ARTES Y LETRAS

Domingo 3 de Junio de 2007

FUNDAMENTAL HALLAZGO: YIN YIN NO FUE SU HIJO
Gabriela Mistral no era una mentirosa

Documentos legales que desmienten definitivamente la supuesta maternidad de Gabriela Mistral fueron enviados desde Barcelona a Luis Vargas Saavedra, crítico y estudioso de su obra, por Elizabeth Horan, la máxima especialista norteamericana en nuestra Premio Nobel. Reproducimos en exclusiva estas pruebas inéditas.

LUIS VARGAS SAAVEDRA

Siempre dijo que Yin Yin era su sobrino. Los archivos de Barcelona la refrendan y al fin queda zanjado el debate acerca de quién haya sido la madre de Yin Yin. Ahora puedo probar que era hijo natural de Marta Muñoz Mendoza, catalana, y de Carlos Miguel Godoy Vallejo, chileno, hermanastro de Gabriela Mistral.

Por lo tanto, ahora se puede afirmar en forma fehaciente, con documentos, que no fue hijo, sino sobrino de Lucila Godoy Alcayaga.

Así lo sostuve desde 1985 en mi libro El otro suicida de Gabriela Mistral (Ediciones Universidad Católica de Chile), basándome en las informaciones que entonces me diera Palma Guillén de Nicolau, y reforzándolas con una afirmación escrita por Emelina Molina, su hermanastra: "¿Qué es de Miguelito? ¿Qué es de tu hermano? Ese niñito es hijo de él". (25 de mayo de 1933). Y, además, creyendo lo que Gabriela Mistral le rezaba al suicidado sobrino, en septiembre de 1943: "Madre de Juan Miguel. . . . Perdóname si no lo hice feliz, perdóname si por culpa mía se fue quebrando la Ley de Moisés..." (El otro suicida...).

¿Cómo queda aclarada la incógnita? Mediante los siguientes documentos notariales firmados en Barcelona, que reproduzco y transcribo:

1 certificado de nacimiento:

Don Víctor Nyá y Sala, Juez Municipal y encargado del Registro Civil del Distrito de la Concepción de la Ciudad de Barcelona

Certifico: que en el tomo 169 de la Sección de Nacimientos obrante en este Registro Civil, al fóleo 329 v. se lee el acta que literalmente dice así Número 558=Juan Muñoz Mendoza EN LA CIUDAD DE BARCELONA provincia de ídem, a las diez y seis del día veinte de marzo de mil novecientos veinte y ocho; ante D. Víctor Nyá y Sala, Juez Municipal, y D. Rodrigo Emo Secretario se procede a inscribir el nacimiento de un varón ocurrido a las dos del día uno de abril de mil novecientos veinticinco en la calle de Paseo de Gracia, número 130, piso 5, es hijo natural de Marta Muñoz Mendoza natural de Quinto de veintiséis años y domiciliada en el lugar del nacimiento = Nieto por línea maternal de Esteban y de Ángela naturales de Quinto

2 Inscripción de nombres y apellidos:

"Y se le ponen los nombres de Juan Miguel y Pablo

=Esta inscripción se practica en este juzgado en virtud de manifestación de auto dictado en méritos de expediente instruido al efecto conforme al decreto primero de Mayo de 1873y la presencian como testigos D. Manuel Palou, mayor de edad, casado, domiciliado en la calle de Menéndez Pelayo número 234 y D. Claudio Duclo, mayor de edad, soltero, domiciliado en la calle de Provenza, número 188.

= Leída esta acta, se sella con el de este Juzgado y la firma el señor Juez, con los testigos y la manifestante de que certifico Víctor Nyá = Marta Muñoz = Manuel Palou = Claudio Duclo = Rodrigo Emo Secretario = Hay el sello del Juzgado

Concuerda fielmente con el original a que me remito. Y para que conste expido el presente certificado en Barcelona a veintiuno de marzo de mil novecientos veinte y ocho.

El Juez Municipal (firma) El Secretario (firma) [ilegible] dos ptas. (sello) Municipal del Dist. de la Concepción. Barcelona."

3 La tutoría:

Mandato de tutoría legal. (sello) Consulado de la República de Chile en Nápoles

Certifico que a hojas ciento cincuenta y cuatro del Libro de Documentos de este Consulado se encuentra inscrito el siguiente mandato de tutoría:

"Hoy, veintiocho de Setiembre de mil novecientos treinta y dos, se presentó el ciudadano chileno don Carlos Miguel Godoi Vallejo, ingeniero de Minas a quien conozco y doy fe, con los testigos que firman, don Giovanni Bianco y don Luigi Stella y declaro:

1. Que con el derecho de paternidad absoluta, por fallecimiento de la madre, dona Marta M. Mendoza, y no habiendo otros miembros de la familia con que formar el consejo familiar, viene en conferir la tutoría de su hijo Juan Miguel Godoi Mendoza a su hermana doña Lucila Godoi (Gabriela Mistral en las Letras).

2. Que el mencionado menor, Juan Miguel Godoi Mendoza, es hijo natural suyo, tenido en doña Marta M. Mendoza y reconocido por él en un acta de reconocimiento que se halla inscrita a hojas 201 del Libro de Documentos de este mismo consulado.

3. Que el menor Juan Miguel Godoi Mendoza no posee bienes de fortuna y que corren absolutamente a cargo de su tutora doña Lucila Godoi Gabriela Mistral, todos sus gastos de subsistencia y de educación, condición que ella ha aceptado.

4. Que él renuncia a toda ingerencia en la educación y en general en la vida del menor, su hijo, por carecer de medios seguros de vida y porque su profesión lo obliga a no tener domicilio fijo.

5. Presento como documentos: el acta de defunción de doña Marta M. Mendoza y el acta de nacimiento del menor y la copia del acta de reconocimiento

concede la plena tutoría del menor Juan Miguel Godoi Vallejo, nacido en Barcelona, el primero de Abril de mil novecientos veinticinco, declarado por su madre doña Marta M. Mendoza, y reconocido como hijo suyo por don Carlos Miguel Godoi Vallejo, a su tía por línea paterna doña Lucila Godoi (Gabriela Mistral), cuyos requisitos cumplidos para este cargo se establecen y enumeran en documento aparte.

Firma en presencia del Cónsul y con los testigos don Giovanni Bianco y don Luigi Stella.

Nápoles, Octubre 4 de 1932 (mil novecientos treinta y dos).

Visto en el Consulado de Chile en Nápoles Octubre 4 de 1932

Nápoles F. Mason

El Cónsul de Chile.

SE ACABA LA SOSPECHA

Estos documentos me han sido enviados por la profesora Elizabeth Horan, la máxima especialista norteamericana en Gabriela Mistral, que se encuentra investigando en Barcelona y ha tenido la fineza de confiármelos para que los divulgue.

Resumiendo, ahora conocemos los nombres completos de madre, padre e hijo y su fecha de nacimiento, primero de abril de 1925, más la tutoría total que asume su tía paterna, Lucila Godoy Alcayaga en 1932.

¿Podría todo ello ser un fraude?

La tardía inscripción de nacimiento no sería fácil de falsear ante testigos tales como el juez municipal y su secretario. Y lo más sólido para desechar la maternidad de Gabriela Mistral es su paradero: para ese primero de abril de 1925 ella está en la casa que ha comprado en La Serena, cerca del mar. Había salido de La Coruña el 8 de enero y llegado a Santiago el 14 de febrero, procedente de España, pasando por Montevideo, Punta Arenas y Talcahuano. De modo que es imposible, de imposibilidad total, que hubiera dado a luz en Barcelona y el primero de abril.

A la fecha de nacimiento hay que reducirle los nueve u ocho meses de gestación; digamos que Yin Yin habría sido concebido en agosto de 1924. ¿Cuándo lo acoge su tía? Según Juan Mujica de la Fuente, en 1926, pero no está seguro si en París o en Marsella. Si calculamos que habiendo Gabriela Mistral zarpado el 21 de enero de 1926 desde Buenos Aires rumbo a Europa, la navegación habrá durado unos 20 días. Llega alrededor del 20 de febrero, ¿a España?, y ese mes comienza en París a colaborar en la recién creada Liga de las Naciones. Si la madre catalana está enferma de tuberculosis, sin familiares que la ayuden y con un padre nómada, se comprende que él recurra a una hermanastra que debe haberle parecido bien colocada.

El niño, pues, puede haberle sido confiado en París o en Marsella. En París, sea en febrero o en marzo, Juan Miguel Pablo tendría o un año (el primero de marzo) y tres meses, o un año y cuatro meses; en Marsella, donde su tía se halla en julio tendría un año y cuatro meses. La foto de él en una cuna me parece la de una criatura aún pequeña, que está pidiendo que lo saquen a caminar.

En cuanto a la tutoría, en 1932, la cual no es, me parece, un acta de adopción, ella deja en claro la responsabilidad fraterna con que Gabriela Mistral acepta, y prueba poder aceptar, los gastos de subsistencia y educación de su sobrino, entregado por el padre viudo. Espero obtener el acta de defunción de la madre.

Gabriela Mistral no era una mentirosa, ni una marrullera ni una hipócrita. Toda su obra es una prueba de moralidad cristiana y, como maestra y diplomática, cumplió con la ética profesional.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir



[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales