NACIONAL

Lunes 5 de Abril de 2010

 
Mario Mosquera Ruiz, jurista y apasionado por el fútbol

 Nacido en Ovalle en 1928, realizó sus estudios secundarios en el Instituto Nacional y de Derecho en la U. de Chile. Obtuvo la más alta calificación en la licenciatura, y su memoria de prueba, "Estudio teórico de la inflación", recibió el premio Claudio Planet Lavín a la mejor memoria de ciencias económicas. Se tituló de abogado en 1951, iniciando una vasta trayectoria como abogado y académico que le hizo ganar gran prestigio.

En la Escuela de Derecho de su universidad se desempeñó como ayudante en diferentes cátedras. En 1960 fue designado profesor interino y al año siguiente docente ordinario en derecho procesal, que desempeñó hasta 1999. Recibió el premio como mejor profesor de esa facultad en varias oportunidades, de la que fue decano, en 1986 y 1987. Durante su mandato puso especial énfasis en los estudios de posgrado y la ética del derecho. Fue elegido en otras dos ocasiones para ese alto cargo, entre 1989-1994 y 1994-1998. Renunció voluntariamente en 1997, tras servir a esa facultad por más de 45 años. Pocos profesores han merecido tanto reconocimiento y cariño de sus alumnos, como lo recordó en sus funerales el actual decano, Luis Ortiz. En enero de este año, la U. de Chile le confirió el reconocimiento de Profesor Emérito.

Su vocación por la enseñanza clínica y la asistencia jurídica a los pobres se materializó en la fundación y dirección del programa de Enseñanza Clínica del Derecho, entre 1975 y 1984.

Fue también presidente del directorio de Televisión Nacional de Chile, abogado del Servicio de Asistencia Judicial del Colegio de Abogados, fiscal de la Corporación del Cobre, abogado integrante de la Corte Suprema, director de Esval, juez del Tribunal Administrativo del BID y presidente del mismo en 2000. En el ámbito privado, fue abogado y gerente de la Compañía Minera Santa Fe y Santa Bárbara, fiscal de Celulosa Constitución S.A., y actuó como árbitro destacado en importantes conflictos.

Tuvo intervención en numerosas comisiones del Ministerio de Justicia, como las relativas al Proyecto Nacional de Asistencia Jurídica y al proyecto de creación de una Escuela para Jueces, así como del Ministerio de Educación en los estudios de una nueva legislación para la educación superior.

Plasmó también sus conocimientos en diferentes publicaciones en materias civiles y penales.

En las letras y la cultura, colaboró en la creación del Teatro Ictus y fue presidente del Consejo de la Editorial Jurídica de Chile y de la Editorial Andrés Bello mientras fue decano de la facultad.

Una de las pasiones de su vida fue el fútbol. Llegó a ser presidente del club U. de Chile entre 1989 y 1991, y presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional en 1999 y 2000, lo que lo hizo una figura nacionalmente conocida también en esa área.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p> </p>

 


Foto:HÉCTOR YÁÑEZ
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales