CLAVES

Sábado 9 de Septiembre de 2006

SALUD PÚBLICA / Alcances de una política masiva de anticoncepción de emergencia
El mercado de la píldora del día después

Buen negocio, aunque menos que los anticonceptivos tradicionales, el levonogestrel llegó para quedarse. El ISP autorizó en agosto una nueva pastilla de Bestpharma.
Chile masifica su uso, cuando otros, como España recogen ingratos resultados: en cinco años se triplicó su uso, "de emergencia", pero también crecieron los abortos.
LUZ MARÍA ASTORGA

La píldora del día después avanza con sigilo y firmeza, a pesar de la resistencias de la Iglesia Católica y de los sectores conservadores. Chile entró en la senda de naciones europeas e incluso con más audacia que EE.UU., donde recién se autorizó su venta sin necesidad de receta médica, pero sólo para mayores de 18.

Acá, el Ministerio de Salud anunció que el sistema público la entregará en forma gratuita a sus beneficiarias mayores de 14 años, inscritas en consultorios. Hay en stock más de 30 mil dosis de Postinor 2 repartidas a lo largo del país, que si no se usan antes de 2009, deberán ir al tacho. Expiran.

A Postinor 2 se le canceló el registro en marzo pasado, pero no por un problema sanitario o decisión política, sino simplemente porque el laboratorio lo pidió, para evitar demandas judiciales.

Se persigue al fármaco por "abortivo", tal como sucedió en 2001 con Postinol (infografía).

Y para precaverse que se le pueda prohibir, poco antes del anuncio de la entrega masiva, el Instituto de Salud Pública (ISP) autorizó la entrada de una nueva píldora, de origen chino, que comercializará el laboratorio Bestpharma. Por ahora, se le conoce sólo con el nombre genérico de su componente: Levonogestrel 0.75.

Hoy, en Chile, aparte del nuevo medicamento asiático, se comercializa "Tace", que Recalcine registró a través de su laboratorio Lafi y que el ISP autorizó en febrero de 2003.

De las dos pueden surtirse las farmacias que expenden el medicamento bajo receta médica. El sistema público, en cambio, por ahora suministra sólo de su stock de Postinor 2.

"Grünenthal no quiso seguir adelante con esa píldora por la gran resistencia de grupos pro vida y las presentaciones judiciales que acarrean un costo de imagen y argumentaron que era un mal negocio", explican fuentes de salud.

Es que desde el primer intento del Minsal en 2001 hasta este año, el cronograma está marcado de fallos y revocaciones más que de ventas, aunque las cifras oficiales y actualizadas brillan por ausencia. Dicen que Grünenthal puso en farmacias unas 18 mil dosis, que a público se venden a unos $11mil. Al Gobierno, en tanto, le pasó 35 mil más por una cifra que, según la fuente, varía entre $65, $130 y ¡hasta $400 millones!. De ellas, en consultorios no se ha repartido más de mil hasta 2005, según Minsal.

Como negocio en el mundo, reconoce el doctor Guillermo Galán, de la Asociación de Protección de la Familia (Aprofa), "no es malo, pero sin duda mucho menor que el de los anticonceptivos tradicionales. Y la idea es que sea así, que siga siendo un método de emergencia".

El Levonorgestrel puede ser comprada libremente en los mercados internacionales y existen muchos proveedores, incluyendo India y China.

Lo que reporta, sin embargo, se guarda bajo reserva. Algunos datos como para hacerse una idea: en Estados Unidos, ahora que puede venderse sin receta, movería unos US$100 millones anuales. Hasta antes de la medida, el fabricante del fármaco que allá se llama "Plan B", reconocía ventas por US$30 millones anuales.

En Chile, donde el 80% de las mujeres usa algún sistema anticonceptivo, se gasta poco más de US$50 millones en todo tipo de anticoncepción, estima el ginecólo y profesor de medicina en la U. de los Andes, Carlos Cabezón. La hormona -obra del laboratorio Wyeth, de fines de los años 70- está en 60 países.

En dos dosis de 0,75 milígramos cada una, ingeridas hasta 72 horas después de una relación sexual sin protección, evita el embarazo. Los defensores dicen que porque impide la ovulación o la anidación. Los detractores, porque genera condiciones abortivas. Por eso siempre alimenta polémicas: 7 países latinoamericanos tienen procesos legales en su contra.

En Chile, en el sistema público, la idea original en 2002 fue entregársela a mujeres víctimas "de violaciones". En farmacias, en cambio, estaría disponible para cualquiera que presentara una receta médica. Ahora se masifica, porque como comentó el vocero Lagos Weber, "14 de cada 100 jóvenes tiene relaciones a los 14 años".

La población de usuarias de anticonceptivos en establecimiento del Sistema Nacional de Servicios de Salud creció en un 81% en 14 años (de 600.374 en 1990 a 1.087.743 en 2004). Y la píldora la consulta el ministerio para cuando esos sistemas fallen o no sean usados.

¿Efecto boomerang?

En todas partes, también aquí, se introduce con el argumento que al impedir el embarazo no deseado disminuyen los abortos. Pero en España, por ejemplo, donde la píldora se entrega con receta hace ya cinco años, no ocurrió eso. Aunque su uso se ha triplicado (medio millón de dosis en 2005), los abortos crecieron de 5,5 mujeres de cada mil a 8,8. La actual ministra de Sanidad, Elena Salgado, promueve ahora una agresiva campaña para el uso de preservativos.

En Chile, los detractores temen un panorama similar. Además, el doctor Cabezón asegura que cada país que ha promovido el sexo seguro y sin hijos, ha visto crecer los embarazos no deseados y las enfermedades de transmisión sexual. Por eso hasta Estados Unidos, afirma, desde tiempos de Clinton, había venido desarrollando una política más conservadora, a favor de la abstinencia.

Pero en América del Sur, sostiene, la política es otra desde fines de los 60. "El Presidente Johnson dijo entonces que acá había que invertir 50 centavos en control de natalidad y no 500 millones en educación", sintetiza. "Y quienes siempre han criticado el imperialismo, ahora aquí están siguiéndole el juego".

Información en Internet da cuenta, por ejemplo, de donativos de la Fundación Hill y Melinda Gates al Instituto Chileno de Medicina Reproductiva, Icmer, por US$2,8 millones para programas anticonceptivos en la región.

Dudas frente a la que reparten los consultorios

Diputados UDI cuestionan que el laboratorio haya pedido anular el registro al Postinor 2 porque no fuera rentable, cuando vendió 35 mil dosis al Gobierno y casi 20 mil al sector privado.

En marzo, los diputados (UDI) Marcelo Forni y Marcela Cubillos preguntaron al Minsal cuántas de las 35 mil dosis compradas había distribuido.

La subsecretaria, Lidia Amarales, dijo que "no existía esa información", cuenta Forni. Entonces enviaron un oficio a cada uno de los 28 servicios de salud del país que recibieron Postinor 2, a partir de 2002. Les contestaron 21: se han entregado entre 400 y 500 por año. "A ese ritmo, las 35 mil dosis compradas se terminarán en 2106", calcula Forni. Pero, claro, vencen en 2009. ¿Por qué se decidió comprar tantas, considerando que las violaciones denunciadas no pasan de las 4 mil por año? Nadie les supo responder.

Al margen de lo valórico, Forni plantea otra duda: Si al Postinor 2 se le canceló el registro de marca en marzo pasado, a petición del laboratorio que lo comercializaba, ¿cómo estas píldoras siguen siendo consumidas y quién se hace responsable?

Según los diputados Forni y Gonzalo Uriarte, ellos tienen antecedentes de que el laboratorio canceló voluntariamente el registro, "porque en otros países del mundo, en donde estaba permitido el aborto, este mismo producto se promocionaba como abortivo", señalaron.

Explican que la cancelación no requiere explicar los motivos, "pero la verdadera razón está en una transacción judicial a que llega el laboratorio Grünenthal con una agrupación pro vida denominada Ages, en donde se compromete a retirar el producto y a hacer dos inserciones, que realiza en el mes de abril, y en donde aduce, falsamente, que las razones por las cuales el laboratorio retira el producto es porque no es rentable", indicó Forni.

"No nos parece que no sea rentable, cuando se vendieron 35 mil dosis al Gobierno y casi 20 mil al sector privado", añade Uriarte.

El ISP, según indican los diputados -porque éste no quiso informar a la prensa-, alegó que como la cancelación del registro fue a petición del laboratorio y no por un problema sanitario, no tiene injerencia ni las pastillas deben ser requisadas. Y aseguró que el laboratorio responderá por el fármaco.

"El Presidente Johnson dijo en los 60 que había que invertir acá 50 centavos en control de natalidad y no 500 millones en educación".

CARLOS CABEZÓN, GINECÓLOGO.

"Como negocio en el mundo no es malo, pero sin duda mucho menor que el de los anticonceptivos tradicionales".

GUILLERMO GALÁN, APROFA.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Hay más de 30 mil dosis de Postinor 2 repartidas a lo largo del país, que expiran en 2009. Gobierno no responde por qué compró tantas, cuando eran sólo para caso de violaciones que suman 4 mil al año, y cuánto gastó.
Hay más de 30 mil dosis de Postinor 2 repartidas a lo largo del país, que expiran en 2009. Gobierno no responde por qué compró tantas, cuando eran sólo para caso de violaciones que suman 4 mil al año, y cuánto gastó.
Foto:EL MERCURIO


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales