes frente a Colo Colo, asomaba como rival. Tres Libertadores consecutivas avalaban la jerarquía del equipo que adiestraba Pedro Dellacha. Buscaban la cuarta al hilo y su hinchada no se cansaba de repetir: "La Copa, la Copa, se mira y no se toca".

El primer cotejo se disputó en el Estadio Nacional. Ante 43.200 espectadores y con el arbitraje del uruguayo José Luis Martínez Bazán, Unión pudo quebrar la resistencia del meta Perico Pérez gracias a un derechazo de Sergio Ahumada cuando se cumplía el minuto 86. El gol provocó discusiones entre los zagueros argentinos, tal como lo registró el periodista Sergio Ramírez Banda en "El Mercurio". "Tenías que salir vos al Negro (Agustín "Mencho" Balbuena a Francisco Sá). "Sí, pero a vos se te fue Palacios (Rubén) y nunca lo marcaste (Alejandro Semenewicz a Eduardo Comisso). "No se agilen, allá hacemos la boleta. Si Unión es un equipito y nada más" (Balbuena).

Luis Santibáñez había adelantado cómo jugaría Unión: "Este partido lo estudiamos al máximo. Los vi contra Cruzeiro y tengo la idea clara de sus virtudes y defectos...No se marcará a nadie en forma especial. Cuando ataquemos, los volantes se descolgarán arriba y Hoffmann (Reinaldo) irá a la raya izquierda... cuando nos ataquen, los volantes ventilarán, yendo Palacios cerca de Bochini (Ricardo) para no dejarle espacio y Hoffmann se echará más atrás para impedir el paso por su zona. Hay especial instrucción de buscar por el lado de Pavoni (Ricardo, lateral izquierdo) y que Ahumada o Spedaletti se junten con Alejandro Trujillo por ese sector".

La revancha se disputó el 25 de junio. Los "Diablos Rojos" de Avellaneda ganaron por 3 a 1 con el arbitraje del nefasto juez uruguayo Ramón Barreto. Antes del minuto, el peruano Percy Rojas anotó la apertura. Después, un pase de Leonardo Véliz a Jorge Spedaletti terminó en penal de Comisso al "Flaco". Pancho Las Heras convirtió. Barreto recurrió a la ley de las compensaciones, no suspendió el partido cuando una piedra le rompió el pómulo izquierdo y sancionó un penal inexistente. Luego expulsó a Mario Soto junto a Percy Rojas. Santibáñez mostró su enojo: "Unión aguantaba a pie firme, sin desesperación, pero esta hinchada atemoriza a los árbitros y como cualquier ser humano, Barreto fue débil ante las amenazas por sancionar el penal".

Su colega, Pedro Dellacha, no tuvo diplomacia: "Unión no bajó en relación a Santiago. ¡La aplastamos! De los chilenos sólo se salvan Soto (Mario), Ahumada y Véliz. Santibáñez se equivocó al mandar muy atrás a Véliz y Ahumada. Los dos penales y ambas expulsiones fueron errores del árbitro. Además, Bertoni (Daniel) superó con claridad a Machuca (Juan)".

El enviado especial de "El Mercurio", Sergio Ramírez, evitó mencionar al arbitraje y al ambiente como causas de la derrota. "Hubo falta de consistencia, de ritmo, de vigor físico para soportar 90 minutos de agobio. Machuca le dio muchos metros a Bertoni. Unión tuvo fallas defensivas muy graves", escribió.

Cuatro días después, en el "Defensores del Chaco" de Asunción, Independiente derrumbó la ilusión hispana. Un claro 2-0, gracias a los goles de Ruiz Moreno y Bertoni sellaron la historia. Errores de Palacios y Las Heras permitieron las conquistas. Por sexta vez, los de Avellaneda alzaban el mayor trofeo continental de clubes. Unión Española sería campeón del torneo local, pero iniciaría un lento declive internacional. El fútbol chileno debería esperar hasta el 5 de junio de 1991 para tocar la Copa. Colo Colo sería el elegido.

DESPIDO

Luis Santibáñez, el "cerebro" técnico de Unión Española 1975, fue cesado en sus funciones por la magra actuación copera un año antes. Su reemplazante fue Jaime Ramírez. Después, el propio Abel Alonso lo fue a buscar de vuelta para enfrentar la nueva lucha copera.

La historia negra, según Santibáñez

Pasaron 30 años, y Luis Santibáñez mantiene la certeza de que en Buenos Aires hechos extrafutbolísticos fueron claves para que Unión Española no se llevara la Copa Libertadores. "Nos concentramos en La Candela -recinto perteneciente a Boca Juniors-, y a la hora de irnos al estadio, el bus fue apedreado por unos choferes en huelga. Había un Fiat 1500, que era de Ubaldo Rattin (ex jugador de Boca). Lo pescamos y fuimos a una plaza y trajimos unos taxis. En Morón conseguimos unas motos para que nos guiaran, pero doblaron por otro lado. Llegamos como 20 minutos antes de que empezara el encuentro, salimos al tiro y nos hicieron el gol al minuto", recuerda.

Su relato prosigue: "Cuando terminó el primer tiempo, le rompieron la cara al árbitro (Ramón) Barreto con un perno. Él y sus asistentes dijeron que no saldrían a dirigir. Nosotros festejábamos en la cancha, porque íbamos 1-1 y éramos campeones. Pero un dirigente de Independiente, José Epelboin, junto a otros tipos, los subieron a la cancha a chuleta limpia".

En el balance de Santibáñez, el equipo se forjó en la férrea unión de dirigentes, jugadores y cuerpo técnico. "Abel Alonso y su grupo fueron dirigentes excepcionales. El cuadro se empezó a armar el '73, cuando fuimos campeones con un equipo veterano, que necesitaba ajustes. El '74 el proceso fue muy rápido y nos boletearon el Huracán de Menotti y el Rosario Central de Carlos Griguol y Mario Kempes. Para el '75 el equipo estaba afiatado. Atrás éramos serios y sólidos, a partir de Hugo Berly y Antonio Arias. En el medio teníamos de todo: marca con Eddio Inostroza, pelotazos de 30 metros con "Pinina" Palacios y arriba Spedaletti y el "Negro" Ahumada. Además, teníamos punteros como Trujillo, Luis Miranda y el "Pollo" Véliz, que desbordaban y tenían gol.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:El Mercurio


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales