WIKÉN

Viernes 9 de Enero de 2004

Música electrónica desde Berlín
Atina, chileno

Éste es el Cartel de Berlín, una conexión donde además caben desde Jorge González hasta Los Jaivas.
David Ponce.

Es el segundo día del año en Maitencillo y una patrulla de viajeros chilenos y alemanes llega a un restaurante playero a recuperar fuerzas a punta de pastel de jaiva, marisco y pescado. Porque han pasado el año nuevo trabajando: son músicos y acaban de hacer bailar a unas tres mil personas en la fiesta más internacional del fin de año, en el hotel del balneario.

El cartel de esa noche ha reunido aquí a Ricardo Villalobos, Dandy Jack, Luciano, Chica Paula, Bucci, Mambotur y Dinky, entre otros. Los mismos que al fin de semana siguiente tocarán en el festival Mutek en Valparaíso. Chilenos o hijos de chilenos, todos están sin embargo de paso: su domicilio habitual es Alemania, donde en el último tiempo han formado un grupo que ya empieza a recibir nombres como la Conexión Chilena o la Mafia Chilena entre la audiencia europea. Es el cartel de Berlín.

Los pioneros: beat del exilio

Entre los consabidos resúmenes musicales de fin de año, el de la respetable revista francesa "Les Inrockuptibles" incluye esta vez algo especial: el refinado disco nuevo de Ricardo Villalobos, "Alcachofa", está entre los mejores de 2003. Por sobre Massive Attack, por ejemplo.

"Vía Berlin, de Chile, con carne, Ricardo Villalobos renueva el house minimalista y rescata a la alcachofa, esa verdura a veces incomprendida", dice la prensa. Y el músico inglés Richie Hawtin, Plastikman para las grandes ligas de la electrónica mundial, lo hace más corto: ha definido el disco como simplemente genial.

Esta tarde no hay alcachofas en el menú, pero Ricardo Villalobos está en la punta de la mesa atacando un mariscal. "(En Alemania) me preguntan todos como locos por qué ese nombre, si tiene una simbología. Pero más que todo es que la alcachofa me encanta", explica. Y tal como desde hace nueve años, pese a una ocupada agenda de DJ en clubes de Londres o Ibiza, Villalobos está pasando el año nuevo en Chile.

"Siempre lo hago, tocando o más en privado. Es una política personal para pasarlo bien con ese grupo de amigos de siempre, con el papá y la mamá", dice. Ricardo Villalobos aprendió a comer alcachofa en Chile, donde nació en 1970 y donde vivió hasta 1973, cuando sus padres se fueron exiliados a Alemania. Creció primero en Frankfurt y luego en un pueblo campestre donde vivió veinte años, y ahora su casa está en Berlín. Para la mayoría él es uno de los músicos electrónicos del año, pero también es un hijo del exilio.

"Para mí fue el mejor año musicalmente, aunque como DJ me está yendo bien hace cinco años", comenta acerca de lo primero. Y sobre lo segundo: "Fue difícil para mis padres y a lo mejor para mí. Cuando uno escucha las historias personales de los amigos de mis padres lógicamente da rabia: es algo que uno sabe, pero que no llevo dentro de mi corazón como herida. Tratas de hacer las cosas mejor, no más".

Villalobos no está solo. Dos hermanos, también chilenos, llegaban al mismo tiempo al mismo país: eran Martín y Paula Schopf, hijos del académico Federico Schopf, también exiliado. Nacidos en 1966 y 1970, hoy Martín es conocido como Dandy Jack y tiene 37 años y su hermana es Chica Paula y tiene 33, ambos activos integrantes de esta escena electrónica, aunque con historias aparte. Dandy Jack pasó la adolescencia con su padre en Alemania y Paula volvió a Chile entre 1977 y 1990 antes de establecerse definitivamente en Berlín.

"Toda la parte importante de su juventud fue en Alemania y la mía en Chile. Mis amigos de la infancia están aquí y Martín tiene más arraigo allá", compara ella: mientras su hermano estudiaba en Berlín, Paula iba al colegio Latinoamericano en Santiago. Pero el vínculo siguió por correo. "Es la historia del hermano grande que le enseña al hermano chico. Me mandaba música electrónica de los '80 que aquí no existía".

Paula recuerda una gran biblioteca en la casa paterna, y de hecho empezó a estudiar filosofía. Pero la música fue más fuerte: tras un largo historial como DJ en Chile y Alemania, el año pasado publicó su primer disco, como Chica and the Folder: "42 mädchen" ("42 niñas"). Y aún más cosmpolita es Lucien Nicolet, quien tiene a su vez el disco "La capricciosa" (2002). En su pasaporte conviven por igual Alemania, donde actúa constantemente como DJ; Suiza, donde nació en 1978, hijo de padre suizo y madre chilena; y Chile, donde vivió entre 1990 y 2000 cuando era conocido como DJ Magi-k entre los primeros pinchadiscos locales. "Cada vez que vuelvo aquí siento que soy más chileno allá que acá", compara.

Curanto en Zürich

El de Dandy Jack es un nombre clave. Ya en 1990 creó en Alemania el dúo Sieg über die Sonne (Victoria sobre el Sol) con el músico Tobías Freund. Y con su hermano, el DJ Adrián, invitó en 1996 a Santiago al prolífico músico alemán Uwe Schmidt, alias Atom Heart, quien se establecería aquí a poco andar.

Y también es clave el cantante de Los Prisioneros. Fue en 1997 cuando Jorge González y Martín Schopf combinaron sus nombres en el dúo Gonzalo Martínez y lanzaron el disco de cumbias y electrónica "Gonzalo Martínez y sus congas pensantes". Un disco que probó ser un adelanto a su tiempo: el propio Atom Heart, con el nuevo alias de Señor Coconut, popularizó luego un estilo similar en Alemania. Y el nombre más reciente en la misma órbita es el de Mambotur.

Mambotur es el dúo entre el chileno Pier Bucci y el venezolano Argenis Brito. Se formó en Santiago en 2001, tocando en La Trova del Parque Forestal y grabando en una casa de la calle Crisantemos, cerca de Tobalaba, un disco llamado "Atina latino" (2002). Hoy ese disco está editado por el sello alemán Multicolor, el dúo gira por Europa y ha tocado en fiestas de nombres como "Cosmic Chile" o "Curanto" en Zurich y Berlín. A su vez, Pier y su hermano Andrés editaron el disco "Bucci" (2002) con otro sello alemán, WMF.

"Cuando Martín trajo a Uwe (Schmidt), el foco del mundo vino un poco a Chile y él influenció a gente como nosotros", dice Pier. "Trajo ene conocimiento y fue una coincidencia de gusto por la música latina. Es una especie de padrino para nosotros", agrega Brito. Aparte, la familia Bucci tiene sus propios antecedentes viajeros. Hijos del italiano Enrico Bucci ­el mentor de la histórica galería de arte contigua al cerro Santa Lucía en los '80­, los hermanos Juan Pablo, de 35 años, Pier, de 33, y Andrés Bucci, de 31, nacieron en Santiago. El primero partió a Alemania en 1990, lo siguió Andrés en 1993 y Pier se ha unido ahora.

"Lo que adquirimos de este padre italiano fue la cosa nómade de viajar, de estar abierto a otros idiomas y a distintas cosas", explica Andrés. Y también tuvo que ver la galería Bucci, donde había por igual exposiciones, conciertos punk de Índice de Desempleo o Fiskales Ad Hok y ocasional represión policial. "Mi papá nos hacía trabajar ahí para incentivarnos el asunto del trabajo. Aparte era un lugar crítico: tiraban bombas, a veces no se podía abrir".

Chile sigue siendo importante para la familia. De hecho la ventana que aparece fotografiada en la tapa de "Atina latino" es la de la pieza de Pier Bucci en esa casa de calle Crisantemos. "Y el grupo se llama Mambotur por los turbus", explica.

Fruta, playa y mulatas: the Chilean Mafia

Fue en el último cumpleaños del propio Pier en Berlín. Ya se había unido a la colonia la última en llegar: Alejandra Iglesias, más conocida como Dinky, productora y DJ nacida en Santiago en 1975 y radicada durante siete años en Nueva York.

"Estaban Luciano, Ricardo, Martín, Chica Paula, llegó Dinky, y en un momento dijimos A ver. Qué está pasando acá. Y en mi cumpleaños llegó a mi departamento la revista 'Groove', nos sacaron unas fotos e hicieron un artículo: le llamaron The Chilean connection".

Ya hay otros nombres acuñados entre la prensa europea para esta troupe. "Le llaman Chilean Mafia, Chilean Posse. Si eres chileno se imaginan colores, fruta, playa, mulatas. Aunque no sea así", sonríe Pier. Y las actividades siguen. Dandy Jack tocará con el propio Jorge González en Mutek este fin de semana. Andrés Bucci presentará "Detalles" (2003), el disco que grabó con la estadounidense Kate Simko para el sello Traum, también alemán. El nuevo single de Mambotur, "Pacheco", tendrá una remezcla del activo grupo mexicano Nortec, en una especie de cumbre norte-sur de electrónica americana. Y el próximo disco del dúo, junto a los músicos alemanes Tobias Freund y Max Loderbauer, es un golpe a la cátedra: diez versiones de temas de Los Jaivas como "Mira niñita" o "Todos juntos" hechas por Mambotur. Será presentado este miércoles 14 en el club La Feria (www.clublaferia.cl).

"Queríamos cubrir salsa, cha cha cha, reggae, toda nuestra música en Latinoamérica. Entonces nos faltaba la música andina. Y la mejor manera para nosotros es hacerlo con Los Jaivas: agarramos lo andino, le sacamos toda la parte Jimi Hendrix y lo combinamos con una cosa más latina", conecta Pier Bucci. Chile sigue en el equipaje del cartel de Berlín.

"Es distinto tocar en casa", distingue. "Es importante emocionalmente", coincide Chica Paula. "Hago una melodía en Chile y una base en otra parte: como todo es móvil hoy uno puede hacer música en todas partes y con la inspiración local", concluye Ricardo Villalobos. Es la tarde del segundo día del año y, caminando con sus compañeros entre los cochayuyos de una playa de pescadores, Villalobos silba una melodía que ha tenido pegada todo el día. Es esa canción llamada "En libertad", de Inti-Illimani, en vivo en Maitencillo. Es la conexión chilena que está en el disco duro.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:Gonzalo López


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales