VIDA CIENCIA TECNOLOGÍA

Viernes 3 de Diciembre de 2010

Esperada conferencia de la NASA:
Bacterias capaces de vivir en arsénico redefinen la forma de entender la vida

El descubrimiento, sin embargo, no dejó contentos a quienes esperaban que se revelaran los misterios de la vida extraterrestre.  
AMALIA TORRES y ALEXIS IBARRA Incluso horas antes de la anunciada conferencia, "NASA" ya era la palabra más popular en Twitter.

Todos especulaban sobre el gran descubrimiento que daría a conocer la agencia espacial, luego que hace dos días avisara que haría público un "hallazgo en astrobiología que impactará la búsqueda de evidencia de vida extraterrestre".

Ayer, a las 16 horas de Chile, investigadores de la Universidad del Estado de Arizona, en conjunto con expertos de la NASA, anunciaron el descubrimiento de "una nueva forma de vida" en el lago Mono (California).

Dicho lago es rico en arsénico y carente de fósforo, uno de los seis elementos que hasta ahora se pensaba eran imprescindibles para la vida (junto con el carbono, hidrógeno, nitrógeno, oxígeno y azufre). El arsénico, por su parte, era considerado letal para la vida tal como se le conocía hasta hoy.

Sin embargo, los científicos encontraron en el lago Mono organismos capaces de vivir y crecer en estas condiciones.

En la conferencia televisada de la NASA, la joven investigadora Felisa Wolfe-Simon, quien realizó el estudio, reconoce que este descubrimiento "permite pensar sobre qué más es posible... por eso, este descubrimiento no es sobre el arsénico del lago Mono, es sobre pensar la vida desde otro punto de vista".

El estudio, que fue publicado ayer en la revista Science, surgió al verse que el arsénico tenía características similares al fòsforo; incluso, podría reemplazarlo.

Así, en el laboratorio aislaron microbios del lago Mono y los alimentaron con una dieta rica en arsénico y muy pobre en fósforo. Los microbios crecieron sin problemas. "Si algo acá en la Tierra puede hacer algo tan inesperado, ¿qué más puede hacer la vida que no hayamos visto todavía? Ahora es el momento de investigarlo", dijo Wolfe-Simon.

Entusiasmo moderado

Eso sí, no todos estaban tan entusiasmados como los investigadores de la NASA.

Armando Azúa, del Departamento de Genética Molecular y Microbiología de la Universidad Católica, explica que luego de ver la conferencia de los científicos quedó "un poco decepcionado".

Sin embargo, admite, este descubrimiento sigue siendo relevante. "Si el arsénico se encuentra reemplazando al fósforo en biomoléculas tan importantes como el ADN, una pregunta que surge es qué nuevas propiedades podrían tener estas moléculas. Esto también abre la pregunta respecto de qué cambios fundamentales podrían haber ocurrido en otros microorganismos aún no descubiertos", agrega Azúa.

Por su parte, el prestigioso científico mexicano y ex presidente de la Sociedad Internacional de Estudios del Origen de la Vida, Antonio Lazcano, señaló a "El Mercurio" que este experimento "nos habla de la enorme plasticidad de la vida, pero no quiere decir que sean formas de vida extrañas, sino adaptaciones muy distintas que se dan en la naturaleza, y que representan un extraordinario significado desde el punto de vista biológico y químico".

"¿Qué le diría a todas las personas que tenían altas expectativas de tener noticias sobre seres extraterrestres?", preguntó un periodista al finalizar la conferencia de la NASA. La respuesta fue clara: "Con los datos de esta investigación quizás ahora sí podamos encontrar a ET, porque ya sabemos cómo buscar", respondieron los expertos.

En Twitter tampoco todos se mostraban tan contentos: "Recapitulando: esta bacteria no debería existir, pero existe. Nada mal, pero tampoco nada espectacular", dicen desde el blog tecnológico de France24.

Otro twittero agrega: "Acabo de ver la conferencia de la NASA, y en resumen, encontraron una mucosidad en un lago cochino". Y hay decenas que repiten: "Nueva vida en la Tierra es capaz de alimentarse con arsénico. Mientras tanto, la antigua vida todavía sigue comiendo MacDonalds. Microbios 1, humanos 0".

Nuestro descubrimiento nos recuerda que la vida, tal como la conocemos, puede ser mucho más flexible de lo que generalmente asumimos o podemos imaginar".FELISA WOLFE-SIMON AUTORA DE LA INVESTIGACIÒN

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
El lago Mono, en California, es un lugar rico en arsénico y pobre en fósforo. Aquí los científicos descubrieron una bacteria (foto de abajo) capaz de crecer en condiciones consideradas hasta ahora adversas.
El lago Mono, en California, es un lugar rico en arsénico y pobre en fósforo. Aquí los científicos descubrieron una bacteria (foto de abajo) capaz de crecer en condiciones consideradas hasta ahora adversas.
Foto:HENRY BORTMANN/SCIENCE


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales