REPORTAJES

Domingo 24 de Octubre de 2004

IGNACIO WALKER:
Pretender cambiar los tratados es irreal

Con lenguaje diplomático pero contundente, el ministro de Relaciones Exterioresenfrenta la avalancha boliviana: "No es nuestra intención, no está en nuestraagenda, no tenemos la voluntad ni menos la decisión de revisar el Tratado de1904 ni de suscribir uno nuevo que lo sustituya". Con igual fuerza se refiere alproblema gasífero con Argentina y al limítrofe con Perú.

RAQUEL CORREA

Después de dos semanas de jurar en el gabinete, recién pudo sentarse en su despacho. Porque la vida se le transformó en un torbellino a Ignacio Walker desde ese día en que se aprontaba a asumir la embajada en Italia y Lagos lo llamó para decirle que lo quería en Santiago. Relata:

-Me encontraba en la residencia de la embajada en Roma con la Cecilia. Ella estaba entrevistando a una cocinera mexicana que nos iba a atender allá. En eso el mozo, don Carlos, fue a decirme que me llamaba el Presidente. Era el miércoles 29. "¿Cómo estás?", me preguntó. "Estupendo, Presidente -le dije-. El viernes 1 asumo mis funciones y conseguí presentar credenciales para el martes 5 en la mañana, lo que me permitirá recibir a la canciller Alvear el martes en la tarde", porque ella llegaba en visita oficial. Me dijo que haría cambios en el gabinete. Le escuché con mucha atención y de repente me dice "y quiero pedirte que me acompañes como canciller". Le dije: "Presidente, ¿me permite sentarme?" Y me agregó: "Te quiero ver el viernes en la mañana con terno oscuro aquí, en La Moneda, para el juramento".

Ese mismo día habían inscrito a su hijo Ignacio en Cinecittá y visto el colegio al que iría Benjamín. Sin pensarlo dos veces, volvió a hacer las maletas recién abiertas. Por suerte, el contenedor con los muebles aún no partía de Chile y no habían cerrado la casa santiaguina.

Simpático y extremadamente sencillo, vivió desde dentro el drama que revive la cinta "Machuca". Claro que Walker, con sus abolengos, su metro 83 y 76 kilos de peso, sería más bien Infante. Miembro de una dinastía de políticos, su abuelo Horacio Walker ocupó este mismo cargo hace 52 años. Él lo recuerda como un gran maestro e inspirador.

-Y cuando lo llamó Lagos, ni se acordó del artículo sobre Kirchner y la Argentina que había publicado en mayo.

-Pero, imagínese, cuando me llamó ¿iba a estar pensando en los artículos que he escrito en mi vida? Sólo en "El Mercurio" publiqué 36 columnas en un año y medio. ¡No se me pasó por la mente! Pero quiero ser evaluado por mi gestión como canciller, no por lo que haya escrito.

-Si se hubiera acordado, ¿se lo habría representado a Lagos?

-Obvio.

-¿Cómo es posible que el Gobierno no maneje información al nombrar a alguien en un puesto tan importante y delicado como éste?

-Si el Presidente tuviera que pedir lo que ha escrito y dicho cada potencial ministro, tendría que declarar vacante el gabinete.

-Eso ha sido visto como falta de prolijidad, una muestra de improvisación en el cambio de gabinete...

-Aspiro a legitimidad de resultados. En los hechos demostraremos que esta es una buena designación. Yo estaré a la altura del cargo.

-¿Qué derecho tiene un país de objetar la nominación de un ministro?

-Ninguno. El agreement se pide sólo para los embajadores.

-Si es así, ¿por qué su seguidilla de peticiones de disculpas?

-No. Una sola. Se lo dije al canciller Bielsa y se lo reiteré a "La Tercera".

Me nació decir "si alguien se ha sentido ofendido, le ofrezco mis sinceras disculpas".

-Pero en "Clarín" de Buenos Aires repitió las excusas...

-En "Clarín", tres días después, me remití a lo que ya había dicho. El valor de esa frase es que la dije una sola vez. Si la hubiera repetido, habría sido una consigna.

-¿Qué hará si en el próximo encuentro Kirchner no lo saluda?

-Creo que nos daremos la mano como un canciller y un Jefe de Estado de dos países amigos, vecinos y hermanos.

La realidad vecinal

-¿Qué problema internacional le quita el sueño, ministro?

-Ninguno, pero lo prioritario es la realidad vecinal. Específicamente, la coyuntura que estamos viviendo con Bolivia.

-¿La avalancha de problemas con países de la región se debe a que Chile se dedicó demasiado a acuerdos comerciales?

-Cuando tenemos la oportunidad de cerrar tratados de libre comercio y cooperación con Europa, Estados Unidos, Canadá, Corea del Sur, no la vamos a desperdiciar. Pero ¡nunca hemos abandonado la política regional! Nunca habíamos logrado un avance tan sustantivo a lo largo del último siglo en las relaciones con Argentina y Perú. Desafío a que me demuestren lo contrario.

-¿Se refiere a la solución de problemas limítrofes?

-A los 24 problemas limítrofes que resolvimos con Argentina y a la ejecución del Tratado de 1929 con Perú, que resolvimos en 1999. No tenemos ¡ningún problema fronterizo pendiente con Argentina ni con Perú, ni con Bolivia!

-¿Trata de decir que el conflicto con Argentina está superado?

-¡Absolutamente superado! El ministro Fernández, el ministro de Defensa y el canciller argentino han dicho lo mismo. Seguiremos avanzando en la rica agenda que tenemos. Y nunca se interrumpió esa relación. Sigue funcionando el grupo ad-hoc binacional para el tema energético. Tuvimos los ejercicios en el campo de la defensa, tenemos el tratado minero con dos proyectos implementándose; tenemos complementación en infraestructura, energía, los pasos fronterizos.

-Bielsa le regaló dos libros sobre Perón. Después de leerlos, ¿sigue pensando que el peronismo y el justicialismo tienen "rasgos autoritarios, corporativos y fascistoides"?

-No. Yo ¡nunca he dicho eso! -replica molesto-. Que relean ese artículo. Comienza con una cita de Alejandro Magnet del libro "Nuestros vecinos argentinos", de 1953. Ahí él define los rasgos "corporativos, autoritarios y fascistoides" del peronismo. No son mis palabras: es lo único que diré al respecto. Obviamente el peronismo de hoy es distinto del de ayer, pero no haré más comentarios sobre ese artículo. No fueron mis palabras. Eso lo aclaramos, ¿okay?

-¿El Gobierno debiera propiciar la extradición de Menem como pide la justicia argentina?

-No. Aquí tienen que actuar los Tribunales de Justicia.

-Pero el Gobierno le sigue renovando el permiso de residencia...

-Ah, bueno, porque este es un gobierno hospitalario.

-¿No cree que a Argentina le gustaría que lo deportaran?

-No es un problema de gustos. Hay que atenerse a la ley y el Gobierno no tiene opinión, por principio, en materia de extradición.

-¿Qué sanción tuvo Argentina por violar el protocolo gasífero?

-Ninguna. La reacción habida en Chile se debe a que hay tratados, acuerdos y contratos de por medio y esos acuerdos se incumplieron.

-O sea, a Chile lo atropellan y se queda mudo...

-Nosotros buscamos solución a los problemas por vía diplomática. Constituimos este grupo ad-hoc y ya hemos tenido ocho reuniones. Desde junio en adelante están seminormalizadas esas relaciones y, por supuesto, queremos ver el escenario del 2005. ¡Chile siempre va a abogar por hacer cumplir tratados, acuerdos y contratos suscritos pública o privadamente!

-Nosotros -continúa con firmeza- somos gente de paz. Y el apego irrestricto de Chile al Derecho nos ha hecho ganar un aprecio internacional. La política nuestra ¡siempre! ha sido de solución pacífica de controversias, respetar los tratados y buscar acuerdos. De ahí nuestra protesta respetuosa ante el gobierno argentino, porque había un tratado y un contrato privado. Negociar, firmar un contrato con Chile es garantía suficiente. Ahí está nuestra respetabilidad, nuestro prestigio.

¿Y con Bolivia?

-En el centenario del Tratado de Paz y Amistad con Bolivia, ¿diría, como el Presidente Mesa, que "hay paz pero no amistad"?

-Con Bolivia hay paz y amistad, pero aspiramos a que la amistad sea recíproca. Eso hay que ganárselo todos los días. Es un tema histórico que no vamos a resolver de la noche a la mañana.

-¿Bajo qué condiciones se pueden revisar o reformular los tratados internacionales?

-No es nuestra intención, no está en nuestra agenda, no tenemos la voluntad ni menos la decisión de revisar el Tratado de 1904 ni de suscribir uno nuevo que lo sustituya. Ese tratado fue suscrito por un Presidente boliviano que hizo de éste el motivo central de su campaña, y que fue reelecto después. Fue libremente consentido por las partes, 20 años después de terminada la Guerra del Pacífico. La garantía que establece libre tránsito para Bolivia ha sido cumplida invariablemente por Chile. Construimos el ferrocarril de Arica a La Paz, el oleoducto de 1955; estuvimos dispuestos a construir un gasoducto. Hemos dado todas las garantías que contempla el tratado y todos los acuerdos posteriores

-Teniendo cinco mil kilómetros de costa, ¿por qué no darle un pedazo a Bolivia?

-Por razones históricas. Las guerras, desgraciadamente, definen muchas situaciones de conflicto. Y eso da lugar a tratados. Tenemos el Tratado de 1904 con Bolivia, de 1929 con Perú y el de 1881 y 1994 de Paz y Amistad con Argentina. Así se resuelven civilizadamente los conflictos entre los países.

-¿Qué le parece "gas por mar"?

-Una consigna. La intangibilidad de los tratados no es una consigna.

-Entonces, ¿pretender cambiarlos es poco serio?

-Es irreal. Hemos propuesto otro camino: avanzar con integración física, de infraestructura, energética, suscribir acuerdos comerciales como los que tenemos hoy con Bolivia y Perú.

-¿No piensa que la extrema pobreza de gran parte de la población boliviana se debe al enclaustramiento?

-Se debe, fundamentalmente, a las políticas internas de Bolivia.

-Entonces, ¿culpa de Bolivia?

-No es un problema de culpas, pero cada país es responsable de sus políticas económicas y sociales. Desgraciadamente las relaciones con Chile se han convertido, desde hace mucho tiempo, en un tema de política interna de Bolivia.

En los cuatro años del Presidente Lagos, ha tenido como interlocutores a los presidentes Banzer, Quiroga, Sánchez de Lozada y Mesa. Cuatro, en cuatro años.

-¿Qué demuestra eso, según el doctor en ciencia política...?

-No voy a responder como doctor en ciencia política. Estoy aquí para colaborar con el Presidente Lagos en su política exterior, no para dar mis opiniones académicas o de politólogo.

-¿De qué depende que se restablezcan plenamente las relaciones diplomáticas?

-Depende exclusivamente de Bolivia. El Presidente lo ha dicho: Chile está preparado para avanzar en las plenas relaciones diplomáticas aquí y ahora.

-¿Bolivia es importante para Chile?

-Bolivia es ¡muy importante para Chile! De lo contrario no se explicarían los tremendos esfuerzos que ha hecho Chile históricamente.

-En el pasado se contempló darle salida soberana al mar.

-Chile intentó una vía de salida al mar, con cesión territorial, con González Videla y Pinochet, pero la política internacional de Chile se basa en la intangibilidad de los tratados. En ambos casos no fue posible, ya sea por la situación interna de Bolivia o porque se opuso Perú en virtud del Tratado de 1929.

-¿Cómo enfrentará Chile la privatización del puerto de Arica?

-¡No se ha privatizado! Sigue siendo del Estado de Chile. Se dio en concesión a un consorcio privado por 20 años, contemplando todos los tratados y acuerdos suscritos por Chile.

-¿Y en cuanto a la reivindicación limítrofe de Perú?

-Cuando en julio llegó la nota formal de Perú haciendo ver que no reconoce la frontera marítima en el paralelo, para nosotros fue una sorpresa porque, en 1952 y en 1954, suscribimos sendos acuerdos con característica de tratado internacional sobre la materia. Porque en 1968 y 69 por parte de ambos países se reconoció lo mismo. Porque la comunidad Pacífico Sur -Colombia, Ecuador, Perú y Chile- invariablemente ha tenido una postura semejante al respecto.

-Perú dijo que acudirá al Tribunal de La Haya.

-No tenemos ¡absolutamente ninguna duda! de que, ante cualquier órgano jurisdiccional del mundo, vamos a ganar esa causa. Nuestros argumentos son irredargüibles. Mientras la vía sea institucional, no hay problema. En algunos casos podrá ser negociación diplomática; en otros, jurisdiccional. Para los dos casos estamos perfectamente preparados. Y, sin ninguna duda, está claro que el límite norte de Chile con el Perú está dado por el paralelo que parte de nuestro límite territorial.

IDENTIDAD

Ignacio Walker Prieto, 48 años, casado con la cantante Cecilia Echenique, tres hijos.

Estudios: Saint Georges College (1962-73). Derecho U. de Chile.

Profesión: Abogado. Licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales. Doctor en Ciencia Política, U. de Princeton con mención en Relaciones Internacionales.

Filiación política: Democratacristiano.

Trayectoria: Abogado Vicaría de la Solidaridad. Investigador asociado Cieplan. Profesor Magíster en Ciencia Política U. Católica y U. de Chile. Visiting Fellow U. de Notre Dame. Director Relaciones Políticas e Institucionales Ministerio Secretaría General de la Presidencia. Diputado (94-98-2002). Director Instituto de Estudios Políticos U. Andrés Bello. Director Ejecutivo de Cieplan. Libros publicados: "Socialismo y Democracia", "Familia y Divorcio", "El futuro de la

Democracia Cristiana". Cargo actual: Ministro de Relaciones Exteriores (desde octubre 2004).


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
"No tenemos iningún problema fronterizo o de límites pendiente con Argentina ni con Perú ni con Bolivia!".
Foto:Héctor Yáñez


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales