EL SÁBADO

Sábado 8 de Octubre de 2005

Pantalla nerviosa


Mario Fonseca

Cuando en 1965 Sony lanzó el primer sistema de video portátil al mercado, nunca anticipó las repercusiones que éste iba a tener en el mundo de las artes visuales. Su evolución al sistema U-matic y luego al Beta, seguido por el sistema VHS de la competencia, lo convirtió en un medio expresivo que generó su propio lenguaje, cuyos atributos y defectos fascinaron por igual a creadores provenientes de universos tan diversos como la música, el happening o la pintura y el grabado. Las vanguardias de los '70, entonces bastante más radicales que las de hoy, tomaron al video como una herramienta subversiva cuyo principal atractivo era que se las había facilitado el propio sistema que pretendían cuestionar, simbolizado por el televisor omnipresente, y desarrollaron obras cuya duración iba desde unos pocos segundos hasta largas horas, ocupando una vasta gama de formatos y recursos visuales, escenarios reales, prefabricados o extraídos de otras cintas, y protagonistas espontáneos o de cuidada actuación. La versatilidad original no ha parado de incrementarse en el tiempo, a la par con la tecnología, y así el videoarte ha mantenido su vigencia por más de tres décadas. El Centro Cultural Matucana 100 presenta hasta fines de mes una selección de obras que dan cuenta de este transcurso.

Junto al coreano Nam Jun Paik y el norteamericano Bill Viola, el chileno Juan Downey (1940-1993) fue uno de los primeros artistas en desarrollar una obra original y consistente en video, en la cual confronta las diversas realidades que supone o constata el hombre contemporáneo en su deambular caótico, ocupando para ello los reflejos de espejos, una fuga de Bach o la etnia Yanomami del norte amazónico. La muestra permite ver seis de sus emblemáticos videos, así como varios trabajos de Lotty Rosenfeld (1943), otra artista chilena que ocupa este medio desde hace más de 25 años. Junto a ellos y algunos chilenos más, que incluyen a la novel Valeria Zalaquett (1971), la exposición de Matucana 100 permite ver obras de diversos artistas internacionales, con una importante presencia suiza y francesa, además de inglesa y norteamericana. La oportunidad de sentarse cualquier día de martes a domingo ofrece conocer la evolución de esta disciplina artística autónoma a la vez que los distintos tratamientos que la caracterizan hoy, donde sin embargo se cruzan a veces lenguajes más propios de la animación o del documental convencional.

Entre las piezas más destacadas se puede ver un video de la suiza Pipilotti Rist (1962), quien en un trabajo realizado en 1986 para obtener su título universitario despliega todos los recursos disponibles entonces en un argumento cargado de alusiones feministas, a partir del propósito histérico de cantar hasta el agotamiento la línea "I'm not the girl who misses much (no soy la chica que pierde mucho)", de una canción de John Lennon. La otra obra notable en esta muestra, con un cariz taxativo de la alienación contemporánea, es un video de 2001 del taiwanés Tsui Kuang-yu (1974), quien insiste sucesivamente en golpearse contra objetos urbanos o ser golpeado por objetos cotidianos, perseverante e inmutable como cualquier integrado o resignado, da lo mismo.

Parrilla Video Arte

Centro Cultural Matucana 100

Dónde: Matucana 100, Estación Central

Abierto: hasta el 29 de octubre


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Escena de video de Pipilotti Rist.
Escena de video de Pipilotti Rist.
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales