VIDA CIENCIA TECNOLOGÍA

Viernes 27 de Junio de 2014

Adiós a la barba larga y a los antejos retro:
El estilo hipster ya no está de moda

Su retirada se explica por la masificación de un estilo sin una filosofía que lo sustente. En su lugar aparece el "normcore", una tendencia más apegada a lo simple, a lo común y corriente.  
Tania Herrera Tiene 25 años y se dedica a la publicidad y el diseño. Toto (Héctor Muñoz) es fanático de los tés orgánicos con esencias de frutas, y su principal hobby es salir a caminar y descubrir lugares nuevos en la ciudad. Le encanta decorar su casa con muebles antiguos que compra en el barrio Franklin y la ropa que usa no la adquiere en los malls tradicionales, sino en ferias de ropa usada, como las de calle Bandera.

Toto generalmente se viste con una camisa a cuadrillé, jeans arremangados y zapatos de cuero. Sus anteojos de marco grande, el pañuelo y la barba poblada y descuidada tampoco le pueden faltar.

Aunque parece la descripción de un hipster, él no se reconoce como uno ni se siente parte de un movimiento. En más de una ocasión, gente desconocida le ha pedido una "una foto con el hipster", y en la calle ha recibido burlas y gritos. "Me catalogan tanto, que ya estoy a punto de cortarme el pelo, sacarme la barba y los lentes. Ya tampoco me gusta hablar de lo que hago".

La masificación de esta tendencia y su incorporación a la moda común han provocado que personas como Toto, gente ligada a carreras artísticas y seguidoras de una estética "vintage" no solo traten de pasar inadvertidos, sino que renieguen del término y de todo lo que tiene que ver con él. No se sienten orgullosos de que los etiqueten como uno de ellos.

Así lo explica Chris Sanderson, fundador de una agencia de trend hunting (caza de tendencia), al diario inglés The Guardian: "El hipster murió al momento que lo llamamos un hipster. La palabra ya no tenía el mismo significado".

A Vitami, hiphopera nacional, ex voz de Los Pulentos y Sonido Ácido, también la molestan por parecer hipster. Llega al trabajo en bicicleta, le encanta escuchar vinilos, va a bares pequeños y desconocidos y el hip hop que canta es una mezcla de géneros, al estilo hipster. La cantante rescata la esencia de la tendencia: "Es una búsqueda de lo antiguo, dándole una nueva energía y poniéndolo en un lugar distinto de donde estaba, ya sea de manera musical o visual, en el cine o la literatura".

Sin embargo, Vitami siente que la tendencia se ha caricaturizado y que es más un estilo visual que un movimiento con algún trasfondo. Concuerda Fran Torres, asesora de imagen: "El hipsterismo en Chile es un estilo de vida y de moda en base al consumo, al pertenecer. No tiene un discurso, es algo vacío".

Raúl Zarzuri, sociólogo del Centro de Estudios Socioculturales (CESC), piensa que el hipsterismo no calza con lo que caracteriza a un movimiento cultural, ya que no posee un discurso de crítica social al sistema imperante. "Es más bien un estilo juvenil, una moda o una práctica identitaria del sector medio alto".

El normcore

El decaimiento de esta tendencia es parte de un ciclo. Así lo piensa Paloma Salas (35), productora de modas y cofundadora de la agencia Percha. "Cuando se masifica mucho, cuando se habla demasiado del tema, y el retail lo empieza a agarrar, la gente se aburre, y empieza a desconfiar y a renegar de él".

En su lugar, en las pasarelas de moda y en las revistas de tendencias europeas está apareciendo lo que, en Nueva York, la agencia de tendencias K-Hole bautizó como normcore .

Una moda que, según Fran Torres, busca lo casual, la simpleza, lo común y corriente. "Se usa ropa súper limpia, sin forma. Es como una moda que no aspira a nada, solo a vestirse y a protegerse del frío".

Una tenida usual del nor mcore pueden ser jeans sueltos con zapatillas blancas y poleras lisas. También puede incluir un buzo para hacer ejercicio, y cortaviento para protegerse del frío. Para Paloma, esta moda podría llegar a Chile, pero no con tanta intensidad como la tendencia hipster.

 ¿Cómo son?Son jóvenes de entre 25 y 35 años con carreras creativas como diseño, música y fotografía. En cuanto al estilo de vestir, se puede reconocer a un hipster por usar camisas a cuadrillé abotonadas hasta el cuello, zapatillas o zapatos de cuero, gorros "beanie" o de lana, anteojos de marco de carey grueso y pañuelo.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Paloma Salas y Daniel Pacheco trabajan juntos como productores de moda. Ninguno de los dos se denomina hipster, aunque Paloma reconoce que
Paloma Salas y Daniel Pacheco trabajan juntos como productores de moda. Ninguno de los dos se denomina hipster, aunque Paloma reconoce que "hay cierto denominador común, como la gente con que te juntas o el estilo de música que escuchas".
Foto:LUCIANO RIQUELME


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales