CULTURA Y ESPECTÁCULOS

Domingo 5 de Diciembre de 1999

¿Qué Se Perdió con la Muerte del Canal 2?

La pregunta del título tiene una respuesta fácil y rápida: nada. Pero sería una respuesta demasiado simplista y en parte injusta. Porque pese a que Canal 2 vivió en agonía desde el día de su nacimiento, el 16 de agosto de 1995, en sus poco más de cuatro años de historia supo hacer aportes que la crónica audiovisual chilena deberá considerar. Claro que eso no debe esconder la realidad: nunca fue un proyecto televisivo viable en nuestro país.

En la memoria quedan unos pocos hitos: "Gato por liebre", "Plan Zeta", "El factor humano", "Maldita sea", "Caleta de pecadores" y, particularmente, "Plaza Italia". Todos ellos tuvieron algún aporte singular, que sirvió para que en el tiempo se mantuviera la esperanza de que como propuesta general el Canal 2 (nacido como Rock & Pop) tuviera posibilidades de sobrevivencia. Pero en la pantalla el talento surgía como chispas esporádicas; nunca alcanzó para hacer brotar un fuego de verdad.

El problema tuvo distintas manifestaciones, pero siempre el mismo origen: la imposibilidad de ofrecer un producto televisivo capaz de apelar tanto a la audiencia específica que abordaron en un principio (los jóvenes) como al público general al que apuntaron después.

La estación ofrecía algunos instantes geniales, que el público podía recoger como haciendo una excepción en sus hábitos consolidados de consumo. Más allá de poner a nuestro alcance esas delicias, Canal 2 no supo elaborar un producto que renovara las costumbres y marcara nuevos hábitos. El único caso en que se logró en parte ese objetivo fue "Maldita sea" en su horario dominical. Entregaba una buena alternativa a los últimos trasnochadores del fin de semana que ya habían visto (en el cine o en video) o que nunca se interesaron por las películas del estilo "grandes eventos".

Durante los últimos cuatro años el televidente chileno ha evolucionado en una dirección distinta a la que Canal 2 le ofrecía. El público ve telenovelas, deportes, programas en vivo con alto nivel de producción, noticiarios y programas de reportajes bien elaborados. Y ese público incluye, naturalmente, a esos jóvenes que primero Rock & Pop y después Canal 2 querían conquistar. Pero lo querían hacer sin renunciar a una especie de vocación auto-determinada que los obligó siempre a "ser distintos".

El problema no es del televidente, como ahora algunas de las celebridades de la estación quieren hacer creer. "El país no probó nuestra propuesta", sugirió uno. Eso es falso: el país la probó y simplemente no le gustó. En estos lamentos de la hora final hay una enorme injusticia. Tuvieron cuatro años y medio para demostrar que su visión alternativa podía funcionar. Pero no funcionó. Porque lo alternativo es intrínsecamente incompatible con la televisión comercial: se funda en su carácter marginal, y cuando deja de tenerlo ya no es alternativo, sino que se ha metido en la corriente principal. Es la misma queja que tienen tantos artistas: "En este país no se da espacio a la diferencia". Y se olvidan de que la diferencia es tal por el hecho de estar marginada y oculta.

Lo que de verdad se pierde con la muerte de Canal 2 es la inocencia. La televisión no es un espacio "financiado por Moya" que deba darle cabida a todas las expresiones culturales. Por naturaleza apela a la masa, y la masa está harto lejos de la ironía fina y del sarcasmo levanta-polvo. Eso no significa que sólo esté cerca de Cecilia Bolocco o Gonzalo Cáceres. El público general demuestra capacidad de distinción entre una buena y una mala teleserie, y sabe premiar un programa de reportajes cuando esté hecho con excelencia.

En la televisión chilena hay espacio para la calidad. Lo que no hay es espacio para los experimentos poco profesionales. Lo que no hay es espacio para esa soberbia de pensar que porque me siento genial y mis amigos me dicen que soy genial debo tener éxito.
Paulo Ramírez




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales