VIVIENDA Y DECORACIÓN

Sábado 14 de Julio de 2001


el arte de vivir

Los artistas tienen una apreciación diferente de los ambientes. Conviven cotidianamente con pinturas y esculturas propias y ajenas. En sus casas el sello personal de sus habitantes se hace aún más patente. Aquí, unos ejemplos que lo comprueban.
Por Andrea Wahr R.
Fotografías, Sebastián Sepúlveda y Guillermo Farías

Ser artista, pintar, implica una relación con el espacio donde se vive, con los objetos, distinta a la de alguien que tiene otra profesión. La formación que enseñó a observar la luz, las formas, los colores, influye en el hábitat donde se desenvuelven cotidianamente. Se podría decir que un pintor vive como pinta. O se relaciona con su casa inevitablemente influido por su quehacer artístico. Por lo demás, obras propias las más queridas por lo general y ajenas de amigos, alumnos, maestros tienen lugares protagónicos en estas viviendas.

Cuatro artistas abrieron sus casas y nos mostraron cómo viven.

colecciones de la vida

Hasta febrero, Solange Eskenazi vivía en la casa de El Generador, colectivo de arte que dirige. Una necesidad de mayor independencia y de separar el vivir del trabajar la puso en la búsqueda de un departamento. Le costó encontrar éste, en la comuna de Ñuñoa, porque en ese sector no son comunes los edificios antiguos como el que ella quería. De hecho, el que habita ahora "estaba en malas condiciones, pero tenía potencialidades". Lo pintó, le arregló el piso, y lo decoró con cosas que tenía desde que vivía en Inglaterra.

- Son cachivaches que he ido coleccionando toda la vida, principalmente juguetes.

Solange está convencida de que una casa precisa pocos elementos para que quede bien, "más que nada necesita cuidado". En el living se ven muebles antiguos, retapizados por Horacio Lira en felpas de colores brillantes. Y dos repisas para disponer todos los pequeños objetos que le gustan.

Tiene grabados y esculturas suyas que no ha querido vender porque pertenecen a distintas épocas de su obra. La más reciente es una escultura de bronce que está en el living. Pero la mayoría de las pinturas que se reparten por el departamento pertenecen a otros pintores.

- Ser artista y estar rodeada de obras de arte me parece importante, pero más bien necesito tener objetos que me estimulen visualmente- , afirma.

refugio para la contemplación

Sergio Soza vive lejos del ruido. Habita una casa realizada por él mismo con ayuda de maestros, en Lo Cañas. Una vivienda de adobe, hecha a la medida de sus necesidades, construida con lo que recogía en la calle, en demoliciones. Lo que no querían otros, lo que otros abandonaban, a él le servía para crear su refugio. Después de una tormenta en Vichuquén le regalaron 170 troncos, que fueron el punto de partida.

Lo construyó hace 20 años, pero hace cinco se trasladó a vivir definitivamente allí, dejando su taller en Providencia.

- Acá soy más jardinero. Necesito contactarme con las cosas naturales. También escribo, leo.

Para él, una casa debe ser el "refugio del alma" de sus habitantes.

- Uno necesita proteger el alma y sus planos sensibles.

También la ve como "una invitación a soñar con otros".

- Esta vivienda lo manifiesta a través de la contemplación. Todos los elementos que tengo son objetos para contemplar.

En eso, lo ayuda el silencio del entorno natural en que se encuentra inmersa. Dice que pasa todo el día con mucha gente, por lo que es un verdadero placer llegar a su casa por la noche.

- También es emocionante ver la luna, el amanecer, el sol.

Para Sergio Soza, este lugar demuestra que se puede imaginar algo, soñarlo y hacerlo:

- Es importante comunicar esa posibilidad, porque esta es la casa que he soñado toda mi vida.

el espacio, la luz

Paz Lira vive en una casa diseñada por el arquitecto Cristián Undurraga. La monumentalidad de la arquitectura y la importancia que se le dio a la luz en la obra influyeron en la pintura de Paz rápidamente:

- Cuando me vine a vivir acá, hace cinco años, me lancé de lleno con lienzos de grandes dimensiones.

Según ella, antes era "más contenida" y le tenía susto a trabajar en gran formato.

Ayudó también el hecho de que el arquitecto proyectó especialmente un taller para la artista. Este incluye en su exterior, una especie de canal que recibe las aguas, que pasan por un filtro y llegan al estanque que se encuentra en la entrada de la vivienda.

Afirma Paz Lira que su casa es de "materia y rincones". Eso la ha inspirado también en su pintura, que es prácticamente tridimensional, llena de texturas y de capas superpuestas.

Espacios austeros, donde la luz es protagonista y la encargada de crear atmósferas, caracterizan a esta vivienda:

- Mi casa es como un monasterio y mi pintura espiritual.

Pocos objetos conforman la ambientación. Uno de los más importantes es el piano que está en el living y que pertenece a su hijo, que estudia música en Estados Unidos. Pinturas y dibujos de amigos suyos, como Enrique Zamudio, Ximena Bórquez y Jaime León. Y, aunque su marido no está ligado profesionalmente al arte, sí es un gran aficionado, por lo que compra obras que destacan en los diferentes recintos.

objetos para jugar

A pocas cuadras de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile, donde hace clases, vive Jaime León. El artista comenta que su casa, ubicada en un silencioso pasaje, está formada bajo un concepto lúdico que comparte con su señora, Anita Kohon.

- Fuimos juntando cachureos dentro de esta idea. Nos gustan los juguetes que devienen de la manualidad y la artesanía- , comenta León.

Se nota un gusto por los materiales nobles: madera, mimbre, greda, latón, todos elementos simples, precarios. Asimismo, le dan gran importancia al valor sentimental de las piezas. "Son objetos con historias y otros tienen historia en su riqueza formal".

- El nuestro es un modo de vivir en el que existe una relación muy personal con la casa, porque todo se construye a partir de lo que uno es- , afirma.

A pesar de tratarse de una vivienda de sólo dos dormitorios, la altura la hace ver más grande. También la luz generosa que llega desde distintos puntos según la época del año, hace los espacios muy gratos.

Para lograr más independencia, construyeron dos escritorios en ambos extremos del patio. En el suyo, Jaime se rodea de libros y de una pequeña excentricidad: una batería donde toca algunas veces.





Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Para Solange Eskenazi, es muy importante rodearse de objetos que la estimulen visualmente y que tengan historia.
Para Solange Eskenazi, es muy importante rodearse de objetos que la estimulen visualmente y que tengan historia.
Foto:Sebastián Sepúlveda y Guillermo Farías


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales