REPORTAJES

Domingo 21 de Agosto de 2005

TRAUDL JUNGE, LA ÚLTIMA SECRETARIA DEL FÜHRER:
La mujer que humanizó a Hitler

Su figura cobró especial relevancia con el estreno en Chile -el 1 de septiembre- de la polémica película "La Caída", en la que se usa su testimonio para reconstruir los últimos días de Adolf Hitler.

MATÍAS BAKIT RODRÍGUEZ

Es casi imposible encontrar un ex integrante del régimen de Adolf Hitler que hable abiertamente de sus viviencias y de sus acciones. En general han preferido pasar sus últimos años en privado, sin que nadie perturbe su tranquilidad.

Pero Traudl Junge fue la excepción. En su vida no fue extraña a ningún historiador o estudioso que quisiera saber más acerca de su experiencia, no negó las ofertas de documentalistas y editoriales para contar su historia. Así, luego surgió la película "La Caída", gran éxito de taquilla en Alemania y que revolucionó Europa por su visión particular que humaniza a Hitler.

Esta historia tiene relevancia pues Junge fue la última secretaria de Adolf Hitler, la que redactó el testamento del Führer y que fue testigo de la muerte de éste.

Su vida siempre estuvo marcada por el pasado y, principalmente, por la vergüenza. Vergüenza de "haber sido la joven que fue". Sin embargo, antes de que la guerra llegara a su fin, cuando estaba atrapada en un búnker subterráneo de Berlín, junto con el canciller y sus más fieles, ella no pensaba eso. De hecho, consideraba al líder del nacional socialismo como un "muy amistoso hombre viejo". Imagen que la acompañó siempre, pese a los remordimientos que le provocaba ver de ese modo al "más grande criminal que jamás existió".

Del ballet al bunker

Por extraño que parezca, el sueño de Gertraud Humps -su nombre de nacimiento- era ser bailarina de ballet, al igual que su hermana, que pertenecía al cuerpo de baile del Deutsche Tanzbuehnede de Berlín. Sin embargo, pronto se rindió.

En los años 30, como todos los jóvenes de la época, perteneció a la Liga Alemana de Jóvenes, una organización en donde se adoctrinaba a las personas sobre las diferentes facetas del Nacional Socialismo. Ella, sin embargo, no estaba muy interesada en cuestiones políticas... sólo por el momento.

¿Cómo entonces llegó a ser la secretaria de la persona con más poder en Alemania? Según ella, su curiosidad juvenil la traicionó. Quería saber lo que pasaba desde adentro. Tenía sólo 22 años cuando, en 1942, supo que se necesitaban secretarias en la Cancillería y no dudó en presentarse. "Pensé que estaría en la propia fuente de todos los acontecimientos", explicó alguna vez.

El mismo Hitler la recibió, y después de una prueba fue aceptada. Para su sorpresa se encontró con un líder afable y a la vez reservado, que no hablaba en público de sus planes ni tampoco tenía grandes ataques de ira. Era una época en que las victorias empezaban a cambiar de bando y el Führer estaba cada vez más taciturno. Incluso, sus secretarias solían contarle chismes sobre lo que pasaba a su alrededor para animarlo.

No era el ambiente que Traudl esperaba. No tenía mayor conocimiento de las grandes decisiones y no tenía acceso al verdadero carácter de Hitler. Pero aún así se acostumbró. Incluso se casó en 1943 con Hans Junge, que moriría un año después en Normandía.

Se identificó, si bien no necesariamente con la ideología nazi -cuyos fundamentos y acciones decía desconocer- sí con la gente con la que compartió y, por supuesto, también con la figura del líder. Es así como, cuando se le ofreció huir del búnker de Berlín para salvar su vida, fue una de las pocas personas que se quedaron voluntariamente.

"Nunca entendí el efecto que Hitler tenía en todos nosotros, incluyendo sus generales. Era más que carisma. A veces cuando él no estaba era casi como si el aire alrededor de nosotros se viciara. Algo esencial se perdía", dijo alguna vez en una entrevista.

Tal como lo había dicho, se quedó prácticamente hasta el final. Un día, Hitler la llamó muy amablemente y le dictó su testamento. En ese momento comenzó a darse cuenta de que había más en aquel hombre, al que diariamente veía amable, pero que ese día habló de la importancia de la raza y del triunfo contra los judíos.

Estuvo en el momento en que Hitler y su esposa, Eva Braun, se suicidaron y también cuando la familia Goebbels en pleno se quitó la vida. Esto la decidió a intentar salvar la suya.

Fue capturada por el ejército rojo de la Unión Soviética y luego pasó a manos de los norteamericanos. Luego de ser interrogada pasó seis meses en prisión. Después, comenzó a rehacer su vida. Trabajó en Alemania como secretaria y luego fue periodista científica. Incluso simpatizó con el arrepentido aliado de Hitler, Albert Speer, luego que éste saliera de la cárcel en 1966. Pero no pudo olvidar.

Luego de la guerra, Junge pasó por un largo período de reflexión y desilusión. Hasta el final de su vida fue víctima de varias crisis depresivas causadas por la culpa, pese a que ella siempre expresó que no sabía lo que pasaba, pues los jerarcas nazis nunca hablaron de la palabra "judíos" en su presencia. Siempre la complicó hablar de lo que sentía por Hitler, a quien consideraba una persona "paternal". "Eso avergüenza a la gente, que no lo entiende. ¿Cómo podrían entenderlo? Pero no puedo negarlo", decía.

Finalmente se decidió a dar a conocer su historia, su versión de los hechos, y por ello en 2002 fue la figura principal de un documental llamado "Punto Ciego". Sin embargo, Junge no disfrutó del éxito que tuvo éste, pues falleció de cáncer a los 81 años, después del estreno.

La figura de la última secretaria de Hitler se ha acrecentado, pues apareció también su libro autobiográfico, "Hasta el Último Momento", publicación sobre la cual se basó en parte "La Caída", que causó gran polémica en Europa, precisamente por retratar a Hitler como ella lo veía.

Pese a todo lo vivido, Junge murió tranquila. De hecho, luego de hablar con los realizadores del documental, una de sus últimas frases conocidas fue "ahora que he dejado que mi historia salga, ya puedo dejar que mi vida salga también".





Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Traudl Junge, cerca del final de su vida.
Traudl Junge, cerca del final de su vida.
Foto:AP


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales