ARTES Y LETRAS

Domingo 6 de Julio de 2014

Diagnóstico Figuras nacionales del ballet y danza:
¿Tenemos bailarines de exportación en Chile?

A propósito de un encuentro en el GAM que reunirá a artistas chilenos que desarrollan una destacada carrera en el exterior, y de los recientes triunfos de Romina Contreras y Sebastián Vinet, consultamos a críticos y a reconocidas figuras de la danza por el nivel de los intérpretes nacionales.  
Maureen Lennon Zaninovic Hoy nadie pone en duda que en nuestro continente, los principales "exportadores" de bailarines son Cuba, Argentina y Brasil.

Casos como los del legendario intérprete transandino Julio Bocca -quien se retiró de los escenarios en 2007- o las brillantes carreras de sus compatriotas Marianela Núñez, primera bailarina del Royal Ballet, una de las compañías más prestigiosas del mundo y quien el 9 de agosto se presentará en el Teatro del Lago; y Paloma Herrera, primera bailarina del American Ballet Theatre (ABT), revelan esta clara presencia del Cono Sur en las grandes ligas de la danza. La lista es extensa y, entre otros nombres estelares, también hay que sumar a los brasileños Marcelo Gomes (ABT), quien también estará en Frutillar, y Roberta Marquez (Royal Ballet) y a la cubana Xiomara Reyes (ABT), entre otros.

¿Pero qué pasa realmente con nuestro país? ¿Tenemos artistas de exportación?

Carmen Gloria Larenas, crítica de danza, tiene una mirada bastante clara: "Chile históricamente no ha sido, ni lo es, un país de bailarines exportables", señala a "Artes y Letras". ¿La razón? "A diferencia de Argentina, donde sí hubo y sigue habiendo casos notables, acá el ballet y la danza no son populares. Falta escuela e interés. Seguimos siendo un país más chico y no contamos con una política pública de detección de talentos. ¿Cuántos talentos hay en regiones que se pierden porque no hemos sido capaces de detectarlos a tiempo?".

Larenas también valora el caso cubano, "que ha producido un gran cantidad de extraordinarios bailarines que hoy están en las compañías clase "A" del mundo, no así de mujeres".

Francisca Folch, crítica y coautora -junto a Marisol Calderón- de "Sara Nieto, vida de una bailarina estrella" (El Mercurio-Aguilar) considera que a nivel de estudiantes, "aún no logramos un nivel de exportación sistemático, y quienes destacan lo hacen muchas veces por mérito personal y no como parte de un sistema que incentive la danza a nivel nacional". La profesional añade que Argentina sí tiene una tradición fuerte y campo de desarrollo. "Recuerdo haber visitado la Fundación Julio Bocca hace algunos años y en el panel de información había muchos avisos para audiciones de danza y teatro musical en Buenos Aires; es decir, los alumnos estudiaban y luego tenían acceso a posibilidades laborales. Eso no existe acá. Tenemos el Ballet de Santiago, y algunas compañías de danza moderna profesionales, como el Banch y otras más pequeñas".

Marietta Santi, quien fuera editora de las revistas de danza Impulsos y O Danza, señala que esa situación se "agrava con las universidades y academias que ofrecen carreras de cuatro años, a las que entran jóvenes egresados de enseñanza media y habitualmente sin ninguna preparación, que egresan con la ilusión de dedicarse a la danza pero sin ninguna posibilidad real de trabajo".

Falta oxigenación

Javier Ibacache, director de programación de GAM -el escenario que acogerá entre el 17 y 20 de julio el Festival Re, un inédito espectáculo, donde siete destacados coreógrafos chilenos residentes en el extranjero crearán y expondrán una obra integrada por cortos de danza y ballet clásico-, considera que en Argentina, a diferencia de nuestro país, "hay una mayor valoración del medio artístico y hay un público que apoya fuerte. Se da un espacio de visibilidad a la danza que es importante y eso colabora a que nazcan gestas más individuales".

La bailarina australiana y directora de su instituto de danza Karen Connolly, señala que si bien hay escuelas como la del Municipal que son de buen nivel, "nos falta avanzar en contar con verdaderos maestros, no quedarnos solo en contratar a buenos profesores. Además, tenemos que seguir rompiendo prejuicios y que cada vez más niños hombres empiecen a estudiar a edad temprana".

Ibacache añade a este diagnóstico que, si bien algunas escuelas hoy en nuestro país se están replanteando su malla curricular, "no podemos atribuirle todo el problema a la educación. La escuela es solo un componente dentro de una cadena: si el ballet o la danza no tienen en Chile una valoración social, no lograremos avanzar. También hemos estado reducidos a determinados circuitos y eso nos ha impedido una oxigenación".

Francisca Folch comparte este análisis y añade que le consta que en el caso del Ballet de Santiago, Marcia Haydée, directora de la compañía, "ha sido muy activa en incentivar a los bailarines a que participen en competencias internacionales y se fogueen en el extranjero". De hecho, y en un hito muy relevante, por primera vez dos integrantes de ese cuerpo de baile, Sebastián Vinet Concha y Romina Contreras, acaban de tener un brillante desempeño en la competencia internacional de ballet que se realiza en Jackson, Estados Unidos, cada 4 años (ver nota relacionada).

Mauricio Vera, ex integrante del Ballet de Santiago -quien actualmente integra el State Street Ballet de Santa Barbara (EE.UU.) y es uno de los impulsores del Festival Re, aporta a este análisis. A su juicio es fundamental traspasar la experiencia a las nuevas generaciones: "Los artistas chilenos no estamos acostumbrados a medirnos, al proceso de realizar una audición afuera. Conseguir una visa de trabajo no es para nada fácil, porque para obtenerla debes demostrar aptitudes artísticas sobresalientes". Vera puntualiza: "A los intérpretes nacionales nos falta contar con objetivos más cortos y claros, ser menos críticos y más proactivos".

"Necesitamos viajar más"

Francisca Folch cree también que la Escuela de Ballet del Teatro Municipal ha sido una buena cantera de talentos: "Muchas figuras del Ballet de Santiago son fantásticas y algunas de ellas salieron de ahí. Sin ir más allá, la primera bailarina Natalia Berríos, una artista muy expresiva y de elegante línea, se formó en la Escuela. Hace poco fue nombrada bailarina estrella por Marcia Haydée, algo inusual y que indica el altísimo nivel técnico y artístico logrado. César Morales también es un caso excepcional. Un bailarín de primera línea que salió de la Escuela del Teatro Municipal y poco después emprendió su carrera internacional. Hoy está en el Royal Birmingham Ballet. Rodrigo Guzmán, quien comenzó sus estudios de danza bastante más tarde de lo común, logró encumbrarse rápidamente desde sus inicios en la Escuela de Ballet y llegar a ser Primer Bailarín Estrella del Ballet de Santiago".

Carmen Gloria Larenas, en tanto, señala que los únicos talentos de exportación con los que contamos hoy son César Morales y Alfredo Bravo, ex integrante del Banch. "Los recientes reconocimientos de Romina Contreras y Sebastián Vinet sin duda son una muy buena noticia. Es un buen augurio, pero deberán seguir trabajando. El ballet es mucho talento, pero también muchísimo trabajo".

Javier Ibacache advierte que el Banch está pasando por un momento de renovación muy interesante. "Valentín Keller, quien integra el Ballet Nacional Chileno, es un valor que perfectamente podría ser de exportación", dice, y añade que "Rodrigo Guzmán, bailarín estrella del Ballet de Santiago, también es una figura a tomar en cuenta. Considero que en muchos papeles es muy superior a Luis Ortigoza", dice.

De hecho, Marcia Haydée, directora del Ballet de Santiago, confirma que Guzmán viajará la próxima semana a Italia. "El coreógrafo Lorca Massine lo contrató para el Teatro di San Carlo (Napoli) para que protagonice su 'Zorba, el griego'. Me dijo que Rodrigo había sido el mejor Zorba de todos los que le había tocado ver en su vida. Un gran orgullo".

Haydée tiene una mirada más optimista del panorama: "Yo miro hoy la Escuela de Ballet y hay muchísimos más varones que quieren estudiar. Hasta hace una década, con suerte encontrabas dos o tres chicos. En la compañía hoy también tenemos muchísimas promesas nacionales. Veo a varios que podrían dar que hablar en otros países, pero que han preferido quedarse aquí, porque reconocen el valor y la seriedad. Lo que hoy precisamos es viajar más y más. Lamentablemente, Chile está muy lejos y cuesta que nos reconozcan afuera".

Alfredo Bravo, bailarín chileno que hoy triunfa en el exterior, puntualiza: "Desde Chile es muy difícil darse a conocer. La distancia, la geografía física como la sentimental no nos ponen las cosas fáciles, y si a esto le sumas el poco apoyo que existe de las instituciones chilenas en el extranjero, el panorama termina siendo desolador. No lo digo como una queja, esto es así y lo asumo. Si se mira la cartelera de espectáculos, casi cada vez que viene un coreógrafo internacional a Chile, su embajada o su instituto cultural está detrás de él apoyándolo, más allá de la calidad. Es admirable, porque así se desarrollan talentos y futuros talentos".

Programarse:

Festival Re

Entre el 17 y el 20 de julio en GAM

Horario: Jueves a sábado 20:30 y domingo 19:30.

Entradas: General: $12.000. Pre-venta general: $10.000. Est. y Tercera Edad: $8.000.

 César Morales, estrella en Birmingham: "Nos falta creernos más el cuento"A César Morales (35) se lo suele calificar como "el capitán de los bailarines chilenos que danzan por el mundo". Comenzó sus estudios a los 11 años en la Escuela del Ballet del Teatro Municipal, donde lo descubrió Ivan Nagy. Como primera figura obtuvo los premios del Círculo de Críticos de Arte y el Altazor. En 2002 ganó la medalla de oro en el Concurso de Danza de Praga y en 2003, en la Competencia Internacional de Ballet de Nueva York, en cuyo jurado estaba Natalia Makarova. Ese mismo año decidió probar suerte en Francia. Su siguiente parada fue Londres y actualmente, y desde hace cinco años, es Primer Bailarín del Royal Birmingham Ballet. En el Festival Re abordará un pas de deux de "Romeo y Julieta" de Kenneth MacMillan:

"Es la primera vez que se dará en nuestro país. Yo mismo me conseguí gratis los derechos e hice el esfuerzo porque me encanta presentarme en mi tierra. ¡Ojalá me invitaran más seguido!", comenta a "Artes y Letras" en un descanso de los ensayos de esta pieza que interpretará en el GAM (la última vez que actuó en el Teatro Municipal de Santiago fue en 2008, en "La Sylphide"). Morales rememora sus inicios en Europa: "No fue fácil para nada. Llegué al principio a Francia, sin contrato. Mucha gente ni se imaginaba que en Chile había una muy buena escuela de ballet. Poco a poco me fui dando a conocer y me pasaron cosas muy lindas, como ser invitado a una gala en la Ópera de París".

-¿Por qué los bailarines chilenos no tienen tanta presencia en las compañías clase "A"?

"Acá tenemos mucho talento, pero no los valoramos, sino hasta que uno decide irse y regresa con algún triunfo importante. También nos falta creernos más el cuento. Nos venden un nombre como el Bolshoi y pensamos que son excelentes, y perfectamente puede ser lo contrario. Necesitamos valorar más lo nacional. Ahí está el caso de los bailarines Romina Contreras y Sebastián Vinet. Así como los chilenos están tan preocupados del Mundial, lo que ellos hicieron es tan importante como ganar un partido de fútbol".

Alfredo Bravo: "La desventaja puede ser una fuerza"Ex integrante del Ballet Nacional Chileno (Banch), Alfredo Bravo alcanzó notoriedad en nuestro país gracias a su participación en obras como "Mozartíssimo", con la cual ganó el premio Apes, o "Las cuatro estaciones", donde fue premiado con un Altazor. Casado con una francesa y padre de dos hijas, el artista reside desde 2006 en Europa, y se desplaza constántemente entre Francia y España donde ha desarrollado una brillante carrera como bailarín, coreógrafo y codirector -junto a Arantxa Sagardoy- de la compañía hispana de danza contemporánea "Plan B". El año pasado, en uno de los montajes más elogiados del Banch, estrenó en Chile su versión de "La Consagración de la Primavera". ¿Le costó abrirse camino afuera?

"No ha sido fácil, pero debo reconocer que todo ha fluido de muy buena manera, se han presentado grandes oportunidades que he tratado de afrontar con rigor, lo que me ha permitido seguir desarrollando proyectos y poder llegar a este momento donde puedo elegir los trabajos coreográficos que deseo desarrollar", señala Alfredo Bravo a "Artes y Letras", y añade que "en relación con el sentimiento de desventaja, la verdad es que sí existe en alguna medida, pero esa desventaja puede ser también una fuerza. Trato de buscar y esforzarme para proponer trabajos mestizos; al fin y al cabo, el mestizaje forma parte de nuestra idiosincrasia. Dicen por ahí que, para ser internacional, hay que ser fundamentalmente local".

La hazaña de Sebastián Vinet y Romina Contreras en Estados Unidos"Participamos en las Olimpiadas del ballet", comentan orgullosos Romina Contreras (18) y Sebastián Vinet Concha (23). Ambos son miembros del cuerpo de baile del Ballet de Santiago y participaron en Usaibc, la competencia internacional que se realiza en Jackson, Mississippi (EE.UU.) cada cuatro años. Es la primera vez, en toda la historia del certamen, que se presentan intérpretes nacionales. Ambos llegaron a las semifinales y Contreras, además, obtuvo el Encouragement Award.

"Quedé muy sorprendida con el nivel del Ballet de Santiago. La verdad es que me encontré muy bien preparada", señala Romina Contreras a "Artes y Letras", y agrega: "No vi en todos los concursantes a un artista que pudiera calificar para primer bailarín. Sí algunos tenían una técnica impresionante y sin duda podían hacer cosas que ni yo ni Sebastián podríamos hacer, pero les faltaba algo. Estando afuera me di cuenta de que acá recibimos una formación mucho más integral".

Vinet Concha agrega: "Me formé en el Houston Ballet y el San Francisco Ballet, pero volver a Chile ha sido una de las decisiones más importantes de mi vida". Y agrega: "Estando afuera me di cuenta de que mucha gente no conocía al Ballet de Santiago. Nos falta más márketing, que la gente nos conozca y que sepa que contamos con Marcia Haydée: una verdadera Baryshnikov de la danza".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p><b>Rodrigo Guzmán,</b> bailarín estrella del Ballet de Santiago viajará a Italia a protagonizar

El bailarín César Morales.

Alfredo Bravo en la obra "Las criaturas de Prometeo".

Sebastián Vinet y Romina Contreras en pleno ensayo.

" >

Rodrigo Guzmán, bailarín estrella del Ballet de Santiago viajará a Italia a protagonizar "Zorba, el griego".

El bailarín César Morales.

Alfredo Bravo en la obra "Las criaturas de Prometeo".

Sebastián Vinet y Romina Contreras en pleno ensayo.


Foto:PATRICIO MELO / CHRISTIAN ZÚÑIGA /CARLA DANNEMANN
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales