VIDA SOCIAL

Domingo 7 de Diciembre de 2014

 
La corona perdida de la Casa de Hannover

María Eugenia Díaz Cuando este año se levantó el velo que cubría la corona, no solo mostró un cetro nunca antes exhibido. Recordó también los 300 años desde que, en 1714, un Hannover unió las coronas de Gran Bretaña y Alemania bajo su escudo. Una dinastía protagonista de la expansión del imperio británico, pero que perdió la corona más codiciada de los reyes con la muerte de la reina Victoria de Inglaterra, en 1901, del imperio alemán y del reino de Hannover poco después.

Sin reino ni corona y desaparecida de la escena pública durante la mayor parte del siglo pasado, la familia ha vuelto a la palestra noticiosa, más que nada por los escándalos que ha protagonizado la actual cabeza de la Casa de Hannover. Ernesto Augusto, primo de reinas, reyes y príncipes, a sus 60 años, es llamado el " enfant terrible " de la nobleza. Otros, sin embargo, recuerdan que en la historia de la Casa de Hannover han existido escándalos y desaciertos, pero también logros que un día la hicieron la casa real más poderosa de Europa.

1 EL HEREDERO Ernesto Augusto descubre por primera vez la corona de los reyes de Hannover en el castillo de Marienburg, Alemania. Formado en Inglaterra, su padre le ha entregado la responsabilidad de administrar el patrimonio que, por lo demás, heredará a su muerte. También se ha preocupado de que los Hannover tengan presencia en los eventos de otras casas reales emparentadas, como lo son la británica, la griega o la española, y ha tratado de mostrar un comportamiento "maduro", alejado de la imagen que proyecta su padre.2 EL FUNDADOR Jorge de Brunswick-Luneburgo fundó la dinastía Hannover en el siglo XVII, al fijar ahí su residencia. Su hijo, el duque Ernesto Augusto, logró en 1635 que el emperador Leopoldo I lo constituyera en un feudo hereditario para los primogénitos varones de su linaje. A los 16 años, el duque se casó con la joven de 14, Sofía de Wittelsbach, nieta de Jacobo I de Inglaterra y VI de Escocia, enlace que les permitió adquirir derechos sobre el trono inglés. Inglaterra, sin Tudores y con los Estuardo convertidos al catolicismo, vio en Sofía la única opción protestante a la corona y la declaró heredera oficial. Sin embargo, Sofía murió prematuramente, por lo que fue el hijo mayor, Jorge Luis, quien fue coronado como Jorge I de Gran Bretaña, en 1714, en la abadía de Westminster.

3 ENCARCELÓ DE POR VIDAA SU MUJER Jorge I fue el primer rey de la dinastía Hannover que gobernó ambos reinos . Educado en Alemania, no le interesaba para nada el gobierno de Inglaterra y no era muy querido. Se casó por conveniencia con su prima Sofía de Brunswick-Luneburgo, conocida como Sofía de Celle. La familia del rey despreciaba a la joven y ella trató de fugarse dos veces. Acusada de haber "abandonado" a su marido y con la venia de su propio padre, fue encarcelada en el castillo de Ahlden, donde permaneció 32 años prisionera, sin ver nunca más a sus hijos y sus padres, muriendo a los 60 años de edad.

4 RENCORES Y ABANDONOS A Jorge I lo sucedió su hijo, como Jorge II de Gran Bretaña y Hannover (1683 -1760). Nunca le perdonó a su padre el haber encarcelado a su madre por "abandono". Se casó con Carolina de Brandeburgo-Ansbach, con quien tuvo nueve hijos (amén de varias amantes). Bonita, culta e inteligente, se convirtió en una de las consortes más influyentes. Su muerte, a los 70 años, devastó al monarca. Bajo su reinado, Gran Bretaña se hizo más poderosa. Sin embargo, también se llevó mal con su heredero: Federico Luis, tenía 7 años cuando sus padres viajaron a Inglaterra para asumir el reinado y lo dejaron como su "representante" en Hannover. El joven solo los volvió a ver ya adulto. No empatizaron para nada y su matrimonio con Augusta de Sajonia-Gotha, con quien también tuvo nueve hijos, agudizó el conflicto. Su padre lo desterró y murió a los 44 años, sin llegar a ser rey. Jorge II fue sucedido entonces por su nieto, el primogénito varón del fallecido Federico Luis.

5 EL PRIMER HANNOVER INGLÉS Jorge III (1738-1820) fue el primero de la dinastía nacido en Inglaterra . Querido y considerado un soberano sencillo y "marido modelo", con él Gran Bretaña se convirtió en la potencia dominante del mundo, pero perdió las colonias americanas que dieron vida a EE.UU. Este golpe, al parecer, aceleró los problemas mentales que venía exhibiendo y ganó fama como el " rey loco ". En 1811 se retiró al castillo de Windsor. Su primogénito, Jorge, asumió como regente y nueve años más tarde, subió al trono como Jorge IV.

6 REY SIN HEREDERO Jorge IV era capaz y bien parecido, pero libertino y gastador. Su secreto matrimonio con la católica María Ana Fitzherbert, seis años mayor que él y viuda dos veces, fue un escándalo y el enlace anulado. Esta vez, por conveniencia, se casó con su prima Carolina de Brunswick- Wolfenbüttel. Ambos se detestaban y se separaron apenas nació Carlota Augusta, única hija legítima del rey. La prematura muerte de la princesa Carlota, a los 21años, dejó a Jorge IV sin herederos legítimos. La sucesión recayó, entonces, en los hermanos menores del rey aún solteros y que podían aún casarse y proveer de sucesores legítimos. Uno de ellos, Eduardo, duque de Kent, decidió entonces dejar a su amante y se casó con Victoria de Sajonia- Coburgo. Eduardo y Victoria tuvieron una hija: la futura reina Victoria I. A Jorge IV lo siguió en 1830, eso sí, quien encabezaba la línea de sucesión: su hermano Guillermo IV.

7 VICTORIA Y EL FIN DE LOS HANNOVER Guillermo IV mantuvo por años una relación con la actriz Dorothea Bland, con quien tuvo 10 hijos, pero debiendo cumplir con sus deberes se casó con Adelaida de Sajonia-Meiningen, princesa a la que triplicaba en edad. Tuvieron cinco hijos, pero ninguno llegó a adulto.Como murió sin descendientes legítimos, la corona británica recayó en su sobrina de 18 años, Victoria I, considerada la última representante de la Casa de Hannover en el Reino Unido. Victoria tuvo un feliz matrimonio con Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha. Sus nueve hijos y 26 de sus 42 nietos se casaron con miembros de la realeza europea, lo que le valió el apodo de "abuela de Europa".Pero su entronización marcó, también, la separación de las coronas de Gran Bretaña y de Hannover. Esto, porque mientras Inglaterra permitía a las mujeres reinar, en Hannover solo podía heredar la corona el primogénito varón. En este caso, la heredó el tío de Victoria, Ernesto Augusto, quien ha seguido traspasando la jefatura, no la corona que ya no posee, a hijos, nietos y bisnietos.

8 LA PRIMERA GUERRA ENFRENTÓ A LAS CORONAS A la muerte de Victoria, en 1901, su hijo Bertie ascendió al trono como Eduardo VII. Fue el primer monarca británico de la casa de Sajonia-Coburgo-Gotha . Los Hannover no reinarían más en Gran Bretaña. Si su madre fue "la abuela de Europa", él fue el "tío de Europa": el emperador Guillermo II de Alemania, el zar Nicolás II de Rusia y el duque Ernesto Augusto de Brunswick eran sus sobrinos; y la reina Victoria Eugenia de España, la princesa Margarita de Suecia, la princesa María de Rumania, la princesa Sofía de Grecia, la zarina Alejandra de Rusia, sus sobrinas; los reyes Jorge I de Grecia y Federico VIII de Dinamarca eran sus cuñados, y los reyes Alberto I de Bélgica, Carlos I y Manuel II de Portugal, y el zar Fernando I de Bulgaria, sus primos segundos. Eduardo VII, considerado un buen diplomático, tuvo una difícil relación con su sobrino, Guillermo II de Alemania, a quien veía inclinado al conflicto. Fanátic

9 EL ROMANCE QUE RECONCILIÓ A ALEMANIA CON HANNOVER En tanto, en el reino de Hannover se vivía palaciegamente en imponentes castillos. Pero la magia y la amistad se rompió en 1866, cuando el emperador Guillermo I de Alemania y su ministro Otto von Bismarck invadieron el reino y lo anexaron al imperio alemán. Solo se reconciliaron en 1912, cuando la única hija del emperador Guillermo II, Victoria Luisa, y Ernesto Augusto III de Hannover cayeron enamorados. Su matrimonio, realizado en Berlín en 1913, fue la última reunión en pleno de la realeza europea antes de la I Guerra Mundial, y de que muchos de los invitados perdieran sus imperios y desapareciera el propio reino de Hannover cuando, en 1918, fuera eliminado como tal por el gobierno alemán. Ernesto y Victoria Luisa tuvieron cinco hijos. Entre sus nietos, la reina Sofía de España y el díscolo Ernesto de Hannover V.

10 EL PRÍNCIPE DÍSCOLO Su Alteza Real Ernesto Augusto V de Hannover, conocido como "príncipe díscolo", regiría los destinos de Reino Unido si no hubiese sido por la existencia de Victoria. Pero no fue así. No tiene trono ni reino. Sí muchos títulos, entre ellos, S.A.R. y príncipe de Gran Bretaña e Irlanda, por ser el descendiente varón mayor del rey Jorge III de Inglaterra; así como ducados, obras de arte y un patrimonio real repartido en castillos y mansiones en Kenia, París, Austria, Alemania y en Ibiza, donde pasa la mayor parte del tiempo y da rienda suelta a una vida de fiestas y mucho alcohol. También tiene propiedades en Inglaterra, donde se educaron sus hijos y donde se dice tiene tierras que está tratando de que su prima, la reina Isabel II, le restituya. En 1981 tuvo que abolirse la norma hannovariana que impedía a nobles casarse con plebeyos para que él pudiera hacerlo con la suiza Chantal Hochuli (en la foto de arriba). Tuvieron dos hijos, Ernesto Augusto y Crist11 RESPONSABLE DEGESTIONAR EL PATRIMONIO Ernesto Augusto, príncipe heredero de Hannover , si bien no domina a la perfección el alemán -se crió y educó en Londres- es hoy el administrador del patrimonio y legado familiar. Estudió historia y economía en EE.UU. y culminó sus estudios en Florencia. No bien asumió la gestión del patrimonio dinástico, subastó -cuentan los diarios alemanes que con gran dolor- 20 mil piezas del acervo familiar (cristalería, pinturas, orfebrería y mobiliario) para sanear las arcas familiares, y recaudó 44 millones de euros.Fue novio de Francesca Versace y hace dos años sale con Ekaterina Malysheva , una joven rusa criada en Praga, de 27 años.Junto a su hermano menor, Christian (en la foto), son herederos de un imperio de 5.800 millones de euros y han creado una sociedad de bienes raíces que compra y vende inmuebles a nobles europeos.12 EL HERMANO Christian , 29 años, se graduó de la Universidad de Nueva York en 2006 y trabajó un tiempo en los Emiratos Árabes Unidos. Hoy vive en Madrid junto a su novia peruana , la modelo Alessandra de Osma , a quien conoció en 2005, cuando visitó Perú representando a la Mercedes Benz. Christian la presentó como su novia oficial a la nobleza en la apertura de la muestra de la dinastía Hannover.En la foto a la derecha, las dos pololas de los Hannover: Ekaterina y Alessandra. Abajo, Ernesto y su primo Otto, quien lo acompañó en la inauguración de la muestra. Al lado, uno de los pocos retratos de los padres de Otto.13 LA IMPORTANCIADE SER ALTEZA REAL Carolina de Mónaco recibe el tratamiento de Alteza Real gracias a su matrimonio con Ernesto de Hannover y es una de las razones que explican por qué no se han divorciado. Su hija Alexandra, de 15 años y de ojos azules, es conocida como "la princesa patinadora", por su talento y participación en exhibiciones y competencias sobre hielo. Heredera de una enorme fortuna por parte de los Hannover y de los Grimaldi, su título completo es princesa Alexandra Charlotte Ulrike Maryam Virginia de Hannover, duquesa de Brunswick y Luneburgo, princesa de Gran Bretaña e Irlanda. Recibe el trato de Su Alteza Real y -a diferencia de su papá- ella y sus hermanos sí están en la línea de sucesión al trono británico. Un trono que perdieron hace más de un siglo, pero que, por las razones que sea, importa mucho.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir



[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales