REPORTAJES

Domingo 24 de Agosto de 2003

PROYECTO BIBLIORREDES. El profundo impacto de internet en las comunidades más aisladas del país:
Un mouse para Chile

Aislados, castigados por el clima, sin teléfonos y sobreviviendo como pueden en mundos de pobreza, la idea de que las 368 bibliotecas públicas chilenas tengan acceso a internet - con participación del mismísimo Bill Gates- está modificando drásticamente las vidas de los chilenos más olvidados. Al interior de Puerto Montt, un pequeño villorrio se encarga de exhibir esa insólita revolución digital.
RODRIGO BARRÍA REYES

Desde Correntoso, X Región

En la plaza de Puerto Montt, el cielo ennegrecido y el ventarrón reinante pareciera que se han apiadado y han decidido detener por algunos breves minutos su furia con tal de que las autoridades de la zona puedan rendir un homenaje de natalicio a ese ya clásico minúsculo busto con que O'Higgins se encarga de comandar buena parte de los principales foros del país.

Siguiendo por la costanera de la capital de la X Región, los nubarrones y el viento no se han aguantado más y han decidido volver a la carga. El mar que acompaña a la derecha de la ruta está oscuro, embravecido y el aguacero cae con rabia.

Correntoso está 33 kilómetros más allá, en dirección hacia la cordillera, y su sendero hecho de tierra está cada vez más anegado.

Aguas correntosas

La serpenteada ruta se va internando cada vez más en un paisaje de ensueño. Más aún cuando algún rayo de sol logra despistar el temporal y se mete como puede entre alguna nube.

En el camino, figuras semifantasmales van apareciendo bajo la borrasca. Tomados de la mano de sus mamás, hijos y progenitoras van por la orilla de la ruta sin paraguas como si nada, en búsqueda del calor de las siempre leales estufas a leña.

Un pasto verdísimo, árboles grandotes y nevados cerros se encargan de dominar la escenografía del lugar.

Correntoso en un caserío que, formalmente, pertenece a la comuna de Puerto Montt, pero que en la práctica tiene existencia propia.

El lugar es un salpicadero de casas que se encargan de cobijar a cerca de mil 500 personas repartidas en varios kilómetros a la redonda. Acá los hogares no tienen teléfono y la señal de los celulares se pierde.

El pueblo tiene en las cercanías el Parque Nacional Alerce Andino, el Lago Chapo (que alimenta la central Canutillar) y, a unos 10 kilómetros de distancia, un centro vacacional que la Policía de Investigaciones posee en la zona llamada Los Nevados.

Los correntosinos apenas viven con sueldos mínimos gracias a una agricultura de subsistencia y porque algunas pisciculturas de los alrededores logran captar algo de mano de obra.

El lugar, además de un retén policial con una enorme barrera anaranjada con el cual cierran o abren el camino, tiene cosas insólitas, como la ventana de una de las casas adornada por una rojiza y combativa bandera del Che Guevara.

Pero si la brigada contra incendios "Estrella" y la casa que cobija el centro evangélico "Templo de Dios" convocan la atención de parte de los lugareños, es la pequeña biblioteca pública de Correntoso el sitio que más actividad presenta en varios kilómetros a la redonda.

Ahí, bajo el embrujo de libros y apenas dos computadores conectados a internet, los habitantes han encontrado la excusa para comenzar una nueva y tardía alfabetización: la digital.

La minúscula biblioteca pública de Correntoso tiene el tamaño y la estética de las mediaguas de "Un techo para Chile".

En realidad, lo que pasa ahí dentro, usando un símil con la iniciativa de las viviendas, podría ser bautizado como "Un 'mouse' para Chile", en la idea de que la pobreza también puede ser combatida con herramientas tecnológicas de punta.

Por fuera, el recinto de Correntoso está pintado con un coquetón color salmón que le otorga cierto aire de jardín infantil. Atrás, una escondida antena satelital se encarga de la conexión a la red.

En el interior del local, los marcos de ventanas y techos son blancos, mientras las paredes están vestidas con ropajes anaranjados.

En un rincón una estufa a leña intenta espantar la frialdad y sirve para que alrededor de ella se reúnan los lectores que llegan hasta el lugar.

En las simples estanterías que fueron desechadas de otros recintos se ubican los mil 480 libros que tiene el recinto.

En una salita contigua, dos computadores conectados satelitalmente a internet se han transformado en los implementos más requeridos en el poblado.

Con un día de anticipación debe pedirse hora para usarlos. Quien se ubique frente a ellos, apenas tiene media hora para pasear por la red. La carencia de más equipos y una larga lista de espera no permite más tiempo para los usuarios.

A cargo del lugar está Gloria Millacheo, una mujer de 36 años que nunca ha vivido en otra parte que Correntoso.

La alcalina fémina es un verdadero motor local. Está en todas - incluso a cargo de una comisión de indígenas de la zona- y tiene al pequeño recinto funcionando con la precisión de un relojito.

Gloria no sólo tiene bajo su responsabilidad la custodia de las llaves del local, sino que es ella la que se encarga de dar los cursos de capacitación - de 10 horas- con los que los niños y adultos de Correntoso se han acercado al mundo de la tecnología. También ordena y asea el recinto. Y todo por menos de 100 mil pesos de remuneración.

Su pasión por el local - que abrió el año pasado y funciona de lunes a viernes de 14:00 a 19:00 horas- es tal que, como regalo de cumpleaños, no encontró nada mejor que pedir el piso de plástico que hoy cubre la biblioteca.

"Lo que más cuesta es quitarles el miedo a las personas. Creen que van a romper o echar a perder los computadores. Pero, aunque estemos en un lugar apartado y nos hayan olvidado, la gente quiere saber cómo se navega en internet. El problema es el espacio y la falta de computadores", dice la jefa del local, a quien suelen presionarla con tal de que abra más temprano y cierre más tarde.

Con cierto aire de glamour, hasta Pablo Villegas - amigo de Gloria que hace poco ganó el reality "Protagonistas del Fin del Mundo"- fue a la biblioteca para presidir una entrega de certificados de capacitación.

El efecto de la nueva tecnología en el poblado ha sido tal que hasta se ha creado una "Agrupación de Amigos de la Biblioteca de Correntoso", conformado básicamente por mujeres del villorrio que han visto en el estrecho recinto el sitio más interesante para la educación de sus hijos y la distracción de los mayores.

"Hay un cambio súper grande en la comunidad desde que se abrió esta biblioteca. La gente está distinta, menos introvertida. Estar aislados no significa que no quieran saber y aprender más", dice con entusiasmo María Estela Catalán, quien lidera la agrupación de amigos del recinto.

Tan activo ha resultado el grupo que, hace unos meses, presentaron un proyecto al Fondo del Libro que fue aceptado, con lo cual recibieron nueve millones de pesos para una ampliación de la biblioteca que por estos días da sus primeros martillazos.

Encantados por red

"Bueee-nos-díaaas-tí-ooo...", dice al unísono y de pie el 1º básico de la Escuela Rural 743 de Correntoso cuando el director del establecimiento, Gregorio Pino, presenta al periodista forastero que aparece en el aula.

El colegio está a un costado de la biblioteca y sus 160 alumnos - de kinder a 8º básico- son los usuarios más activos de internet.

Loreto es una chicoca de dulce carita redonda, cachetes enrojecidos y pelo con chapes que da sus primeros pasos junto a un "mouse".

La pequeña demora en ubicar las teclas, pero finalmente escribe su nombre en la pantalla mientras gira su cabeza, mira hacia arriba y su rostro se llena de risa por el logro conseguido.

Como Lorena, los niños de más edad y los adultos ya entrados en años han encontrado sus propias aficiones en el uso de internet.

Como María Inés Muñoz, que se comunica vía e-mail con su hermana que vive en Canadá y con sus hijos instalados en Santiago.

La mujer, además, busca en internet páginas que la ayudan a preparar mejor las lecciones de catequesis que da en el poblado.

"¿Qué página es la que más me gusta? A ver... Me encanta la de la Revista Cosas", dice con inocente honestidad.

Juan Barría está en 8º básico y asegura que la mejor página que ha encontrado es la de Canal 13. "Ahí veo los programas Contacto y Testigo, que me gustan mucho", asegura.

El acceso a la red para estos alumnos de último año de educación básica no sólo se hace necesaria, sino que perentoria desde el momento en que sus postulaciones a internados y colegios de continuación de enseñanza media deben hacerlas vía internet.

Mientras el viento sacude Correntoso, los libros "Harry Potter" y "El Señor de los Anillos" - entre los niños- y los de medicina y cocina - en las mujeres- acaparan las preferencias de los lectores. Al mismo tiempo, la lista para el uso de los computadores se agranda a cada rato.

Llueve sobre Correntoso.

No importa: guarecidos en la minúscula biblioteca, sus habitantes suman filas en una silenciosa revolución digital que ha terminado por encantar a los más aislados y pobres del país.

EFECTOS SECUNDARIOS

Bibliocambios

Así ha variado la realidad de las 368 bibliotecas públicas chilenas desde la implementación de mejoras tecnológicas:

El 17% de ellas han sido ampliadas.

El 7,4% fueron trasladadas a nuevas dependencias.

El porcentaje de bibliotecas públicas con computadores pasó de 10 a 100%.

El porcentaje de ellas con acceso a internet se incrementó de 6,5 a 100%.

32 municipalidades del país han dedidido abrir sus primeras nuevas bibliotecas públicas.

EL FILÁNTROPO

Bill Gates en Bibliorredes

Si Microsoft es el rostro comercial más evidente de Bill Gates, la Fundación Bill & Melinda (esposa del emperador del software) es la cara más silenciosa y altruista del poderoso hombre-genio de los programas computacionales.

La agrupación de Gates y señora (www.gatesfoundation.org) es una entidad que se dedica a apoyar distintos proyectos mundiales ligados a mejoras en los ámbitos de la salud, educación y bibliotecas.

A fines de los '90 se iniciaron las primeras tratativas con tal de que la Fundación Bill & Melinda se interesara en la idea de implementar el desarrollo tecnológico de las añejas bibliotecas públicas chilenas.

En 2001, Gates y sus colaboradores se convencieron de la factibilidad del proyecto y dieron el OK a los primeros nueve millones 200 mil dólares que se enviaron para comenzar el proyecto denominado "Bibliorredes: abre tu mundo".

Serias como suelen ser las asociaciones filantrópicas gringas, 16 funcionarios chilenos debieron viajar hasta las oficinas centrales de la fundación en EE.UU. con tal de recibir entrenamiento especializado a fin de perfeccionarse y hacer viable la idea.

En septiembre del 2002, personeros de la oficina benefactora de Gates llegaron al país y se dedicaron a recorrer 13 bibliotecas de Santiago y regiones - incluida la de Correntoso- en donde se habían implementado los nuevos sistemas de ayuda tecnológica.

Los tipos se fueron satisfechos.

Lo interesante es que la idea modernizadora en la implementación de las bibliotecas públicas chilenas - especialmente el caso de las rurales- ha hecho que varios inmuebles hayan sido refaccionados y mejorados por las respectivas alcaldías, lo cual ha sido otro de los efectos secundarios que ha tenido la implementación del proyecto Bibliorredes.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
La biblioteca se ha convertido en el lugar más concurrido del poblado. Ahí las mujeres han creado casillas electrónicas para conectarse con sus lejanos familiares, mientras los niños se encantan con
La biblioteca se ha convertido en el lugar más concurrido del poblado. Ahí las mujeres han creado casillas electrónicas para conectarse con sus lejanos familiares, mientras los niños se encantan con "Harry Potter" o "El Señor de los Anillos".
Foto:Cristián Duarte


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales