REPORTAJES

Domingo 13 de Noviembre de 2011

Joe Frazier, que falleció esta semana, y Muhammad Ali pelearon tres veces:
La historia de la rivalidad más famosa del boxeo

Mientras Ali era alto, ingenioso, culto y popular, Frazier era bajo, robusto, salido de la clase obrera y de pocas palabras. Entre burlas e insultos derrotó a Ali en su primer encuentro y perdió los dos siguientes, en una rivalidad que muchas veces salió del ring y que solo se aplacó con la vejez y las enfermedades de ambos.  
RICHARD GOLDSTEIN The New York Times Conocido como Smokin'Joe, Frazier se aproximaba a sus contendores en el ring con un ataque agazapado, implacable -su cabeza baja y siempre en movimiento, sus hombros anchos, fuertes encorvados- mientras los abrumaba con una serie de puñetazos cortos fulminantes y golpes al cuerpo aplastantes, preparándolos para su devastador gancho de izquierda.

Un boxeador agresivo que resistía golpes repetidos a la cabeza mientras él castigaba. Frazier demostró ser una figura formidable. Pero su carrera fue definida por su rivalidad con Ali, quien lo ridiculizaba como un hombre negro disfrazado de una Gran Esperanza Blanca. Frazier lo detestaba.

Ali versus Frazier era un estudio en contrastes. Ali: alto y buenmozo, vivo e ingenioso aficionado a recitar poesía, una figura atractiva que provocaba comentarios aduladores y de rechazo por igual, lo primero por su destreza y personalidad avasalladora, lo segundo por sus puntos de vista contrarios a la guerra y la adopción del islam por parte del Poder Negro. Frazier: un hombre robusto de pocas palabras con una imagen de clase obrera y un rostro ceñudo que en diversas formas podría estar en igual pie con su rival sólo en el ring.

Ali proclamaba, "Yo soy el más grande" y se jactaba de cómo podía "flotar como una mariposa, picar como una abeja". Frazier no tenía ninguna inclinación por las bravatas oratorias. "El trabajo es el único significado que he conocido", declaró a Playboy en 1973.

Las batallas Ali-Frazier se desarrollaron en una época en que el campeón de boxeo de peso pesado era muchísimo más famoso que lo que es hoy, una figura que pudo ser por sí sola el centro de la atención pública durante una década antes que surgiera una infinidad de organismos de boxeo, lo que hacía difícil para el fan promedio saber quién tenía cuál título.

A la rivalidad también se le dio un aspecto político y social. Muchos veían las peleas Ali-Frazier como una instantánea de las luchas de la década de 1960. Ali, un adherente de la Nación del Islam que había cambiado su nombre de Cassius Clay, llegó a representar una creciente ira negra en Estados Unidos y una oposición a la Guerra de Vietnam. Frazier no expresaba puntos de vista políticos, pero lo describían, sin embargo, para su sorpresa, como el favorito de la clase dirigente. Ali lo calificaba de ignorante, lo comparaba con un gorila y decía que sus partidarios negros eran "Tíos Tom".

Frazier, escribió Norman Mailer, era "dos veces más negro que Clay y la mitad de buenmozo", con el "rostro tosco habitual de un hombre que había trabajado duro toda su vida".

Nunca podría igualar el carisma de Ali o su talento para la cita provocadora. Él era fundamentalmente un hombre dedicado a un oficio brutal, dispuesto a entregar innumerables horas a su espartana rutina de entrenamiento y a resistir el daño severo a su cuerpo al interior del ring.

La sorpresa del Madison Square Garden

Billy Joe Frazier nació el 12 de enero de 1944 en Laurel Bay, Carolina del Sur; fue el menor de 12 hermanos. Su padre Rubin y su madre Dolly trabajaban en los campos, y el niño al que llamaban Billy Boy abandonó la escuela a los 13 años. Él soñaba con ser campeón de boxeo, sus primeros puñetazos se los daba a sacos de arpillera que rellenaba con musgo y hojas, y pretendía que se los daba a Joe Louis o Ezzard Charles o Archie Moore.

A los 15 años, se fue a Nueva York a vivir con un hermano. Un año más tarde se trasladó a Filadelfia, donde consiguió un empleo en un matadero. A veces golpeaba la carne de vacuno, la que utilizaba como 'punching bag', para entrenar, el tipo de escena a la que recurrió Sylvester Stallone en el filme "Rocky", aunque el actor contó que se basó en la vida del boxeador de peso pesado Chuck Wepner para desarrollar el personaje de Rocky.

Yank Durham, su primer entrenador, descubrió a Frazier mientras boxeaba para bajar de peso en un gimnasio de la Liga Atlética de la Policía en Filadelfia. Bajo la guía de Durham, Frazier se adjudicó un campeonato de los Guantes de Oro y ganó la medalla de oro de peso pesado en los Juegos Olímpicos de Tokio en 1964.

Se volvió profesional en agosto de 1965, con el respaldo financiero de empresarios que se autodenominaban Cloverlay Group (por cloverleaf (trébol), para la buena suerte, y overlay , un término en las apuestas que significa buenas probabilidades). Él ganó sus primeros 11 combates por knockout . En el invierno (en el hemisferio norte) de 1968, su registro era de 21-0.

Un año antes del debut como profesional de Frazier, Cassius Clay ganó el campeonato de peso pesado en una enorme e inesperada derrota de Sonny Liston. Poco después, su rumoreada membresía en la Nación del Islam se confirmó y pasó a llamarse Muhammad Ali. En abril de 1967, al haber proclamado, "Yo no tengo nada contra los del Vietcong", Ali se negó a enlistarse al sostener el estatus de objetor de conciencia. Las comisiones de boxeo lo despojaron de su título y fue condenado por evadir el servicio militar.

Se llevó a cabo un torneo de eliminación de ocho hombres para determinar al campeón de la Asociación Mundial de Boxeo (WBA) con el fin de reemplazar a Ali. Frazier se negó a participar cuando sus patrocinadores financieros objetaron los términos del contrato para el torneo, y Jimmy Ellis se ciñó la corona.

Sin embargo, en marzo de 1968, Frazier ganó la versión del título de peso pesado reconocida por Nueva York y otros estados, al derrotar a Buster Mathis con un knockout técnico al 11º round. Logró el título de la WBA en febrero de 1970, al derrotar a Ellis, quien no se presentó al 5º round.

A mediados de 1970, Ali ganó una batalla judicial para recuperar su licencia de boxeo, luego noqueó a los contendores Jerry Quarry y Oscar Bonavena. Las condiciones estaban dadas para un enfrentamiento Ali-Frazier, un combate de figuras que no habían conocido la derrota, el 8 de marzo de 1971 en el Madison Square Garden.

Cada hombre tenía asegurado US$ 2,5 millones, la mayor suma jamás pagada. Frank Sinatra estaba en el ring tomando fotos para la revista Life. El ex campeón de peso pesado Joe Louis recibió una tremenda ovación. Hubert H. Humphrey, de vuelta en el Senado después de servir como Vicepresidente, estaba sentado dos hileras más adelante de la activista política irlandesa Bernadette Devlin, quien gritaba, "Ali, Ali", con su puño izquierdo en alto. Alrededor de 300 millones de personas lo vieron por televisión en todo el mundo y una taquilla de US$ 1,35 millones estableció un récord para un combate de boxeo bajo techo.

Frazier, de 1,78 de altura y 102,5 kilos, era inferior a Ali en altura y en alcance pero estaba favorito 6 a 5 en las apuestas. Exactamente antes que los boxeadores recibieran las instrucciones del referee, Ali, exhibiendo su antigua arrogancia, tocó dos veces los hombros de Frazier mientras éste daba vueltas por el ring. Él simplemente lo miraba con ira.

Frazier cansó a Ali con golpes al cuerpo mientras se movía bajo los golpes de Ali. En el 15º round, Frazier lanzó su famoso gancho izquierdo, que alcanzó a Ali en la mandíbula y lo botó al suelo hasta la cuenta de cuatro, sólo la tercera vez que Ali había sido derribado. Ali se mantuvo firme, pero Frazier ganó por decisión unánime.

Y declaró, "Siempre supe quién era el campeón".

Para Frazier, 1971 fue verdaderamente exitoso. Compró una propiedad de un poco más de 147 hectáreas llamada Brewton Plantation cerca de su hogar de infancia y se convirtió en el primer negro desde la Reconstrucción en dirigirse ante la Legislatura de Carolina del Sur.

La revancha de Manila

Se enfrentó nuevamente a Ali en una pelea que no era por el título en el Madison Square Garden el 28 de enero de 1974. Frazier se quejó que Ali se mantenía en el forcejeo, pero éste logró ventaja con una ráfaga de golpes y ganó por decisión unánime en el 12º round.

Ali recuperó el título de peso pesado en octubre de 1974 al noquear a Foreman en Kinshasa, Zaire; la famosa Rumble in the Jungle (pelea en la selva). Frazier luego noqueó a Quarry y Ellis y fijó su tercer combate, y segunda pelea por el título, con Ali: el thriller en Manila, el 1 de octubre de 1975.

En la que llegó a ser la batalla más brutal, la pelea se llevó a cabo en el Coliseo de Filipinas en la ciudad de Quezon, en las afueras de la capital, Manila.

Ali, favorito en las apuestas casi 2 a 1 en Estados Unidos, ganó los primeros rounds, puesto que en gran medida permaneció con los pies firmes en el suelo en lugar de su familiar estilo dancístico. Antes del 3er. round le tiró besos al Presidente Ferdinand Marcos y a su esposa, Imelda, entre el público que alcanzó las 25 mil personas.

Sin embargo, en el 4º round, el ritmo de Ali se volvió más lento mientras que Frazier empezó a cobrar impulso. Los cantos de "Frazier, Frazier" llenaban el lugar para el 5º round y el público parecía estar a su favor a medida que se desarrollaba el combate, lo que marcaba una diferencia puesto que Ali disfrutaba generalmente de los aplausos de los admiradores.

Frazier tomó el control en los rounds intermedios. Luego Ali se recuperó del cansancio de piernas y lanzó una ráfaga de golpes al rostro de Frazier en el 12º round. Lo golpeó en la boca en 13er. round, luego lo hizo tambalearse hacia atrás con un golpe de derecha directo.

Ali desconcertó a Frazier con combinaciones de izquierda y derecha al final del 14º round. Frazier ya había perdido gran parte de la visión en su ojo izquierdo por una catarata y su ojo derecho estaba hinchado y cerrado con los golpes.

Eddie Futch, famoso entrenador que se encontraba en la esquina de Frazier, le pidió al referee que terminara la pelea. Cuando ésta se detuvo, Ali llevaba la delantera en las tarjetas del referee y de dos jueces. "Es lo más cerca que he estado de la muerte", aseguró Ali.

Tanto Frazier como Ali tenían hijas que se dedicaban al boxeo, y en junio de 2001 se produjo el cuarto combate Ali-Frazier cuando la hija del segundo Jacqui Frazier-Lyde peleó con la hija del primero Laila Ali en un casino en Vernon, Nueva York. Al igual que sus padres en su primer combate, ambas no habían sido derrotadas. Laila Ali ganó por decisión de los jueces. Joe Frazier se encontraba entre el público, alrededor de 6.500 asistentes, pero Muhammad Ali, aquejado del mal de Parkinson, no estuvo presente.

Mucho después de que sus días de combate habían terminado, Frazier mantuvo su enemistad con Ali. Pero en marzo de 2001, en el 30º aniversario de la primera pelea Ali-Frazier, el primero señaló a The New York Times: "Yo dije muchas cosas al calor del momento que no debería haber expresado. Le di nombres que nunca le debería haber dado. Pido disculpas por eso. Lo siento. El propósito de todo eso era promover la pelea".

Cuando se le pidió un comentario, Frazier manifestó: "Tenemos que darnos un abrazo. Es tiempo de conversar y unirnos. La vida es demasiado corta".

Pero como Frazier señaló una vez a The New York Times: "Ali siempre dijo que yo no sería nada sin él. ¿Pero quién habría sido él sin mí?"

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p><b>Joe Frazier</b> murió el lunes, a los 67 años, víctima de un cáncer al hígado.</p>

Joe Frazier murió el lunes, a los 67 años, víctima de un cáncer al hígado.


Foto:FRANCE PRESS


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales