ARTES Y LETRAS

Domingo 16 de Diciembre de 2012

Crítica de arte Galerías D21, Artespacio y La Sala:
El exilio de Nury González

WALDEMAR SOMMER Se define el exilio como separación de una persona de la tierra en que vive. Y es ese tránsito involuntario la poética transfiguración plástica que emprende Nury González en su actual exposición de Galería D21. Desde luego podría ser también la expatriación del territorio amoroso. El catálogo, sólo visual, nada nos dice. El espectador, según sus ángeles o demonios, debe interpretar. Buena opción. Siempre novedosa, la artista vuelve a mantenerse fiel a su gran intermediario material, los géneros. Estos se convierten en testigos, en testimonios de su memoria íntima. Sobre paños -fieltro, ¿homenaje a Beuys?; sábana; frazada o tul- dibuja, pues, con puntadas de hilos desde bordados hasta zurcidos. O bien pinta, manuscritos, palabras o frases conceptuales. Además del blanco y negro restringido, en la coloración predomina la claridad de los neutros. Acaso la confesión rememorativa más intensa se manifieste en "Sábanas", grupo de siete dibujos, cuya delicadez formal sirve a una expresividad muy sugerente. Ahí manchas espontáneas, roturas y remiendos nos hablan, junto a escrituras con crayón, de un particular pasado. Más abierto a la humanidad y de expresión más directa emerge, en cambio, el conjunto de siete collages -"Maletas"-, cuyas serigrafías oscuras hablan de víctimas de una de las guerras del siglo pasado en nevado camino hacia el exilio. Los textiles de costumbre las envuelven. Por su parte "Pizarras" -siete asimismo- apunta a un norte distinto. Son pequeños pizarrones con signos, dibujos y anotaciones con tiza que, por momentos, adquieren cálida espontaneidad y desaliño infantiles. Los dos trabajos restantes muestran ideas escritas con pintura en fieltro, donde el colorido contrasta como en un aviso publicitario improvisado. El que lleva un septeto lingüístico -"El exilio"- se completa con un video. Registra él cada una de esas palabras, flotando sobre las ondas de aguas fluviales en devenir incesante. Como si quisieran mostrarnos la fragilidad de una aparente realidad estable.

Galería Artespacio propone a Benjamín Ossa, un nombre nuevo, menor de 30 años. Y escultor, como resulta la especialidad de esta sala de Vitacura. Se trata de una abstracción con rasgos geométricos la suya. La protagonizan el arco de medio punto, la semicircunferencia, la curva y la luz, desde luego. De los tres aportes exhibidos en medio de la oscuridad del recinto, "Volumen lineal expandido" conquista de inmediato. Genuina, simple y muy hermosa conjunción de trece arcos de acero negro, implantados en la blancura del muro y bajo la acción de dos reflectores. Aquí, el diálogo rico entre ágiles volúmenes y sombras constituye un protagonista admirable. Imaginamos la proyección espacial de esta obra al haber sido expuesta, otorgando dos tiempos a la presente iluminación. De las otras dos realizaciones acompañantes, una se halla compuesta por doce cajas de luz que alternan rojo y violeta, en tonos claro y oscuro, definiendo aproximaciones a rombos con cortes curvos de papel y en formaciones de caleidoscopio. Obliga a recordar alguna imagen de Matilde Pérez. El otro trabajo comprende una docena de amplios dibujos con nitrato de plata, ocre amarillo, también medias circunferencias o segmentos de ella. Su fondo de espejos los convierte en gráciles cintas que despliegan un ambiguo efecto tridimensional.

Bronces que combinan pátina cerúlea con el color del material pulido, entrega Ignacio Gana en Galería La Sala. Prima en estos hombres y mujeres jóvenes un humor amable, juguetón, frívolo. Los varones se presentan con trajes de baño de comienzos del siglo pasado, lo que les otorga cierta gracia. Además ellos tratan de mimetizarse con sus concretas ambiciones o se aprestan a desafiar una zambullida desde las alturas. Por su lado, aparecen dotadas ellas de una fantasía menos directa. Logran hacer del barquito de papel su atributo más interesante. En general, la actitud de las damiselas y sus fisonomías bastante poseen de las esculturas de Gonzalo Cienfuegos. En todo caso, los volúmenes del expositor de La Sala ofrecen mayores atributos que las pinturas, no poco deudoras de la iconografía de Lorenzo Moya.

"Sueño de una noche de verano"

Sugerentes ejecuciones de Nury González, relacionadas con un exilio particular

Lugar: Galería D21

Fecha: hasta el 12 de enero de 2013

"Lóbrego"

Tres trabajos de Benjamín Ossa con abstracciones geométricas en diálogo con la luz protagónica

Lugar: Galería Artespacio

Fecha: hasta el 5 de enero de 2013

¡Al agua pato!

Mayoritarios bañistas en bronce y sus jugueteos, capaces de marcar bien la diferencia ellas y ellos

Lugar: Galería La Sala

Fecha: hasta el 5 de enero de 2013

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Nury González La artista sorprende con el uso del género en D21.
Nury González La artista sorprende con el uso del género en D21.
Foto:Héctor Yáñez
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales