EDITORIAL

Viernes 10 de Abril de 2015

 
Préstamo a minera

 Señor Director:

En entrevista del 29 de marzo al nuevo presidente de la CPC, Alberto Salas, se me alude, por lo que quisiera señalar:

1. Durante el período en que me desempeñé como vicepresidente de Enami (1997-2000) hubo un período de precios muy bajos del cobre. Como parte del apoyo que se dio en ese momento, las empresas medianas que entregaban concentrado en las fundiciones de Enami podían solicitar un crédito contra las futuras entregas, para lo cual debían acreditar la situación financiera de la compañía.

2. En ese tiempo el señor Salas se desempeñaba como gerente general de la minera Punta Grande, de propiedad de su suegro, una de las empresas que entregaba concentrado en Paipote. Además, se desempeñaba como director de Enami en representación de Sonami.

3. El señor Salas, como gerente general de la minera Punta Grande, se acercó a Enami para pedir el crédito, entregó los antecedentes financieros y defendió la viabilidad de la empresa. Me resulta sorprendente, por decir lo menos, leer en la entrevista que él no era el representante legal de la empresa. Puede ser que en la forma haya sido así, pero frente a Enami él era el ejecutivo que representaba a la empresa y fue quien negoció el crédito. Respecto de esto último no hay confusión alguna.

4. Hasta ahí no habría reproche alguno que formular al señor Salas. Efectivamente, cuando se votó en el directorio el crédito él no estuvo presente. El problema fue que a muy breve plazo de cursado el crédito, la minera Punta Grande se declaró en quiebra y Enami no pudo recuperar el crédito otorgado a dicha empresa.

5. Las preguntas que quedaron rondando en el directorio de Enami fueron ¿en qué momento cambiaron los antecedentes financieros de Punta Grande? ¿Por qué pasó de ser solvente a una empresa quebrada? Peor aun, ¿a dónde se fue el crédito de Enami? ¿Conocía el gestor del crédito la real situación financiera de la empresa que patrocinó? ¿Actuaron esa empresa y sus ejecutivos de buena fe al pedir el crédito, sabedores de que se encontraban en una situación financieramente riesgosa?

6. Es útil precisar que Punta Grande fue la única empresa que no pagó su crédito.

7. Por las razones señaladas, no puedo dejar de sorprenderme de que en la entrevista el señor Salas haya olvidado el rol que jugó en la quebrada empresa Punta Grande.

Finalmente, yendo al tema de la CPC, creo firmemente que los empresarios deberían ser representados por personas que desarrollen empresas en mercados competitivos, que hayan construido su patrimonio gracias a su capacidad de entregar mejores productos o servicios a sus clientes y así contribuir al desarrollo de Chile.

Patricio Artiagoitia

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales