REPORTAJES

Domingo 17 de Noviembre de 2002

ARTAZA RESPONDE SOBRE EL AUGE. Y los otros gastos:
Doctor spot

Llegó sano hace 10 meses a la cartera y su diagnóstico se fue desmejorando con las infecciones de los gremios, los médicos y los abultados gastos que ha tenido que explicar. ¿Lo último? Dos congresos por 70 millones de pesos. Severo con el mundo político, el ministro asegura que no le importa lo que piensen de él en palacio, que fue a él a quien se le ocurrió dar excusas por el pago de la fiesta del Servicio Nacional de Salud y que el AUGE no tiene nada negativo.
RODRIGO BARRÍA REYES

Hijo de médico, niño chillanejo, ex ignaciano, viejo estudiante de la Universidad de Chile, antiguo galeno en Mulchén, apacible militante DC y vocero oficial de la afamada separación de los gemelos en el Calvo Mackenna por allá en junio del año '93.

Ministro de cabello largo domesticado como cola, de barba que va y viene, querendón del ropaje colorido, de las boinas y el trote, Osvaldo Artaza Barrios es una mezcla de hippie domesticado, empático predicador de la salubridad y médico sanador al cual mucha gente en la calle quiere tocar.

A 10 meses de haber llegado a comandar la salud del país, su tarea es enorme: ser el hombre encargado de arrear uno de los proyectos por el que el Presidente Lagos desea pasar a la posteridad.

Capitán amarrado

- Ministro, ¿qué diagnóstico médico le daría a su actual posición al frente del Ministerio de Salud?

- (Piensa un rato y mira fijamente con esos ojos saltones que adornan un rostro filoso). ¿Diagnóstico? Estable...

- ¿No es una gestión con pronóstico reservado?

- No... Se trata simplemente de un capitán que tiene que amarrarse a su timón en medio de una tormenta.

- En La Moneda muchos lo ven complicado y con ganas de que se vaya a reposo...

- No me haré cargo de esos supuestos...

- ¿Tampoco es algo que haya sentido?

- Le insisto: no me haré cargo de esos supuestos. Mi responsabilidad tiene que ver con los encargos planteados por el Presidente. Lo que de verdad importa es cumplir hasta el último segundo en que cuente con la confianza del Presidente.

- Obviando al Presidente Lagos, ¿qué opinión cree que tienen de usted en el gobierno?

- No me interesa. Sólo me importa la opinión del Presidente. En realidad pido dos cosas: contar con la confianza de él y estar tranquilo conmigo mismo. Nada más.

- Sinceramente, ¿por qué cree que, pese a las serias complicaciones que ha enfrentado en las últimas semanas, el Presidente Lagos lo mantiene al frente de la cartera de salud?

- La expresión "seria" la está colocando usted. Yo no me hago cargo de su adjetivo. A mí me parece que el Ministerio de Salud se ha comportado adecuadamente para el momento que vive. No es lo mismo la administración de una taza de leche inmóvil que una cartera en cambio acelerado. Es más: de acuerdo a las modificaciones que enfrentamos, la cartera ha soportado las modificaciones de mejor manera de lo que yo esperaba en un primer momento.

- Se lo planteo de otra manera entonces: ¿cuál cree usted que es su aporte específico?

- Es muy difícil evaluarse uno mismo. Pero el rol de un ministro es el de un líder. Los demás podrán evaluar lo bien o mal que se están haciendo las cosas.

- ¿No piensa que su gran aporte tiene que ver con proporcionarle puntos al gobierno en las encuestas y empatizar con la gente?

- Puede ser. No sé. No hago un juicio al respecto.

- ¿Ni siquiera sospecha por dónde va el tema?

- A ver, sí conozco mis debilidades y fortalezas. Parte de mi agenda es comunicar, sin duda. Pero también una parte muy importante de mi agenda es trabajar técnicamente.

Las disculpas del caso

- ¿Qué le dijeron en La Moneda por los 28 millones de pesos que su ministerio gastó en la fiesta del Servicio Nacional de Salud?

- Nada.

- ¿Nada de nada? ¿Ninguna consulta o llamado siquiera?

- Nada de nada.

- Su disculpa fue una decisión autónoma entonces...

- Absolutamente mía. Y quiero ser categórico: me siento súper tranquilo de haber hecho el acto. ¡Estábamos conmemorando una visión de la medicina social en nuestro país!

- Y si se trataba de una actividad necesaria y correcta, ¿por qué entonces pide disculpas?

- Me sucedió que, después del escándalo que se armó, tremendamente injusto por lo demás, me encontré con gente que me saludaba afectuosamente en la calle, pero que me decía "pero mire el gasto que hicieron...". Quise conectarme con ese sentimiento de las personas. Fue una reacción más emocional que política.

- ¿Y pedir perdón no fue un cálculo político?

- No. Simplemente quería estar en paz con las personas que, de buena manera, me hacían ese comentario de exceso de gasto.

- Póngase en el caso de usted como director del Hospital Calvo Mackenna. ¿Qué habría hecho si es que un hombre de su confianza hubiese autorizado una fiesta de 28 millones? ¿Le habría bastado con una disculpa?

- El Calvo Mackenna no tiene presupuesto para difusión. El ministerio sí lo posee y debe gastar en eso.

- ¿Y no le parece grave que, para la organización del evento, se haya contratado al hermano del diputado Aguiló?

- Nuevamente usted pone el adjetivo de "grave". Me parece absurdo e injusto que una persona que tiene parientes en ciertos puestos no pueda trabajar.

- Pero ministro, el asunto no es menor. El diputado Aguiló es un detractor del AUGE y el Ministerio de Salud le pagó un servicio millonario al hermano de él. Se pueden pensar varias cosas...

- Usted parte de un error: el diputado no es detractor, sino uno de los grandes aliados del AUGE. Además, quien debe evaluar un acto administrativo como ése no es usted ni yo, sino la Contraloría General de la República.

- El tema es que los gastos de su cartera no sólo se refieren a la fiesta del Servicio Nacional de Salud. Por ejemplo, en octubre organizaron un congreso de promoción de la salud cuyo costo bordeó los 70 millones de pesos. ¿Hay justificación para ese tipo de gastos?

- No es efectivo. Ese congreso costó 50 millones.

(N. de la R.: Según la información pública referida a las adquisiciones del Estado, en octubre se realizaron dos congresos de salud, "complementarios" entre sí, cuyo costo total fue de $70.136.765.-)

- ¿Y no es una contradicción que mientras se gastan millones en distintas actividades, el tema presupuestario sea la gran traba de los proyectos de reforma de la salud?

- El presupuesto de la casa son 103 mil millones. Todos los años se hacen congresos de distinta índole. Es parte normal de las actividades de todo ministerio. Mire, la verdad es que es súper grave que no se valoren las actividades que tienen que ver con responsabilidades de Estado, como es la salud pública. Resulta muy complejo si es que vamos a ser enjuiciados por cada acción que tenga que ver con nuestras tareas habituales. Descalificar así no hace más que empobrecer la discusión por el verdadero tema que es el de la reforma.

AUGE apenas perfectible

- Ministro, el gobierno y usted han insistido en los beneficios del AUGE. ¿Puede variar un poco y comentar los aspectos negativos del proyecto?

- A nuestro juicio no tiene nada negativo.

- ¿Nada? Suena algo soberbio...

- Es que no tiene nada de negativo. Puede que sí existan cosas perfectibles, pero de negativo, nada. Además, si fuera tan negativo no generaría el consenso que ha tenido...

- ¿Consenso? ¿Pero cómo? ¿Y los gremios y el Colegio Médico?

- Eso es otra cosa. Los gremios tienen una postura ideológica y un modelo de atención distinta a la visión del Ejecutivo. Ellos quieren que el Estado financie todo y eso resulta imposible. Por su parte, los médicos mezclan una postura ideológica con el tema del sistema de trabajo que tendrán bajo la reforma.

- ¿Señalar que "con el AUGE ganamos todos" no es publicidad engañosa?

- No, porque efectivamente ganamos todos.

- ¿Puede garantizar que nadie, absolutamente nadie pierde con la implementación del AUGE?

- Bueno, algunos ganan más.

- ¿No se pierde, por ejemplo, en la posibilidad de elegir el médico que uno quiera o de ser atendido en el centro asistencial que se desee?

- No, porque la libre elección ¡no termina! Si una persona quiere sólo el mínimo de garantías, bueno, entonces deberá elegir entre los prestadores que están en ese tramo. Pero siempre elige. Además, no hay que engañarse: hoy apenas el 15% de los chilenos tienen la posibilidad de escoger.

- Ministro, ¿no fue una exageración haberle dicho esta semana a un diputado de oposición que podía darle una lista de las personas que no habían muerto en su distrito gracias al funcionamiento piloto del AUGE?

- No, no fue una exageración. Tengo la lista, comuna por comuna, de las mil 205 personas favorecidas con el plan piloto.

- ¿Y tiene también una lista de los que pudieron salvarse si es que los más de 600 millones de pesos destinados a publicidad del AUGE lo hubiesen invertido en la atención de pacientes?

- Vuelvo a decirle: son platas que deben respetarse según el ítem. Lo que está destinado al ministerio no lo puedo trasladar a los servicios de salud. Si lo hiciera sería malversación.

- Llevan un millón de dólares gastados en publicidad del proyecto y aún el 70% de la población no entiende lo que es el AUGE...

- Y pasará mucho tiempo antes de que se comprenda. El problema es que perdemos muchos esfuerzos en intentar aplacar la campaña de desinformación y descalificación que ha surgido a propósito del AUGE.

- Ministro, ¿qué siente cuando el Presidente amenaza a sus colegas médicos con aplicarles normativas de época de dictadura si es que van a paro?

- El Presidente no ha dicho nunca que aplicará la Ley de Seguridad Interior del Estado. Simplemente, para ejemplificar la ineficiencia de las paralizaciones, se refirió al caso de los microbuseros.

- No lo habrá dicho textualmente, pero la conclusión de que a los médicos les puede pasar lo mismo que a los micreros resulta obvia...

- ¡Jamás el gobierno ha amenazado! Las medidas se toman en su justo mérito y en su momento. Nada más.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
"Conozco mis debilidades y fortalezas. Parte de mi agenda es comunicar, sin duda. Pero también una parte muy importante de mi agenda es trabajar técnicamente".
Foto:Héctor Aravena


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales