CULTURA Y ESPECTÁCULOS

Sábado 9 de Junio de 2001


Concreta Rebeldía

Con una exposición abierta hasta el 28 de junio en la Universidad de Antofagasta, el movimiento pictórico "Forma y Espacio" celebra sus 46 años.
Durante los 60, el grupo "Forma y Espacio" protagonizó una de las polémicas más vigorizantes en la historia de la plástica nacional. Especialmente contra los informalistas de "Signo" (José Balmes y Gracia Barrios, entre otros), el colectivo liderado por Ramón Vergara-Grez se erigía con un arte racionalista y ordenador, una concepción de la geometría y la abstracción como reflejo elemental de lo Absoluto.

"Donde se patentiza la pobreza espiritual del artista actual tal vez sea en el llamado "informalismo" - declaraba el pintor en 1961- . En todas las épocas, cuando el artista no tiene nada que decir, busca dar interés a la superficie de su tela con materiales extraños. Por la falta de pensamientos profundos que comunicar, busca enriquecer su obra haciendo uso de la cocina pictórica...".

De esta manera, el pintor - que representaba a artistas como Luis Droguett, Gustavo Poblete, Waldo Vila, Carmen Piemonte y Robinson Mora- se oponía a una fuerte tendencia en la pintura chilena, manchística, subjetiva y con referencias constantes en la realidad. Sin embargo, sus postulados no cundieron ni menos pudieron contra los nuevos aires experimentales de ese tiempo.

Con el mismo talante, hoy Vergara-Grez continúa a la cabeza del "Movimiento Forma y Espacio". Ocho pintores y dos escultores integran la agrupación que se inició como "Rectángulo" (1955). Además de su fundador, Samuel Valenzuela, Graciela Alemparte, Edith Bolívar, Enrique de Lozán, Claudio Román, Sonia Ortega, Hans Eysen, Jorge Young y Guillermo Brozalez están en la exposición abierta hasta el 28 de junio en la Universidad de Antofagasta (Angamos 601).

- ¿Hay jóvenes en el grupo?

"Los jóvenes no son muy partidarios del esfuerzo que implica la academia. Están más bien por las tendencias del éxito inmediato y la experimentación tecnológica. Paso a paso, el grupo se ha renovado con gente de vocación por el orden, la construcción y la medida, entroncados con el geometrismo del arte precolombino, con alcances religiosos y metafísicos. Es un mayor compromiso por el ser humano. No por un artificioso desarrollo científico, sino en defensa del espíritu".

- ¿Qué aspectos toman del arte precolombino?

"Las formas geométricas aparecieron en la época neolítica caracterizando al de culturas como la árabe, la incásica y la diaguita. Periódicamente el arte constructivo geométrico aparece en contrapartida al romanticismo dionisíaco. Es un clasicismo que Chile no ha vivido, frente a una adopción improvisada y constante de modelos extranjeros. Nosotros pretendemos también integrar lo que hay en el ambiente, pero interrelacionarnos con los países latinoamericanos en busca de identidad".

- Sin embargo, el grupo surgió de una tendencia europea...

"Desde un principio, nuestra tesis tuvo que ver con la geografía andina, con la multidireccionalidad del paisaje y, por lo tanto, de la superficie pictórica. Nunca fuimos neoplasticistas ni nos aferramos a Piet Mondrian. Sin perder el contexto planetario, lo local nos ha servido como una forma de razonar el lenguaje".

- ¿El arte concreto persiste a nivel internacional?

"No tanto como movimiento, sino como individualidades. En Argentina, Uruguay, Venezuela y en Brasil, especialmente, hay muchísimos artistas que lo representan. Varios ocuparon un espacio importante en la XXII Bienal de Sao Paulo, donde también estuve".

- ¿Qué distinciones hay dentro del colectivo?

"Cada uno insiste en lo que estima su propia interpretación de esta postura de rebeldía contra la improvisación hedonista y la vacía experimentación. Casi 50 artistas han pasado por el grupo y nos vamos renovando no por un cansancio de este arte, sino de la capacidad de creación del artista. Dentro del tejido geométrico, se trata de desencadenar contenidos desconocidos. Es una búsqueda del Absoluto y no el éxito".

- Pero este arte aún no tiene llegada en el público...

"El público hay que formarlo, pero no nos han dado la oportunidad. Esta obra no es comercial y las galerías tampoco quieren perder. Pero todo ese arte del repudio, del escándalo y la agresividad, terminará por cansar. Aún todos participan en esta fiesta que lleva al desquiciamiento, que no crea una tradición que permanezca. Es una libertad que encubre una falta de plasticidad y sensibilidad, de espíritu y poesía".
Carolina Lara B.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Casi como una utopía se inserta la pintura de Vergara-Grez en el medio artístico local.
Casi como una utopía se inserta la pintura de Vergara-Grez en el medio artístico local.
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales