ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Domingo 30 de Julio de 2000


El empeño de los Matte

Sólo desde hace poco más de dos décadas que el grupo comenzó a perfilarse como el conglomerado económico que es actualmente. Eliodoro Matte Ossa, con la ayuda de sus hijos, transformó a la CMPC en lo que es hoy.
Por PATRICIA VILDOSOLA E.

Si bien el apellido Matte tiene una larga tradición en la historia nacional, es sólo desde hace cerca de 20 años que comenzó a ser sinónimo de uno de los grupos económicos de mayor peso en el país, al que se le asocia directamente con la Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones (CMPC).

Pero, contrario a lo que se piensa, si bien Eliodoro Matte Ossa, fallecido a principios de la semana pasada, efectivamente fue el formador del grupo económico que lleva su apellido - y que heredan sus hijos Eliodoro, Bernardo y Patricia- no fue en realidad el fundador de la CMPC, ni tampoco la recibió como herencia de algún familiar, sino que por sus propios medios reunió el dinero para ir adquiriendo poco a poco acciones hasta transformarse en el propietario de más del 50% de ella.

Según se dice, corría 1918 cuando Luis Matte Larraín - tío abuelo del recientemente fallecido Eliodoro Matte Ossa- le propuso a Juan Guillén, anarquista español, montar una fábrica refinadora de azúcar de remolacha.

De acuerdo a lo que narra el libro CMPC, Tradición y Futuro, el español le habría respondido hagamos mejor papel y cartón, que eso se importa y aquí hay materia prima para hacerlo. Otras versiones indican que Luis Matte habría seguido los consejos de su hermano Domingo y de otros conocidos. Lo concreto es que nació la Comunidad Fábrica de Cartón.

La posterior unión con otra productora de papel de la época
- Ebbinghaus, Haensel y Cía- , permitió la constitución, el 12 de marzo de 1920, de la Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones, con una capacidad productiva de 2.200 toneladas anuales.

Hacia 1938, distintos vaivenes económicos y políticos la tenían en serias dificultades. Fue entonces cuando llegó a la presidencia de la empresa el ingeniero Jorge Alessandri, quien luego llegaría a La Moneda.

En esa etapa, Eliodoro Matte Ossa a sus 17 años - tras morir su padre- se vio obligado a comenzar a trabajar. Era hombre de mucho esfuerzo, que se formó solo, enfatiza Ernesto Ayala, su amigo por más de 40 años y director de la CMPC.

Fue así como, entre otras cosas, fue capataz de la Mina El Teniente y realizó labores en Carlos Orrego y Cía., y en la Compañía de Teléfonos de Chile, entre otros.

Era eficiente y ahorrativo. Con su trabajo juntó algunos pesos y se compró una acción de la Bolsa, recuerda Ayala.

Rumbo a la Papelera

Ya en esa época Matte Ossa comenzó a hacer gala de lo que Ayala denomina su genio financiero.

Era una de las pocas personas capaz de detectar que el valor de balance de ciertas empresas no correspondía con el que efectivamente tenían y lo hacía ya en una época donde no existían las computadoras, destaca su sobrino Patricio Grez Matte, director de CMPC, quien trabajó más de 45 años cerca de él.

Fue esa visión la que le permitió ir adquiriendo acciones de diversas compañías.

En 1961, sus amigos Jorge Alessandri y Arturo Matte lo invitan a formar parte del directorio de la Papelera y es en ese momento cuando entra Matte Ossa a la propiedad de la CMPC, adquiriendo sus primeras acciones.

Así, a mediados de la década de los 60, Matte Ossa era dueño de la Fábrica Nacional de Sacos, firma que liquidó. Los recursos que obtuvo en esta operación le permitieron concretar sus inversiones en la Papelera y en otras sociedades como Renta Urbana y Pizarreño. En 1965, ya controlaba directa o indirectamente el 2% de la compañía y al asumir Salvador Allende la Presidencia poseía el 25 %.

El origen de otra de las empresas del holding - Minera Valparaíso- es similar.

Cuando en la Unidad Popular se expropió Cemento Melón, de donde don Eliodoro era presidente ejecutivo, a los accionistas se les pagó con otros bienes. Fue así como la Minera Valparaíso llegó a manos del grupo, que la fue convirtiendo en lo que es hoy día, una empresa con participación en distintas áreas, como Colbún y el Puerto de Lirquén, dice Grez.

Los hijos comienzan a integrarse

A pesar de tener dos hijos ingenieros, estos sólo comenzaron a trabajar con él a mediados de la década de los 70. Se casó tarde con María Larraín, por lo que mientras otros empresarios como él tenían ya hijos grandes, los de don Eliodoro todavía eran pequeños. Por ello, durante mucho tiempo no participaron en las empresas y yo trabajé bastante tiempo cerca de él, dice Grez.

Si bien Matte había sido director de la empresa desde 1966, en 1976 anunció su alejamiento por motivos particulares. Fue sólo en ese momento cuando su hijo Eliodoro, a la sazón de 30 años, fue nombrado director.

Llegaba al cargo con un buen currículo a cuestas. Al terminar sus estudios de Ingeniería Civil en la Universidad de Chile y un MBA de la Universidad de Chicago, Matte Larraín fue profesor de la Escuela de Economía de la UC. Posteriormente, en 1975, fue Director de Finanzas, Control y Presupuesto del Ministerio de Salud.

Hasta su ingreso a la Papelera su participación en las empresas de su padre había sido más bien menor, centrándose en la formación de la Financiera Melón, de la que luego surgiría el Banco Bice.

Eliodoro hijo impulsó la apertura de la compañía al exterior, sostiene Grez. También bajo su dirección comenzó a reconocerse a los Matte como un grupo económico.

Fue en 1981 cuando Eliodoro hijo sucedió en la gerencia general a Ernesto Ayala, quien llevaba 24 años en el puesto. Finalmente, en 1986, tras la muerte de Jorge Alessandri, asumió la vicepresidencia ejecutiva de la empresa.

A partir de entonces la compañía comenzó no sólo a exportar, sino que amplió la gama productiva al interior del país (Chimolsa comienza a producir envases). También en esa época se traspasa el negocio forestal a una empresa especializada: Forestal Mininco.

Pero Eliodoro hijo no es el único que participa en la empresa. Su hermano Bernardo, ingeniero comercial, fue nombrado director a principios de los 80. Pronto comenzó a adquirir cada vez una mayor presencia en el holding, especialmente en el área financiera. Creador de AFP Summa, en 1981, actualmente además de ser presidente del Banco Bice y de Compañía Industrial El Volcán, es director de Renta Urbana, de la Papelera y de Copec, entre otras cosas.

Poco a poco se ha transformado en el representante del grupo en empresas en las que los Matte no son los controladores, dice una fuente.

La única mujer de los tres hermanos, Patricia - casada con Jorge Gabriel Larraín- se mantiene más alejada del manejo de las compa-ñías del holding. Socióloga de profesión, no sólo ha formado un colegio, sino que además es presidenta de la Sociedad de Instrucción Primaria, entidad sin fines de lucro que cuenta con 17 mil alumnos.

Experta en educación, fue miembro del Comité de Superación de la Pobreza y es consejera del Instituto Libertad y Desarrollo.

Sin embargo, es de la representante femenina de la familia - que además es la mayor de los tres hermanos- de donde comienza a surgir la tercera generación de estos Matte no fundadores en la empresa. Su hijo, Bernardo Larraín Matte
- ingeniero comercial de la UC y postgraduado de la London School of Economics- , ya es ejecutivo de Minera Valparaíso, director de Compañía Industrial El Volcán y de la Compañía Sud Americana de Vapores, entre otras.

Mucho más que sólo empresarios

Pero, en realidad, los Matte son mucho más que hombres dedicados a sus empresas. Su influencia se extiende a los más diversos ámbitos, entre los cuales el área social y la educación tienen un rol preponderante.

Así, además de su trabajo profesional, Eliodoro Matte Larraín es presidente del Centro de Estudios Públicos (CEP), que él mismo fundó en 1984. Además, apoya financieramente el Centro de Investigación Científica que se estableció en Valdivia y es vicepresidente del consejo directivo de la Universidad Finis Terrae, por nombrar sólo algunas de sus actividades.

Su hermano Bernardo trabaja como vicepresidente y tesorero de la Fundación Paz Ciudadana.

Los Matte Larraín participan además en la Fundación Kast y los Legionarios de Cristo.

Esta mezcla de capacidad empresarial, unida a familia tradicional y conservadora, les ha llevado a que sean escuchados en las más altas esferas. Sin embargo, es poco lo que se conoce realmente de ellos, pues una de las características heredadas de su padre es el mantener un muy bajo perfil.

FANÁTICO DEL BRIDGE

Quienes lo conocieron señalan que la personalidad de don Eliodoro Matte Ossa también era especial.

Además de muy simpático, tenía un carisma singular con la gente. Trataba a todos igual. Por eso era muy querido, recuerda Grez.

Ayala, enfatiza que era de una honradez a toda prueba, absolutamente recto. Jamás usó su poder de accionista para colocar a alguien dentro de la empresa. Nunca utilizó su influencia para que la compañía realizara negocios en su favor o para beneficiar a los accionistas mayoritarios por sobre los minoritarios.

Su pasión por el bridge era bien conocida. Tanto, que la única foto que se le conoce es la que tiene su hijo Eliodoro sobre su escritorio, tomada en el Club de Bridge de Santiago.

Claro que era una pasión en la que era experto. De hecho, fue por casi 30 años campeón con el equipo del Club de La Unión y además fue fundador del Club de Bridge Santiago.

En los inviernos se iba a Nueva York, escapando del frío, y allí se entretenía jugando en distintos clubes, rememora Grez.

Lo definen como de bondad extrema, muy amigo de sus amigos - que entre sus dos pasiones (bridge e hípica) tenía muchos- y muy comprensivo con las debilidades humanas. Grez relata que lo único que no soportaba era a las personas falsas, a aquellas que pretendían ser algo que no eran. Y tenía un ojo clínico para descubrirlas.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Bernardo Matte Larraín
Bernardo Matte Larraín
Foto:El Mercurio


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales