VIDACTUAL

Sábado 3 de Octubre de 2015

 
El mundo occidental necesita una forma de experimentar sus creencias

Maestro en meditación y referente europeo del diálogo entre Occidente y las filosofías orientales, el italiano Franco Bertossa está en Chile para realizar una conferencia donde enseñará a emprender el camino hacia un despertar interior.  
Felipe Ramos A pesar de que prácticamente se viene bajando del avión que lo trajo desde Italia, el rostro de Franco Bertossa se ve descansado. Siempre sonriente y de voz tranquila y tenue, todo en su cuerpo y en sus movimientos reflejan su condición de maestro espiritual, posición desde la que ha enseñado a meditar desde hace más de 30 años.

Fundador de la Associazione Spazio Interiore e Ambiente (ASIA), institución dedicada a promover la discusión y diálogo entre la cultura y sabidurías entre Occidente y Oriente, y que fuera de Italia tiene una sede en Las Condes, Bertossa se encuentra en Chile para realizar un curso para los miembros de su organización y para impartir una conferencia en el marco de Encuentros El Mercurio el próximo martes 6 de octubre, a las 20:00 horas, en el Teatro Nescafé de las Artes en Providencia.

En dicho evento él mismo adelanta que tratará de guiar a algunas personas del público para que puedan aproximarse a la experiencia del despertar espiritual. "Me gustaría pedirles a unas 10 personas que suban al escenario y trataré de realizar un experimento filosófico para que puedan llegar a su interior a partir de sus propias experiencias. Además el público podrá también preguntar y así podrán descubrir lo que saben y lo que no saben", adelanta Bertossa.

Séptimo Dan en Aikido, practicante de Hatha Yoga, estudioso del la filosofía existencial, la fenomenología, el budismo zen y el cristianismo ortodoxo, entre otras tradiciones, siendo joven vivió su propio despertar espiritual y desde ahí se ha dedicado a transmitir su vivencia y encontrar el lenguaje y los métodos más apropiados para que las personas puedan acceder a esa experiencia.

"Cuando tenía como 20 años me comencé a preguntar cuál es el propósito que tenemos en la vida. Yo desde niño tuve una fuerte enseñanza católica, pero me parecía que no era suficiente. Ahí comencé a leer sobre filosofía oriental y un día me encontré un viejo libro de Hatha Yoga. Mi buena suerte fue conocer a Gérard Blitz (creador del Club Med y yogui), quien fue un profesor especial que a través del yoga solía introducir a las personas en la meditación. Alrededor del mismo tiempo, leí un libro de Ramana Maharshi que me hizo viajar a la India a aprender de sus discípulos. Fue un período de búsqueda interna que me llevó un día, mientras caminaba, a tener un despertar espiritual que cambió por completo mi vida. Aún lloro cuando recuerdo ese momento".

-Usted tenía 26 años cuando tuvo ese despertar, ¿cómo fue esa experiencia?

"Es algo muy simple, pero para eso tuve que pasar tiempos de angustia en donde me solía despertar viendo el techo de mi habitación pensando que mi vida se resumía en ir al colegio, la universidad, el servicio militar, casarme, encontrar un trabajo, jubilar y luego morir. Entonces, cuál es el sentido de todo eso. Yo no lo podía encontrar a pesar de que mi familia era muy religiosa y buena. Para mí no era suficiente y necesitaba algo que pudiese experimentar y no solo creer. De pronto un día pasó y descubrí lo que estaba buscando. Luego de eso he tratado de hacer despertar a otras personas que buscan lo mismo y lo he podido lograr. Ese es mi trabajo".

-Usted ha dicho que la gente no necesita ser asceta o apartarse de su entorno para llevar una vida interior.

"Este no es el momento para los monasterios o la vida de monje. Estamos en el medio de cientos de estímulos así que es muy difícil para cualquiera llevar una vida en permanente retiro espiritual. Creo que debemos encontrar una forma de vivir normalmente teniendo la oportunidad de conseguir la iluminación. Yo comencé la asociación ASIA hace más de 30 años y he visto que es posible que la gente pueda trabajar, tener familia, y a la vez puedan practicar un par de veces a la semana encontrando la luz interna que les cambia la vida por completo. Esa es una forma de descubrir lo que es sagrado".

-Muchos católicos o cristianos no se adentran en la filosofía oriental porque piensan que va contra sus creencias. ¿Es posible ser cristiano y al mismo tiempo seguir una filosofía oriental?

"Hoy en día ese es mi mayor cuestionamiento, pues yo respeto profundamente mi religión de nacimiento, leo usualmente las escrituras y me gusta mucho la figura de Jesús, pero siento que hemos practicado nuestra religión en una forma que en la actualidad no es suficiente. Yo creo que el mundo occidental necesita una forma de experimentar su fe y no solo creerla. Ese fue mi problema. Yo quería sentir, quería ver, estar seguro, y eso me fue concedido. La cristiandad necesita encontrar una nueva forma de experimentar el contenido de su fe".

Franco Bertossa estará dando su conferencia el martes 6 de octubre, a las 20:00 horas, en el Teatro Nescafé de las Artes (Manuel Montt 32, Providencia), y los valores de las entradas son de $8.000 para el público en general y de $6.000 para socios del Club de Lectores "El Mercurio" y miembros de ASIA Santiago, y estas se pueden adquirir en Casas Club (Alto Las Condes, Bandera 331 y Santa María 5542), ASIA Santiago (Latadía 5264), Teatro Nescafé de las Artes y en www.encuentroselmercurio.cl.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales