ARTES Y LETRAS

Domingo 10 de Febrero de 2008

DE NORTE A SUR Desde la colonización alemana a los fósiles de Bahía Inglesa:
7 museos sorprendentes para visitar a través de Chile

¿Se cansó de la arena y del sol? Aquí le damos a conocer algunas opciones de museos en regiones, que pueden constituirse en una experiencia diferente para el mes de febrero.
Desde Arica a Punta Arenas, mediante el cabalístico número siete, recomendamos el Museo del Mar, Parque Paleontológico, Museo Fonck, Casas de Huilquilemu, Museo Claudio Arrau, Museo Antonio Felmer y Museo Salesiano.
Bahía Inglesa: retroceder millones de años:

Las vértebras de una ballena que existió hace 13 millones de años, los colmillos petrificados de un tiburón tan antiguo como ese mamífero o los huesos de un enorme cocodrilo que habitó hace milenios en un pantanal que ahora está convertido en el desierto más seco del mundo son algunos de los fósiles de las 70 especies que se pueden encontrar en el Parque Paleontológico de Bahía Inglesa, el primero en su tipo del país.

El parque es un verdadero "museo in situ" enclavado en el yacimiento fosilífero más abundante del país, que se puede recorrer por senderos que se ubican junto a los huesos petrificados, en el lugar mismo donde se fosilizaron a través de millones de años.

Pero ojo, sólo se puede acceder a este parque con un guía autorizado. Para esto, los interesados deben concurrir hasta el Museo de la Estación de Trenes de Caldera y pedir el permiso correspondiente, "porque acceder a zona de fósiles está penado por la Ley de Monumentos Nacionales con multas de hasta 500 UTM", advierte el paleontólogo Mario Suárez, encargado de ese parque temático.

El propio museo de la vieja estación, donde en 1851 emprendió viaje el primer ferrocarril del país y que ahora está convertida en un hermoso centro cultural, conserva una completa colección de fósiles, entre los que destacan la ballena Josefina, un cráneo petrificado de unos 4 metros de largo y fósiles de mamíferos, reptiles, peces y crustáceos que habitaron en los períodos del Mioceno y Plioceno (entre los 23,3 millones de años y 1,6 millón de años antes del presente). Las visitas al parque dependen de la disponibilidad de un guía.Consultar en la histórica terminal ferroviaria, avenida Wheelwrigth s/n de Caldera.

Nueva Braunau: Colonos alemanes y la prehistoria de la lavadora

A pocos kilómetros de Puerto Varas se ubica el pequeño poblado de Nueva Braunau, colonizado por austro-alemanes de la zona de Bohemia. Y en las inmediaciones del pueblo, rodeado de campos y de extensos jardines -que incluyen un pequeño canopy para los niños-, se ubica un antiguo y hermoso granero, restaurado con prolijidad en tres pisos, en los que se despliega una colección extraordinaria de recuerdos de la colonización alemana, que incluye fotos, documentos, objetos de la vida cotidiana, menaje doméstico y maquinaria agrícola (una de sus especialidades).

Trajes de época, arcaicos utensilios para hacer mantequilla y otros productos, máquinas para cavar canales subterráneos y hasta "polífonos" -una especie de antecesor del wurlitzer, que por algunos centavos tocaba melodías clásicas- se conjugan en este reluciente museo formado por la familia Felmer (ellos mismos guían la visita), cuyo nivel supera el de muchos museos estatales y que lleva el nombre de Antonio Felmer.

Sorprende una bonita cafetería, con especialidades alemanas. Ojo, en verano está abierto hasta las 20:00 horas. Teléfono 65-330 210.

Chillán: Las huellas de Claudio Arrau

Emplazado en la que fuera su casa natal en Chillán, el "Museo Interactivo Claudio Arrau" fue construido en 2005 por iniciativa del municipio local en honor al maestro nacido exactamente hace 105 años. Posee 5 salones, en los que se trata de ejemplificar, con tecnología de punta y de manera entretenida, la vida y obra de uno de los pianistas más grandes del siglo XX. En su interior se exponen artículos, objetos recolectados en sus viajes, fotografías de su infancia, obras de arte y archivos. Llaman la atención su colección de instrumentos musicales exóticos y rocas de los muchos lugares a los que viajó. También 7.500 partituras de grandes maestros adquiridas por Arrau, las cuales fueron intervenidas a mano por el pianista.

En el sector interactivo se encuentran a disposición del público menús multimedia, videos y grabaciones del músico. Asimismo, enormes teclas pueden presionarse para comprender el funcionamiento del instrumento, emulando las vibraciones por medio de un sistema de luces.

Además, un piano virtual, con una superficie plana sin teclas, produce los sonidos con sólo simular las posturas de las manos al tocar uno real. Calle Claudio Arrau 558, ingreso gratuito. Contacto: (42) 433 390.

Talca: una casona rural

El museo de la Villa Cultural Huilquilemu —situado siete kilómetros al oriente de Talca , región del Maule— constituye una oportunidad para apreciar una amplia casa patronal chilena, muy bien conservada, con su clásica estructura de corredores, patios y un centenario parque con secuoyas, cedros, araucarias, palmeras, encinas y magnolias.

La casa de adobe tiene 150 años y fue declarada monumento histórico nacional. Su dueño original fue el acaudalado minero Bruno González Julio, quien compró la hacienda a mediados del siglo XIX y edificó la gran casona.

Hoy pertenece a la Universidad Católica del Maule. En su interior, posee pinturas y objetos religiosos de diversos templos de la zona, como la iglesia San Agustín, el convento de Las Carmelitas y el ex convento San Pelayo.

Una de las obras más interesantes es la escenificación de la última cena de Cristo con figuras humanas de madera tamaño natural. También un trono episcopal de la catedral de la ciudad y una pila bautismal en donde habría sido bautizado nada menos que Bernardo O'Higgins, según el secretario regional del Consejo de Monumentos, Nelson Gaete.

Rapa Nui en Viña del Mar

Un moai traído desde Isla de Pascua durante la década del 50 recibe a los visitantes del museo Fonck, a pasos de la avenida Libertad en Viña del Mar. Lleva el nombre del médico Francisco Fonck, pionero en la arqueología en Chile central. Posee una amplia muestra de piezas de culturas de Chile, Perú y Ecuador. Se incluye la más completa colección de artefactos de la cultura rapanui en el continente, formada por más de 1.400 unidades. En el segundo piso de esta casona se presenta un museo de historia natural, entre cuyas piezas destaca una interesante colección entomológica. Entre los objetos más curiosos figuran una serie de cabezas jibarizadas, el ancestral ritual que realizaban los indígenas de la selva amazónica. El lote conforma una de las exposiciones temporales que, junto a una muestra de corales, destacan en estos días. Dirección: 4 Norte 784, Viña del Mar, teléfono: (32) 2686753

Punta Arenas: vestigios de culturas ancestrales

Más de 25 mil visitas recibió el año pasado el Museo Salesiano Maggiorino Borgatello. Los turistas llegan atraídos por su rica colección, que da cuenta de la vida de las etnias de la Patagonia y Tierra del Fuego, como también del entorno natural que las cobijaba.

Fundado en 1893 por el sacerdote salesiano Maggiorino Borgatello y el misionero Ángel Baneve, funcionó primero en el antiguo liceo San José, para en 1927 abandonar su sede original y trasladarse al Instituto Don Bosco.

En los cuatro niveles que posee este museo, que se ubica en avenida Bulnes 336, se pueden apreciar un completo recorrido por especies de la flora y fauna patagónicas, así como testimonios de las selk'nam (onas), aonikenk (tehuelches o patagones), kawésqar (alacalufes) y yaganes.

Para el conservador de la institución, Iván Rojel, existen varias piezas significativas. Entre ellas, la canoa kawésqar, construida en corteza de árbol con las antiquísimas técnicas de este pueblo canoero de los canales australes.

Existen dioramas que recrean la vida de estos pueblos, y se recuerda también una de las habitaciones de la que fuera la misión salesiana de San Rafael de isla Dawson (1895-1910).

La abundante colección fotográfica es una de sus mayores riquezas. En pleno proceso de restauración se encuentran 40 mil negativos del sacerdote Alberto de Agostini, quien retrató la geografía de la Patagonia, con sus pueblos originarios y escenas de la vida cotidiana.

Arica: los océanos del mundo

El obsequio de dos caracolas marinas despertó en el químico ariqueño Nicolás Hrepic una pasión coleccionista por conchas y caparazones de moluscos. De eso ya hace 40 años. Hace cinco, preparaba su retiro como docente de la U. de Tarapacá, cuando se percató de que el afán de recoger ejemplares en las playas de Arica y de todo lugar que le tocara visitar, más compras e intercambios, le había deparado la suma "no menor" de 10 mil unidades de todos los océanos del mundo.

Su entusiasmo y el de su familia le llevaron a instalar un Museo del Mar en una vieja casona republicana ariqueña del pasaje Sangra, esquina Sotomayor. Son 30 vitrinas en las que se exhiben más de mil unidades catalogadas por familia, género, especie y con el nombre del científico que las clasificó. Desde pequeñas conchas Conus gloriamaris, de pocos centímetros, hasta gigantes como la Strombus Goliath de Brasil, de 37 cm. "Pero el mayor valor está en el conjunto", señala Francisco Hrepic, hijo del dueño. Se ha transformado en un atractivo para los turistas de Arica, y entre quienes han dejado elogios en el libro de visita está Sergio Nuño, director de la Tierra en que Vivimos, quien escribió: "Nunca esperé encontrarme con un lugar como éste fuera de Santiago".


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Un
Un "polífono" para escuchar música.
Foto:El Mercurio


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales