CULTURA Y ESPECTÁCULOS

Viernes 11 de Mayo de 2001


La Ciudad en Proceso

Los lugares mínimos del paisaje urbano cobran relevancia en "Civitas Dei", que reúne a Voluspa Jarpa, Gonzalo Díaz y Patricio Castro en Balmaceda 1215.
Tres proyectos visuales que apuntan a la ciudad desde posiciones críticas, que enuncian aquellos lugares no hegemónicos, lugares sin nombre ni definición. La idea de reunir a Voluspa Jarpa, Gonzalo Díaz y Patricio Castro en la Galería Balmaceda 1215 sin duda estuvo determinada por esa temática común. Pero en el curso de la exposición, en el intercambio de opiniones y voluntades, los lenguajes se van entrelazando aún más. Todas las propuestas desnudan, de alguna manera, etapas de sus respectivos procesos de creación; todas están planteadas como líneas de reflexión, como tentativas, bocetos que circulan en forma lateral a "la obra gruesa", tal como su elección del paisaje citadino respecto de una discursividad central.

"Este trabajo es menos monumental y más libre materialmente- explica Voluspa Jarpa sobre su participación- . No está el peso de la materia infinita, aquí está todo desmaterializado, los cuadros no tienen bastidores, las fotos no tienen marco...".

La artista devela una suerte de esqueleto de su ya reconocida investigación en torno a los sitios eriazos. Esta serie fotográfica fue iniciada en 1996 y tiene su último registro en el 2001, mostrando las modificaciones de un territorio que aparece en calidad de "ruina inconclusa". En el último tiempo, Jarpa ha estado incorporando la tecnología digital y vislumbrando en ella soluciones a problemas pictóricos de color y valor, extensibles al cuestionamiento sobre la representación, que ha definido sus inquietudes artísticas.

Instalado también en esta "provincia grande" que es la ciudad, Gonzalo Díaz intercala sobre la fotografía de un anónimo muro callejero, textos descriptivos de una jerarquía celestial. Incrustadas en el muro de la sala, tres bolas que asemejan meteoritos, aluden a las alternativas visuales del sueño y la vigilia, relacionadas con los modos de producción.

"Estos textos son estructuras discursivas, ancladas en una tradición que casi coincide con el inconsciente. Apelan a una contradicción con esta "nadería" que tienen los lugares no heroicos y no monumentales de la ciudad. Utilizo texto para poner en figura. Los textos son fórmulas muy vinculadas al cuestionamiento contemporáneo sobre la imposibilidad que tienen las obras de acarrear sentido... Estoy dejando entrar en mi trabajo un método bastante desprestigiado que es hacer obras soñadas. En ese estado híbrido entre el sueño y la vigilia aparecen todas estas monstruosidades, estas relaciones inauditas. El nivel de ensoñación es muy visual y porta una certeza, aunque rompa con todas las leyes de gravedad. En la adquisición de estos "bienes artísticos", aparece el problema de la ejecución, dónde meter todo eso, cómo formalizarlo. Los únicos sistemas con que uno cuenta son los ortopédicos, mecánicos, de materia. Por eso hablo de boceto, de una tentativa que quiere plantear algo", dice Díaz.

Para Patricio Castro, esta es una de las primeras instancias de exhibición de un proyecto artístico de largo plazo, que se detiene en la fluidez de ciertas praxis urbanas y en un caso específico de instrucción vial. El artista se integra a la obra, recorriendo y recolectando los volúmenes de cemento que indican la dirección de buses y automóviles y los instala en la galería con todos sus accidentes, reconstruyendo con ellos una especie de paisaje.

"Me interesó que aparecieran tantos fragmentos deteriorados de estos bloques; ello indicaba que esa conducta de encajonamiento producía de todas maneras una fluidez. Los conductores siguen chocando, siguen rompiendo la regla. Lo que me satisface de la obra es sentir que voy por el medio de ella, que me van pasando cosas; los conceptos se van develando en el transitar y hay muchos caminos. En este recorrido estuve yo, eso no se ve en la galería, pero forma parte del trabajo".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
A través de una observación política de la ciudad, los tres artistas dejan asomar preocupaciones intrínsecas del quehacer artístico.
A través de una observación política de la ciudad, los tres artistas dejan asomar preocupaciones intrínsecas del quehacer artístico.
Foto:Raúl Bravo
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales