NACIONAL

Jueves 1 de Noviembre de 2012

Documento hace una descarnada radiografía del plantel:
E-mail de ex director revela que dueños conocían irregularidades y malos manejos en la U. del Mar

El abogado Alejandro Leiva denunció en su comunicación que se incurría en prácticas que constituían "defraudaciones".  
Equipo de Crónica Durante septiembre de 2011, una serie de correos electrónicos circularon entre los miembros de la junta directiva y controladores de la cuestionada Universidad del Mar, cuyo cierre fue solicitado por el Ministerio de Educación.

Uno de ellos, fechado el 05 de ese mes a las 9 de la mañana con 53 minutos, es el más contundente. El remitente es Alejandro Leiva quien, en ese tiempo, era parte de la junta directiva de la casa de estudios. Estaba destinado a los dueños fundadores de la institución Mauricio Villaseñor, Héctor Zúñiga, Raúl Baeza y Sergio Vera; además de Carlos Zelada, Diego Zúñiga y Sebastián Baeza, quienes también ejercieron como parte de la plana directiva.

El texto de Leiva parte haciendo una breve explicación de cómo llegó a la corporación ("Se debe exclusivamente a mi relación profesional con don Mauricio Villaseñor", dice). Luego cuenta que tiene deseos de retirarse y explica que el cargo le ocupa tiempo y no le reporta mayores beneficios. Pero añade otras razones: "Lo más grave está dado por la responsabilidad que como miembro de la junta directiva debo afrontar en una eventual quiebra de la institución, o en un proceso de revisión por parte de cualquier tipo de autoridad administrativa (SII, Ministerio de Justicia, Cámara de Diputados o la futura Superintendencia de Educación), pues son muchas las irregularidades existentes en la gestión administrativa de la corporación".

"Nos parece normal..."

Luego reflexiona: "Se han ocupado prácticas que desde mi punto de vista (Leiva es abogado) constituyen defraudaciones, por lo que el reproche no sólo es ético, sino que también penal".

A continuación lanza sus críticas más duras. "Tengo la impresión que se ha ido perdiendo la capacidad de asombro", dice y enumera: "Nos parece natural que una sociedad en que participan 2 socios fundadores haya aumentado artificiosamente el monto de las rentas de arrendamiento, sin respetar las limitaciones impuestas por la propia junta directiva. Nos parece normal que esta misma sociedad demande y embargue fondos de la Universidad y que hoy nos mantenga con la incertidumbre de repetir esta experiencia".

Leiva también critica que las sociedades, vinculadas a los dueños, cobren por servicios no entregados. "Nos parece normal que existan sociedades vinculadas a algunos fundadores que facturan servicios que nunca han prestado, independiente de la grave crisis económica y financiera que atravesamos. Nos parece normal que existan sedes completamente quebradas, cuyos directivos no aceptan órdenes y directrices de la sede central", se lee en el correo, que sigue así: "Nos parece normal que los funcionarios de más alto grado estén más preocupados de sus trabajos particulares que de la Universidad, que no realicen el trabajo a tiempo, que no hagan bien 'la pega', y que además no podamos despedirlos por lo 'mucho que saben'. Nos parece normal que no exista gestión en cuestiones fundamentales, como la cobranza, la contabilidad, la administración y finanzas, ingreso de alumnos, capacitación, etcétera".

También hay un irónico "nos parece normal" para el manejo de las letras que los estudiantes dejaban en garantía: "Nos parece normal que letras que fueron entregadas en garantía por los alumnos, sean entregadas nuevamente en garantía, como si fueran letras de pago, porque el contrato no dice expresamente que fueron dadas en garantía".

También alude al rol de los controladores de las sedes quebradas. "Nos parece normal que los responsables y controladores de sedes quebradas no asuman la responsabilidad por el estado de sus sedes, y nos señalen que son esas sedes las que deben responder por sus deudas, desconociendo su responsabilidad personal", escribe Leiva. Y concluye: "Son tantas cosas anormales que en nuestra Universidad parecen normales, que no podemos quejarnos del estado en que nos encontramos""

Al final el abogado lamenta que la U. del Mar haya pasado de ser un plantel con prestigio y con "espíritu de cuerpo", a una universidad "desacreditada".

"...Se han ocupado prácticas que desde mi punto de vista constituyen defraudaciones, por lo que el reproche no sólo es ético, sino que también penal".

"Nos parece natural que una sociedad en que participan 2 socios fundadores haya aumentado artificiosamente el monto de las rentas de arrendamiento, sin respetar las limitaciones impuestas por la propia junta directiva".

"Nos parece normal que hayamos pasado de una universidad con prestigio y con espíritu de cuerpo, a una universidad desacreditada, sin mística...".ALEJANDRO LEIVAEX MIEMBRO DE LA JUNTA DIRECTIVA DE LA U.

 Indagaciones sobre el plantelMinisterio de Educación:

-Luego de cinco meses de investigación tras las denuncias realizadas por el ex rector Urrutia, el Mineduc pidió al Consejo Nacional de Educación el cierre del plantel por las siguientes causas:

1. Importantes diferencias en la administración de las 14 sedes.

2. Problemas de gestión y en el proceso académico, principalmente en las carreras de salud.

3. Elección de nueva Junta Directiva no se ajustó a los estatutos de la corporación.

4. "Abandono" del proyecto universitario. Se ejemplifica con casos de profesores que ostentaban títulos que no tenían.

Ministerio Público:

-Investigación tras querella por estafa presentada este año por alumnos de Maipú.

-Causa por eventual lucro (prohibido por ley), tras la entrega del informe de la comisión investigadora de la Cámara que denunciaba esta práctica en siete planteles.

-Indagación por eventual cohecho y negociación incompatible a raíz de un contrato que la universidad suscribió con el ex presidente de la Comisión Nacional de Acreditación, Eugenio Díaz, semanas después de que Díaz firmara la acreditación institucional. Las tres aristas son seguidas por los fiscales expertos en delitos económicos Carlos Gajardo y Pablo Norambuena.

Contraloría:

-Abrió un sumario por las presuntas irregularidades del contrato firmado entre Díaz y la U. del Mar.

Las platas del ex rector Héctor ZúñigaOtro de los correos a los que tuvo acceso este diario fue el que remitió el ex rector Héctor Zúñiga en octubre de 2011, mientras aún ocupaba el cargo. Estaba destinado a Mauricio Villaseñor, Sergio Vera y a una persona de apellido Baeza. En general, el texto es una suerte de descargos por las continuas críticas que recibía por su gestión.

Además les informa que se va de la rectoría, pero les hace una propuesta: "Castiguen en lo que estimen razonable se valoraba (sic) mi participación: $6.750 millones y páguenme cada uno en la proporción que le alcance o quiera asumir".

Para ello entrega dos opciones. La primera: "Con el total o parte de las acciones en las inmobiliarias...". Lo otro: "Con una pensión por 10 años de 7 millones brutos".

Al finalizar, Zúñiga escribe: "De esta manera también se logra escapular lo que viene en cuanto a la desvinculación de los propietarios con los socios de las universidades sin fines de lucro".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir



[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales