INTERNACIONAL

Miércoles 5 de Febrero de 2014

Once meses después de su muerte:
Familia de Chávez se niega a abandonar los lujos de la residencia presidencial

Los atractivos de La Casona han sido aprovechados por los cuatro hijos del fallecido Mandatario, quienes han impedido la mudanza del actual Presidente.  
 Ni siquiera una noche desde que asumió la presidencia hace diez meses ha podido permanecer Nicolás Maduro en la residencia presidencial de La Casona, pese a que por ley le corresponde su uso.

Esto se debe a que a casi un año de la muerte de su padre, los cuatro hijos del ex Mandatario Hugo Chávez no han mostrado intenciones de dejar la propiedad y el propio Mandatario no se los ha exigido, señala una nota del diario español ABC.

Esta lujosa mansión, ubicada en el centro de Caracas, tiene sala de cine privada, piscina, un área para huéspedes, biblioteca y amplios jardines con una gran variedad de vegetación y fauna con guacamayos de mascotas, entre otras peculiaridades.

Los lujos del palacio presidencial están destinados a quien sea Presidente, a su esposa y a los hijos que sean menores de edad. Sin embargo, de la descendencia de Chávez, solo una hija cumple este requisito, Rosinés, quien ya tiene unos 16 años, según se estima.

Rosa Virginia, María Gabriela y Hugo son los tres hijos restantes, todos mayores de edad, pero no han desalojado La Casona, a la cual se aferran como si fuera uno de los legados de su padre.

Rosa Virginia es la mayor de los hijos de Chávez, y está casada con el Vicepresidente de Venezuela, Jorge Arreaza.

Este matrimonio ha peligrado últimamente por rumores de infidelidad, los cuales llevaron brevemente a la mudanza de Arreaza a la sede del Ministerio de Defensa, Fuerte Tiuna, para luego volver a la residencia presidencial.

La segunda hija, María Gabriela, también abandonó por un tiempo La Casona trasladándose a una casa en la Alta Florida, un barrio de Caracas, prestada por un amigo de su padre, para escribir un libro dedicado a la memoria de este último. Pero, a comienzos de este año volvió nuevamente al palacio.

Debilidad de Maduro

El hecho de que Maduro y su esposa Cilia Flores aún no se hayan trasladado a la residencia presidencial y sigan viviendo en La Viñeta -residencia destinada al Vicepresidente y a los mandatarios visitantes- ha sido interpretado como un signo de debilidad de Maduro.

Una hipótesis de por qué el Mandatario temería pedir La Casona indica que María Gabriela, la hija más cercana a Chávez, estaría enterada de los entretelones de cómo se preparó el ascenso al poder de Maduro y este no quiere que esos detalles salgan a la luz.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Cuatro hijos de Chávez, entre ellos las dos mayores, Rosa Virginia y María Gabriela (en la foto), aún gozan de las comodidades que ofrece el palacio presidencial.
Cuatro hijos de Chávez, entre ellos las dos mayores, Rosa Virginia y María Gabriela (en la foto), aún gozan de las comodidades que ofrece el palacio presidencial.
Foto:The Associated Press
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales