ARTES Y LETRAS

Domingo 18 de Diciembre de 2011

De Plaza de Armas a Vitacura:
Guilisasti, bertoni y escultores de la Finis

Waldemar Sommer Entre Plaza de Armas y Vitacura, tres galerías de arte obligan a detenerse. Afa, la ubicada en el centro legal de Santiago, propone lo más reciente de Josefina Guilisasti. Si bien sus pinturas seriales de objetos han destacado en el extranjero, ahora es el retrato plano de alfombras su personaje. Sobre la base de ejemplares persas de un gran museo londinense, desarrolla un verismo ilusionista de dibujo primoroso, de cromatismo multicolor y provisto de esa exuberancia decorativa, típicas de tales tapices con sus paradisíacas interpretaciones del entorno vegetal. Y lo vierte tanto en dibujos con lápices de color sobre papel como en telas con varias capas de óleo. En estas últimas llama la atención, además de la diversidad de tipos textiles recogidos, especialmente el virtuosismo con que se retratan los desgastes y roturas determinados por el transcurrir del tiempo. Con frecuencia se rompe la simetría de los arabescos del telar, a través de enfoques parciales o de detalles; sólo una vez -el cuadro de mayor formato aquí- la alfombra luce entera. Pero, más allá de eso, en estas bonitas ficciones de la realidad asoma una búsqueda obsesiva, sobrepasando el objeto, de los mil recovecos de la sinuosa línea infinita. Al mismo tiempo, las apariencias tornan inevitable la comparación con dos artistas afines y contemporáneas suya. Así, frente a la abstracción absoluta de las táctiles masas de color de Magdalena Atria, Guilisasti se muestra más medida y tradicional. Asimismo, menos interesante respecto al sentido conceptual de los objetos auténticamente reales de Josefina Fontecilla.

En Galería D21

En plena Providencia, Galería D21 entrega collages y algunos dibujos del poeta Claudio Bertoni. Parecieran corresponder a trabajos de las décadas del 70 y del 90. Mientras mayor lejanía establecen ellos ante una figuración de raigambre neodadaísta y de una temática que suele caer en violencias y obviedades argumentales -las obtenidas de recortes de revistas-, atractivos mayores reportan al espectador. Es que, a través de la abstracción, el expositor logra verter mejor su sentido de aquella belleza que son capaces de producir simples náufragos del utilitarismo humano: simples desechos de madera, de papel, de huincha adhesiva, de algodón, de objetos inciertos. Dentro de este segundo e interesante sector cabría establecer dos vertientes expresivas, subterráneas y diferentes. De esa manera, junto con ciertos trabajos de los 70, las construcciones 20 años posteriores tienden a demostrar un dramatismo más acentuado, el que subraya la austeridad del color y la limitación del leño a su coloración natural. De 1979 resultan los collages volumétricos, cuyas maderas rescatadas ofrecen toques de color. Entre cinco y nueve años anteriores emergen bidimensionales, inquietas, optimistas abstracciones ya bicolores, ya multicolores, a partir de materiales relacionados con el papel. Sin embargo, pareciera constituir la cumbre de la exposición un grupo de cuatro obras, donde palabras parcialmente clausuradas cumplen el rol protagónico. Su limpieza y exquisitez formales, su sutileza conceptual concretan, acaso, el vuelo más alto de la creatividad de Bertoni.

Finis Terrae

Profesores, ex docentes y egresados de la Universidad Finis Terrae se presentan en la Sala CCU del comienzo de Vitacura. Se trata, pues, de escultores pertenecientes a distintas generaciones. Mostradas antes o no, hay testimonios de los fallecidos Mesa y Maruenda -el gran alambre de púa (1979) de los Derechos Humanos-, de Gazitúa, Peña, Gajardo, E. Aguirre, Daiber. Sin embargo, mucho más detenimiento exige la independencia de ciertas nuevas revelaciones. Aspecto sumamente interesante esta vez: el tratamiento de materiales más inhabituales coincide con los autores que mejor nos convencen. Destaquémoslos, de acuerdo al ordenamiento que propone el montaje, desde la amplia terraza hacia el interior del local. Con las escaleras como escenario, con sentido del dinamismo volumétrico, Francisca Castro define una especie de explosión que ensambla, irregulares y oblicuas, tablas viejas reunidas por clavos y alambres. De longitudes distintas, oxidados cilindros de gas sirven a José María Vásquez de equilibrada ecuación, al mismo tiempo, de pesas y de auténtico repique sonoro. Figurativa, la pequeña silueta animal de Marcia Norambuena irradia una ironía siniestra. Por su parte, Cecilia Morales expande una misteriosa y penetrable cortina de cuerdas, gruesas y anudadas, ocres y grises.

Mediante transparente cinta adhesiva, Andrea Silva construye un iglú, como capullo habitable. Más que el remedo en madera de domésticos utensilios eléctricos, una fantasía visual y un humor encantadores encarnan los hilos de algodón que definen taza y tetera en plena acción de Bárbara Valdés. Si un cubo voluminoso de entretejido papel de diario representa a Pía de St. Aubin, a Catalina Romo testimonia la sal como materia prima comprimida. Llaman también la atención la abstracta pureza formal, la limpidez del ordenamiento de Bernardita Bertelsen, mientras Catalina Macan participa con un gran nido de sarmientos y Luz Yancovic aporta el mejor trabajo en metales.

 "Paradisus""Paradisus"Josefina Fontecilla con su ilusorio y verista rescate de la alfombra persaLugar: Galería AfaFecha: hasta el 28 de enero"Acuarelas, dibujos, collages, objetos"Poéticas construcciones planas y volumétricas de Claudio BertoniLugar: Galería D21Fecha: hasta el 7 de enero

"Analogía de los contrarios"Conjunto de esculturas, sobre todo de jóvenes egresados de la U. Finis TerraeLugar: Sala CCUFecha: hasta el 28 de enero.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p><b>Josefina Guilisasti.</b> Sobre la base de ejemplares persas de un gran museo londinense, desarrolla un verismo ilusionista de dibujo primoroso.</p>

Josefina Guilisasti. Sobre la base de ejemplares persas de un gran museo londinense, desarrolla un verismo ilusionista de dibujo primoroso.


Foto:JOSEFINA GUILISASTI


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales