WIKÉN

Viernes 23 de Marzo de 2001


Rodrigo Bastidas, caso aparte

La compañía Teatro Aparte cumple diez años y lo hace reponiendo su emblemática obra "Quién me escondió los zapatos negros". El gran gestor del grupo, que logró la proeza de tener éxito financiero con sus obras, es Rodrigo Bastidas, un actor "capaz de cambiar una vaca por cinco teatros".
por Verónica Marinao.

"Cuico apestoso", "frío", "déspota", "enfermo de creído" y "agrandado el mugriento". Todo eso era inicialmente Rodrigo Bastidas para algunos de sus actuales amigos. De hecho, cuando el director de la compañía Teatro Aparte estudiaba en la Universidad Católica, Gabriel Prieto - hoy su gran amigo, colega y vecino- lo odiaba y no perdonaba que él siempre llamara la atención. Pero, como también coinciden sus otroras "enemigos", con el tiempo la excesiva seguridad y el desplante de Bastidas fueron percibidos como una cualidad, y afloró su lado sensible.

Aunque todos los miembros de la compañía juegan un rol importante, el control lo tiene Bastidas. Alvaro Pacull, quien hoy no pertenece a Teatro Aparte y sólo participará en el reestreno de "Quién me escondió los zapatos negros", explica que el liderazgo que ejerce Rodrigo tiene que ver con su capacidad de "sacar lo mejor de las personas que trabajan con él". Y la frase cobra más sentido cuando Prieto confiesa que en los comienzos del grupo hubo problemas por el tácito mandato que ejercía el actor, pero fue precisamente Bastidas quien "sabiamente" resolvió la situación delegando responsabilidades.

A estas alturas, a Bastidas poco le importan las acusaciones "casi siempre anónimas" que apuntan a sus intereses comerciales. Y sentado en el living de su casa en La Reina, con hojas sueltas de diarios repartidas por el suelo, aclara que "la crítica", propiamente tal, jamás los ha tratado mal, "a excepción de una vez" en que el grupo fue definido como light. Y va leyendo algunos párrafos aduladores a modo de ejemplo. "¿Ves?, si es un mito que la critica no nos valora", dice con las piernas bien estiradas y los labios hacia afuera en señal de no importa.

Bastidas no niega que ha ganado dinero haciendo teatro. Es su orgullo. Como director de la escuela de teatro del Duoc-UC, ha traspasado la visión de negocios a sus alumnos, inculcándoles la necesidad de formar compañías y de hacer del teatro una empresa.

Ignacio Castillo, uno de sus estudiantes, dice que Rodrigo es capaz de "cambiar una vaca por cinco teatros", y que les ha enseñado cómo "vender una imagen", partiendo por detalles como ir "limpios" a pedir auspicios, hasta aspectos legales.

Pero Jaime Vadell, quien como director del último montaje del Teatro Aparte, "Yo, tú y ellos", tuvo a Bastidas bajo sus órdenes ("le debe haber dolido, je, je"), dice que la visión de negocios de Rodrigo es posterior al acto de creación, y que, en estricto rigor, no hace obras para ganar plata, sino que "hace un buen manejo del trabajo artístico, especialmente apoyado por la Nena (su esposa, Elena Muñoz)".

Una tesis que reafirma Josefina Velasco, integrante de la compañía, cuando cuenta que celebrar los diez años de Teatro Aparte remontando todas sus obras es idea de Bastidas, y que como el resto de los actores confía mucho en el ojo del director, todos se embarcan muy seguros en sus aventuras.

Según Bastidas, esta será la última vez que montan "Quién me escondió...", porque una obra que habla de la generación en torno a los 30 años de edad no sostiene mucho más el paso del tiempo. De hecho, en la actual puesta en escena, cuando Alvaro Pacull inicia su monólogo diciendo tengo 30 años, Juan Pablo Bastidas (primo hermano de Rodrigo), muestra un cartel en el que se lee un enorme "40".

Y ése es el único cambio, porque pese a que ahora los integrantes tienen algunos reparos al montaje original, quisieron mostrar la obra tal cual era. Después de todo es su obra más emblemática, creada a partir de una idea de Bastidas, y con un éxito tan avasallador, que reafirmó el carácter empresarial de Rodrigo, hijo único y, casi por ende, acostumbrado a tener todo lo que se propone.

Sala El Conventillo (Bellavista 173). Viernes, 22 hrs; y sábado, 20 y 22:15 hrs; $ 7.000. Domingo, 19 hrs. $ 5.000 (Estudiantes y 3 edad $2.500).




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
"Quién me escondió los zapatos negros"
Foto:Claudio Vera
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales