DEPORTES

Martes 19 de Septiembre de 2006

LA PRESENCIA DE LAS FUERZAS ARMADAS Y DE ORDEN EN EL DEPORTE CHILENO:
Las glorias también son deportivas

Las medallas olímpicas de los jinetes en 1952, el salto de Alberto Larraguibel, la participación de Aviación y Naval en el fútbol profesional, la presencia de Famae en el baloncesto... Todos son hitos con sello uniformado.

JAVIER PIÑEIRO DÁVILA

Que el régimen militar consideró a muchas competencias como factores distractivos; que relegó, detuvo e hizo desaparecer a exponentes de distintas disciplinas, que el Estadio Nacional fue escenario de violaciones a los derechos humanos... Todo eso es cierto y todo eso está fresco en la memoria.

Pero el Ejército (E) -que hoy celebra su Día de las Glorias- también ha aportado figuras al desarrollo de diferentes disciplinas. Lo han hecho, además, la Armada (A), la Aviación (Fach) y Carabineros (C). Y con ejemplos escritos con letras doradas en la bitácora, principalmente en la equitación.

Récords y medallas

El capitán de caballería (E) Alberto Larraguibel (1919-1995) aún es recordado por la jornada que protagonizó el 5 de febrero de 1949. Aquel día, en el Regimiento Coraceros de Viña del Mar, estableció la marca mundial de salto alto a caballo. Montando a "Huaso", registró 2,47 metros y batió por tres centímetros el récord conseguido el 27 de octubre de 1938 por el italiano de origen español Antonio Gutiérrez en "Ossopo". La Federación Ecuestre Internacional certifica hasta hoy la vigencia de la hazaña del uniformado, al margen de que se trate de una prueba que ya no se practica como antaño.

"Sólo es necesario que se dé, como se me dio a mí, esa armonía perfecta de caballo y jinete, de equilibrio y velocidad, y que haya un hombre dispuesto a lanzar su corazón por encima del obstáculo e irlo a buscar, sin vacilaciones, del otro lado", confesó el plusmarquista luego del brinco sobre el manco, que falleció en 1961 y fue sepultado en la Escuela de Caballería de Quillota.

Óscar Cristi Gallo (1916-1965) también grafica la enorme incidencia del aporte uniformado en las competencias ecuestres (si hasta Carlos Ibáñez del Campo practicó la especialidad). El oficial (C) ganó dos medallas de plata en los Juegos de Helsinki 1952, una individual y otra por equipos -junto a César Mendoza (C) y Ricardo Echeverría (E). Recién en 2004, cuando Nicolás Massú y Fernando González se lucieron en Atenas, otros atletas criollos se colgaron más de una presea en una cita de los cinco anillos.

Cristi y Larraguibel (quien no asistió a Finlandia por lesión) aprendieron del también brillante Eduardo Yáñez (E), jefe técnico en los consagratorios JJ.OO. y dominador de competencias en Europa, Canadá y Estados Unidos. Tuvo premio: el Comité Olímpico Internacional lo distinguió en 1981 como el mejor equitador de todos los tiempos. Contemporáneos importantes fueron Pelayo Izurieta, Galvarino Zúñiga, Hernán Vigil y Rafael Monti.

René Varas (C) es otro referente: fue el abanderado criollo en Munich 1972, ocasión en que remató noveno por equipos y décimo individual, amén de monarca sudamericano en 1975.

Más figuras de antaño: Alfonso Bobadilla (también fundador del club de rodeo de Carabineros), Víctor Contador (E) y Daniel Walker (E). De años recientes: Javier Rodríguez (E), Óscar Coddou (E), Javier Witto (E), Paulo Lauriani (E), Julio Fonseca (C) y Luis Ceroni (C).

"Cara de Mapo" y los puños

Arturo Godoy fue conscripto del regimiento Carampangue, en su natal Iquique, en el cual un superior advirtió sus dotes para el pugilismo y lo instó a seguir perfeccionándose. Vistiendo los colores del Ejército, "Cara de Mapo" fue campeón amateur de Chile y, ya como rentado, monarca sudamericano, vapuleó al argentino Luis Ángel Firpo en el Luna Park bonaerense (1936) y dos veces retador de la corona mundial de los pesos completos ante el estadounidense Joe Louis (1940).

Luego, ya retirado, el iquiqueño haría clases en la Escuela Militar e Investigaciones.

Tiros y otros

Si bien las grandes glorias del tiro han sido civiles (Gilberto Navarro, Juan Enrique Lira, Jorge Jottar y Alfonso de Iruarrizaga), también asoman uniformados.

Ángel Marentis, entrenador nacional desde hace 29 años, propone tres nombres. Los dos primeros pertenecieron a la Fuerza Aérea y destacaron en la década de los 80: el comandante Iván González (foso olímpico), quien ganó el prestigioso campeonato Benito Juárez (México), y el coronel Gastón Oyarzún (skeet), quien venció en un certamen en Brasil.

El tercero es Carlos Abarza (C), skeetero presente en los JJ.OO. de 1992.

"Entrenamos siempre en el Club de Tiro de la Fuerza Aérea. En gran medida, es por la buena disposición de la institución que subsiste este deporte", valora Marentis.

El pentatlón atesora como grandes cartas al olímpico y mundialista Nilo Floody (E), posteriormente director de Digeder, y a Aquiles Gloffka (E), portador de la bandera en Tokio 1964 y después directivo de la esgrima (especialidad que sus hijos también han practicado). Campeones sudamericanos en 1995 fueron Juan Hadler, Jaime Poblete y Enrique Ramírez. Cristián Carrasco y Gonzalo Hernández estuvieron en los Panamericanos de 1999. Hoy hallan discípulos en Javier Tisi y Cristián Bustos (sólo alcance de nombre con el ex triatleta).

La misma esgrima -heredada del influjo prusiano en el Ejército de Chile- cuenta adicionalmente el caso del civil Paris Inostroza, quien compite por el club de la institución castrense. Profesor de educación física, el espadachín ganó el bronce individual en los Panamericanos de 2003 y se dio el gusto de ir a Atlanta 1996 y Atenas 2004.

Miembros del Ejército fueron también los dos nacionales que llegaron a los Juegos Olímpicos de Torino 2006 para participar en biatlón (estilo libre de esquí de fondo con tiro al blanco). En Italia se deslizaron, con pobres resultados, Verónica Isbej (E) y Marco Zúñiga (E). En 2002 había sido el turno de Claudia Barrenechea (E) y Carlos Varas (E) en Salt Lake City.

El judoka Eduardo Novoa Barrientos (C) también se une a la legión. Alumno aventajado del japonés Toshiharu Kobayashi (otrora maestro en universidades criollas y las escuelas de Carabineros y la Fuerza Área), fue 12º en los JJ.OO. de 1984, resaltó en seniors y hoy es instructor top. Incluso, traspasó su pasión deportiva a sus hijos y a un sobrino.

¿Atletismo? Alberto Keitel y Eduardo Krumm compitieron en sudamericanos, y el Ejército posee un club por el que han corrido reconocidos fondistas. ¿Remo y velas? Los navales suman triunfos en el extranjero.

Así, desde hace décadas, las glorias uniformadas también son deportivas.

LA CUOTA

Chile ha obtenido 12 preseas olímpicas. Dos de ellas corresponden a los equitadores uniformados de los Juegos de Helsinki 1952.

EXPERTOS

Disciplinas como el pentatlón moderno, el biatlón y la esgrima también atestiguan el aporte de las Fuerzas Armadas y de Orden.


Básquetbol: Famae y compañía

La Fábrica y Maestranzas del Ejército (Famae) no sólo ha sido sinónimo de armas, sino también de básquetbol. Su gimnasio de San Ignacio con Franklin (donde hoy se erige el Ministerio Público) fue epicentro cestero. Hasta Bill Russell y KC Jones, de Boston Celtics, jugaron allí.

Luis "Caluga" Valenzuela defendió sus colores y dirigió a la selección nacional. Pedro Araya y Orlando Silva, civiles igualmente, integraron la Roja en sudamericanos, panamericanos y JJ.OO. (1952 y 1956).

Vistió también su camiseta Ismenia Pauchard (quien estuvo casada con Valenzuela), y su quinteto participó en la primera temporada de la Dimayor (1979). Manuel Herrera, Exequiel Figueroa, Lorenzo Pardo y Daniel Maass son otros canasteros que actuaron por Famae.

Naval también intervino en la liga, con cadetes como Alejandro Krinfokai, Erwin Island y Saúl Guerra, o funcionarios de Asmar como Folch Schulz.

El abogado de Carabineros Mauricio Unda actuó por la Roja y la U, mientras que el también miembro de la policía uniformada Llino Martí anotó para Universidad de Concepción, Flecha y San José, como antes lo había hecho Carlos Pecchi en Concepción.

"Costaba compatibilizar el trabajo en Carabineros con el básquetbol. Pero igual lo conseguí", comenta el retirado teniente Martí, quien en octubre competirá en el Nacional Senior.

Los equipos de institutos uniformados también registran lauros. La Escuela Militar, por ejemplo, fue monarca de Santiago en 1945 bajo la dirección técnica de Osvaldo Retamal. De aquel cuadro, Rolando Hammer y Juan José Gallo disputaron los JJ.OO. de 1948. Este último, un consumado defensor, estuvo después en el Mundial de 1950, los Panamericanos de 1951 y los Olímpicos de 1952.

Años antes, al Sudamericano de 1940 habían ido los cadetes Raúl Mosqueira (E) y Byron Smith (E). Después, en el de 1960 asomaron los cadetes Henry Leeson (A) y Luis Hald (C). Ya en 1966, fue el momento de Enrique Montealegre (Fach).


Los deportes motorizados no lucen un gran exponente uniformado, aunque la FACh ha facilitado sus bases de El Bosque, El Belloto y Quintero para carreras.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Daniel Maass actuó por el quinteto de Famae en la Dimayor.
Daniel Maass actuó por el quinteto de Famae en la Dimayor.
Foto:EL MERCURIO


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales