CULTURA Y ESPECTÁCULOS

Martes 4 de Enero de 2000

Madera de Escultor

La exposición que Roberto Polhammer y Marcela Romagnoli llevarán desde este viernes al Museo de Bellas Artes, será un apronte para el "Encuentro Nacional de Escultores", una reunión de pares que se inicia el 11 de enero en dos puntos de Santiago.
Hace dos años, en el contexto del "Simposium de Escultura" realizado en Valdivia, los artistas Roberto Polhammer y Marcela Romagnoli rescataron una gran cantidad de troncos en mal estado destinados a convertirse en astillas. Esos inmensos volúmenes fueron trasladados a Santiago donde comenzaron a recobrar vida convertidos en formas expresivas. Así nacieron las casi veinte obras que integran la exposición "Maderas y Maderas", desde el viernes en el hall central del Museo de Bellas Artes (Parque Forestal) y se consolidó, de paso, una dupla artística separada por varias generaciones pero unida por la insistencia en divulgar la nobleza e inagotable potencialidad de este material.

"Hace por lo menos un año y medio estoy trabajando con Marcela Romagnoli, cuya destreza y capacidad expresiva me impresionaron siempre. Desde entonces estamos gestando esta exposición, que, en un principio, se planteó como denuncia de la destrucción de nuestras maderas, pero finalmente no quisimos empañar lo que la escultura comunica: una realidad limpia que le sirve al hombre para conocerse a sí mismo, conocer la naturaleza y conocer a Dios", señaló Roberto Polhammer.

La distancia generacional ha operado en forma fructífera en este caso, que a pesar de mostrar dos formas muy distintas para resolver el lenguaje tridimensional, revisa lo que ha pasado con la escultura en madera en las últimas décadas de siglo XX. Se trata de un material difícil, que a diferencia de otros medios como el mármol o la piedra, no puede ser llevado a una geometrización simple. Aunque como escultor reconoce tener un amplio registro de ejecución, Polhammer reconoce en la madera la materialidad más cercana a sus necesidades creativas.

"Yo trato la madera como un modo de expresión; en mí pesa una larga existencia y el haber pasado por situaciones históricas muy dramáticas, por lo tanto mi obra es más bien recargada. Marcela Romagnoli utiliza la materia como soporte, elimina la expresión en sí por una tendencia bastante clásica; ordena muy bien los elementos en la estructura formal logrando una gran significación que integra lo lúdico, la belleza y el misterio: un elemento poético en la epidermis de las formas".

La muestra "Maderas y maderas" preparará el terreno para el "Encuentro Nacional de Escultores" que se inaugurará con sendas exposiciones, el 11 de enero a las 11:00 horas en la Plaza de Armas y a las 18:00 horas en el Centro Cultural Casona del Cabildo (Carlos Ossandón 11, La Reina). Esta iniciativa de la Sociedad de Escultores de Chile- que dirige Polhammer- pretende reunir a un centenar de artistas en torno a la discusión acerca de la realidad de este oficio en Chile, su incentivo en los talentos emergentes y las consecuencias de la globalización en su desarrollo y definición de identidad. A través de foros y mesas redondas entre el 12 y el 15 de enero, se planificará además el catálogo "Encuentro 2000", que según Polhammer "va a trascender a las nuevas generaciones".

"La intención principal será la de remarcar nuestra identidad como Sociedad de Escultores de Chile, analizando aspectos como la influencia externa y los efectos de la globalización en la sensibilidad y los intereses de los artistas. El encuentro que realizamos hace dos años en la Biblioteca Nacional fue todo un éxito y sirvió para demostrar que la escultura está plenamente vigente y que la emergencia de otras expresiones que han marcado el fin de siglo- como es la instalación- no implican la necesidad de matar un lenguaje para que viva otro, sino que ambos puedan coexistir. La escultura tiene 30.000 años rescatables de existencia y se ha ido acreditando a través del tiempo. Es absurdo, entonces, hablar de su muerte por el solo hecho de que transitoriamente se publiciten otras manifestaciones". Polhammer se declara poco informado en el tema de las instalaciones, pero le parece cuestionable la abundancia de conceptos e ideas que acompañan estos montajes, así como el carácter temporal que forma parte de su naturaleza.

"Los hombres somos transitorios pero el género no muere como tal. Toda producción artística debe buscar un aspecto de trascendencia; ir más allá de lo coyuntural. Las obras hablan por sí solas y superan movimientos y estilos mostrando una individualización", finaliza.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
"Toda producción artística debe buscar un aspecto de trascendencia; ir más allá de lo coyuntural. Las obras hablan por sí solas y superan movimientos y estilos", afirma el director de la Sociedad de Escultores de Chile.
Foto:Sebastián Sepúlveda
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales