ACTIVIDAD CULTURAL

Martes 22 de Junio de 2010

"Marcas crónicas" de Kena Lorenzini:
Recados callejeros de los 80 se juntan en libro fotográfico

Más de 800 imágenes de rayados y panfletos reviven los tiempos en que Santiago era una "ciudad pizarrón". Existe registro de los artísticos y, también, de los más crípticos.  
Daniela Silva Astorga Cámara fotográfica en mano, aplanó las calles capitalinas mientras avanzaban los 80. Lo hizo en horas laborales -cuando trabajó para las revistas Análisis y Hoy-, y también en algunos ratos libres. Kena Lorenzini había pensado bastante en lo bueno que sería fotografiar rayados callejeros y panfletos. En esos años, ambas manifestaciones servían como medio de comunicación para muchos chilenos. Así que corría y sorteaba riesgos, hasta que logró reunir cientos de imágenes, que estuvieron guardadas por más de 20 años en bolsas plásticas y varias casas. Pero ahora, muchas de esas escenas están en "Marcas crónicas" (Ocho Libros), un compilado gráfico con rayados y panfletos creados por los opositores y los partidarios del régimen de ese entonces.

Son más de 200 páginas para repasar gráficamente un fragmento de la historia nacional. Hay más de 200 rayados y 600 panfletos. Además contiene textos de la escritora y artista visual Guadalupe Santa Cruz, y de la historiadora Carla Peñaloza. Pero el puntapié inicial lo da Lorenzini, quien dedica el libro a las fotógrafas y explica que los rayados "fueron documentados como un cuerpo hablante de algo en concreto; la posibilidad de que una marca crónica horadara la barrera que impedía la libertad de expresión, trazándose en una muralla o un fragmento de territorio...".

De los que inmortalizó con su cámara, muchos mensajes estaban escritos a la rápida. En el libro se leen algunos que dicen "30 Paro Nacional", sin explicitar el mes. Otros se refieren sólo a un "No +", mientras algunos rayaban "Yo sí, él sí, todos sí". Ahora, Lorenzini asocia esos mensajes a las redes sociales de hoy: "Estaban entre el twitter y el facebook: eran de momento. Constituían un medio de comunicación fundamental, porque no existía mucho más. Es como si hoy la única forma de conectarse fuera escribir en twitter. Los rayados y panfletos eran creativos, divertidos y ricos en trabajo y pintura".

Pero sobre todo era importante la palabra, por la información que podía transmitir. "El libro se llama 'Marcas crónicas' por eso. Los rayados eran verdaderas crónicas: no sólo entregaban información, también historias. En ellos se ve, además, lo que hicieron estudiantes, mujeres... No había otra forma".

Lorenzini debutó como fotógrafa en 1980, y al rebobinar su historia cuenta: "Al comienzo tomaba puras fotos movidas. Después empecé a controlar el miedo. Los fotógrafos mostrábamos todo lo que pasaba. Por eso se llegó a censurar nuestro trabajo. Era la visión más directa e indesmentible que existía. No como ahora que existe el photoshop ", cuenta la reciente ganadora de un premio Altazor, por la muestra "Visible/invisible" que montó en el Goethe Institut, junto a sus pares Helen Hughes y Leonora Vicuña.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
"Sin duda la fotografía es una de las más relevantes expresiones visuales, porque tiene el mérito de registrar los hechos 'importantes', domésticos o públicos, pero siempre 'dignos' de ser recordados, convirtiéndolos en acontecimientos", escribió Carla Peñaloza para el libro.


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales