NACIONAL

Sábado 19 de Agosto de 2000

"CALAMAR 2000":
La Energía Eólica Sopla Más Cerca

Proyecto desarrolla generadores de energía que ocupen el viento. Fabricarán aerosondas que midan con precisión la duración, intensidad y dirección de los vientos de tal modo de ubicar las zonas del país más aptas para instalar aerogeneradores.
Cuando el dios Eolo le entrega a Ulises la bolsa con sus hijos, los doce vientos, el navegante deja uno afuera para que impulse, controladamente, su nave.

Domar los vientos es también el sueño de Pedro Gaete Valenzuela, 33 años, ingeniero civil en electricidad de la U. de Chile. Dirige el proyecto "Calamar 2000", del Centro de Investigación y Desarrollo, apoyado por el Fondo de Desarrollo Tecnológico de la Corfo, para diseñar una aerosonda de última generación.

La aerosonda servirá para medir, durante un año, en forma precisa, el potencial de generación de electricidad de un lugar del país, probablemente en la Octava o Novena Región.

Cuando sube el petróleo, cuando arrecia la contaminación, todos sueñan con energías alternativas. Y la eólica se hace cada vez más alcanzable técnicamente. Pero, faltan datos más precisos sobre la dirección precisa y estabilidad de los vientos en las zonas candidatas a aerogeneradores.

El mapa eólico de Chile, que data de 1993, se elaboró colocando anemómetros tradicionales o aprovechando datos de las estaciones metereológicas, generalmente ubicadas en aeropuertos. Hay otros mapas más precisos de las zonas de Calama, y de las regiones de Magallanes y de Los Lagos. Pero para invertir en generadores eólicos de alta capacidad son necesarios datos mucho más exactos.

El proyecto "Calamar 2000" diseñará una aerosonda computarizada que, instalada a 14 metros, medirá durante un año la velocidad y dirección del viento, transmitiendo los datos a un computador que evaluará los datos.

Un sistema de aerosondas de esa naturaleza permitirá al país decidir cuán práctico será optar por el viento como fuente de electricidad, con todas sus ventajas.

El proyecto costará 152 millones de pesos, utiliza sistemas computacionales de origen militar para poder soportar las condiciones de las zonas de mayores ventiscas. El diseño comprende la metodología de producción y se atiene a normas ISO 9001 e ISO 9002, para abrir la puerta a su fabricación seriada.

Competir por Costos

"El problema de la aerogeneración de energía, es que el costo por kilowatt hora es muy superior a los otros sistemas de generación energética", dice Jorge Yutronic, del Fondef.

Pero en su artículo de portada, en su edición del pasado 5 de agosto, la revista The Economist alerta sobre el futuro en generación energética. Vendrán los microgeneradores, dice.

Y, como bien lo saben los habitantes de Villa Tehuelches, de Villa Las Araucarias, y de la isla Nahuelhuapi, los microgeneradores bien pueden aprovechar la fuerza del viento.

Uno de los problemas de la energía eólica es su almacenamiento. Pero la tecnología y las legislaciones van acomodándose más y más a esa posibilidad.

Por otra parte, Pedro Gaete alega que en la comparación de los costos de producción por kilowatt no se incluye ni el costo de distribución ni la amortización de las inversiones realizadas.

The Economist opina que el camino para fuentes energéticas alternativas está obstaculizado por las legislaciones nacionales.

Pocos países han incorporado a sus legislaciones la obligatoriedad de interconectar fuentes de energía. Pero en países como España, donde la aerogeneración goza de gran apoyo del gobierno y la opinión pública, las empresas eléctricas están obligadas por ley a facilitar la conexión de las turbinas a la red eléctrica y a comprar la electricidad que éstas produzcan en base a un sistema de precios establecido.

The Economist anuncia que la liberalización y la competencia en el abastecimiento energético será la tónica del siglo 21 y las empresas eléctricas verán amenazados sus "monopolios naturales" tal como en el siglo 20 se desintegraron los monopolios de las empresas de telecomunicaciones.

Incluso, advierte la publicación, en el mundo se paralizan ya los proyectos de grandes plantas generadoras de electricidad. La revista no apuesta al viento, sino que a las "fuel cells", pilas de hidrógeno, que producen energía barata y limpia.

Pero si uno visita en Internet el sitio de la empresa danesa Vestas (www.vestas.com) que produce mundialmente más de 1.147 megawatts, se da cuenta de que hay aerogeneradores capaces de producir desde 660 kilowatts hasta 2 Megawatts.

Se prevé que la Central Ralco, que cuesta 540 millones de dólares, el año 2002 entregue 570 megawatts al Sistema Interconectado Central. O sea, podría reemplazarse por 285 aerogeneradores Vestas de 80 m de diámetro cada uno, y tal vez por menos, dice Pedro Gaete, si restamos la pérdida de energía que implica trasladarla. Además, por el viento no se pagan impuestos ni derechos de agua. Los precios de los aerogeneradores van desde los 150.000 dólares hasta los 8 millones de dólares por unidad, con opción de una pila de hidrógeno para almacenar la energía.

La tendencia es que se acercarán los puntos de producción de energía y de consumo.

En realidad, debido a la liberalización de los mercados en EE.UU. es posible hoy elegir a quién le compro mi energía a la preocupación por el medio ambiente y al avance tecnológico impulsarán cambios decisivos en el negocio energético.

Los aerogeneradores no son tan "limpios", sin embargo.

En primer lugar, contaminan visualmente. Un parque de rotores de 80 metros de diámetro puede parecer un ejército de extraterrestres invadiendo la naturaleza.

Además, suenan. A 340 metros, los rotores de 80 metros llegan a 44,9 decibeles (en una sala de clases el ruido de fondo aceptable llega a 40 decibeles). Pero en radios más cercanos al aerogenerador, la molestia por ruido impide la habitación. Es imposible instalarlos en zonas habitadas.

Y los pájaros mueren cuando chocan con las aspas.

El país ya tiene una tradición de estudios en esta materia.

El Centro de Estudios de Recursos Energéticos de la Universidad de Magallanes lidera la causa. Su director, el profesor Arturo Kunstmann, ha formulado proposiciones, viajado a Escandinavia, liderado los proyectos de aerogeneradores pequeños en la región. Lo han acompañado los profesores Humberto Oyarzo, Serafín Ruiz, Raúl Gallardo y muchos alumnos que han soñado con un futuro de energía limpia para el país.

En la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile se ha desarrollado el Programa de Investigaciones en Energía, el PRIEN, donde han trabajado los ingenieros Pedro Maldonado, Alfredo Muñoz, y Miguel Márquez.

Muchas autoridades del país han terciado en la materia. Ramón Galaz coordinó los proyectos de electrificación rural donde participó el Departamento de Energía de Estados Unidos. Trabajó para Comisión Nacional de Energía, que hoy mantiene un link en Internet (http://www.cne.cl/cnenew/renovables.htm) donde da luces sobre el tema. El intendente de la región de los Lagos Rabindranath Quinteros, hizo viajes especiales a EE.UU. a conocer la realidad de la generación eléctrica en Colorado. Dejó en herencia varios proyectos de electrificación en las islas de Chiloé.

Las bases de la energía eólica en Chile podrán instalarse pronto. Siempre y cuando haya datos de los vientos. Los aerosondas de Pedro Gaete y su Centro, financiadas por Fontec, servirán para aportarlos.

Por Nicolás Luco



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Modernos aerogeneradores en Japón. En el mundo, produjeron 14.469 megawatts en 1999. Chile, se calcula, necesitará 10 mil megawatts el año 2002. Los de mayor potencia pueden costar 8 millones de dólares cada uno, pero el viento es gratis.
Modernos aerogeneradores en Japón. En el mundo, produjeron 14.469 megawatts en 1999. Chile, se calcula, necesitará 10 mil megawatts el año 2002. Los de mayor potencia pueden costar 8 millones de dólares cada uno, pero el viento es gratis.
Foto:AP
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales