REPORTAJES

Domingo 23 de Septiembre de 2007

La política en pantalla cumple sus bodas de oro:
Las imágenes ocultas de la TV

El próximo 5 de octubre la televisión celebra 50 años. Hoy, los protagonistas de grandes hitos políticos revelan cómo este medio cambió la historia del país. Sepa cómo se definieron elecciones, se levantaron y bajaron candidatos, y se ejerció censura y propaganda.

CLAUDIA GUZMÁN

Primer mensaje presidencial 21 de mayo 1962 21 de mayo 1962

21 de mayo 1962

Al Presidente Jorge Alessandri nunca le gustó la televisión. Consideraba que el nuevo medio de comunicación era un lujo innecesario para el país. Por eso no fue sino hasta su cuarta cuenta pública que accedió a que las cámaras, focos y cables irrumpieran en el solemne salón del Congreso pleno.

Según recuerda el entonces director de programas de Canal 9 de la Universidad de Chile y actual embajador en China, Fernando Reyes Matta: "Acababan de llegar al país los equipos para transmitir profesionalmente el Mundial de Fútbol y el director del canal, Raúl Aiciardi, sorprendió a todos un par de días antes del 21 de mayo diciendo: 'Bueno, llegó la hora de hacer televisión en serio, las cámaras deben estar allí donde ocurren los hechos, para que la gente los viva: pasado mañana transmitiremos el mensaje presidencial' ".

No fue simple. "Alessandri no nos hizo fácil el trabajo. Le molestaba la luz, no miraba a las cámaras. Estaba incómodo. Y los equipos de entonces no eran tan móviles como los de ahora", describe Bartolomé Dezerega, gerente técnico del canal.

Los presidenciables son interrogados: Septiembre 1964

En el mundo se comentaba cómo la televisión había logrado posicionar liderazgos. Chile no quiso ser la excepción, y este año, con vistas a las elecciones presidenciales, comenzó a emitirse el primer programa político de la historia local.

"Septiembre 64", en el canal de la Universidad de Chile, era conducido por Carlos Fredes y tenía como panelistas estables a periodistas abanderizados con cada sector político: Augusto Olivares, Gonzalo Cruzat, Rafael Kittsteiner y Mario Arnello.

Todos los canales existentes se esforzaron por cubrir esta campaña presidencial. Pero el gran logro de "Septiembre 64" fue reunir en un mismo estudio -y 48 horas antes de las elecciones- a los candidatos Eduardo Frei Montalva, Salvador Allende y Julio Durán. La imagen es tan potente, que llega a confundir: "Fue el primer debate presidencial como tal", recuerda Ozren Agnic, entonces secretario del senador Allende. Sin embargo, los registros de la época muestran que pese a que se reunieron, cada candidato tuvo 20 minutos para dirigirse al país y nunca hubo interpelación.

El primer debate llegaría sólo 25 años después: el 9 de octubre de 1989 Hernán Büchi y Patricio Aylwin se enfrentarían ante las cámaras de Canal 13.

A Alessandri le tiembla la mano: 24 de mayo 1970

La leyenda mundial reza que el debate televisado entre un envejecido Nixon y un lozano Kennedy decidió la Presidencia de Estados Unidos en 1960. La versión local del mito cuenta que un incipiente mal de Parkinson de Jorge Alessandri lo llevó a la derrota frente a Salvador Allende.

Lo cierto es que en el programa "Decisión 70", emitido por Televisión Nacional, Alessandri y Allende nunca se enfrentaron cara a cara. El espacio, que se emitió durante los 21 domingos previos a la elección de ese 4 de septiembre, estaba reservado para entrevistas individuales con los candidatos Alessandri, Tomic y Allende. Conducía Guillermo Blanco, y tres representantes de los distintos sectores políticos formulaban preguntas previamente grabadas.

Según recuerda Jorge Navarrete, entonces director general del canal, el más complicado de los invitados era el ex Presidente Alessandri: faltó a los dos primeros programas, y en una ocasión hizo que TVN transmitiera desde su departamento de calle Phillips.

Su antipatía por la televisión era conocida. Y después del domingo 24 de mayo de 1970 se volvió justificada: "Efectivamente, don Jorge tenía un leve temblor de mano, pero no era nada importante", recuerda Navarrete. "El problema fue que su gente le preparó los torpedos con información en tarjetones que no eran de cartulina, como los de los otros candidatos, sino que en una especie de papel mantequilla. Entonces, más que el temblor, los problemas eran el movimiento y el sonido del papel junto al micrófono", explica.

En todo caso, Navarrete precisa que al final de la grabación del programa tanto el candidato como sus asistentes revisaron la cinta y, como les pareció buena, firmaron el protocolo que autorizaba su emisión. "Después vieron el aprovechamiento político que se hizo del temblor de su mano y, claro, trataron de culpar a Televisión Nacional. Pero quiero ser muy claro en decir que el nivel técnico de la televisión en esa época no permitía hacer ningún tipo de intervención", enfatiza.

Un poco menos correcto es el recuerdo de Bartolomé Dezerega, entonces gerente técnico de TVN: "Claro que nos dimos cuenta del temblor. Gonzalo Bertrán, que dirigía el programa, lo comentaba con sorna. Había varios que se frotaban las manos. Pero, bueno, los del comando de Alessandri revisaron la cinta y no les molestó".

"A esta hora se improvisa"... y se llama al Golpe: 19 de agosto 1973

En 1969 nace en Canal 13 "A esta hora se improvisa", un programa periodístico liderado por Jaime Celedón, y secundado por Julio Martínez, Enrique Campos Menéndez, Fernando Rivas Sánchez, Eugenio Lira Massi, José María Navasal y Tito Mundt. Sin embargo, como el país, el espacio dominical se politizó y sumó a jóvenes rostros como José Miguel Insulza, José Joaquín Brunner y Claudio Orrego.

En 1970, en plena UP, nace una estrella: Jaime Guzmán. "Los estudiantes nos paraban en los pasillos pidiendo que lo incluyéramos. Pero nadie lo conocía", recuerda Claudio di Girólamo, ex director ejecutivo del canal. "La presión hizo que el rector de la UC, Fernando Castillo, me pidiera probar a este líder de un movimiento llamado gremialismo... Y lo hizo increíble", admite Celedón.

Jaime Guzmán se volvió clave en la TV y en la caída de Allende.

En agosto de 1973, él y Celedón llegaron hasta la casa del renunciado comandante en jefe de Fach, César Ruiz Danyau, para pedirle que fuera al programa de ese domingo y que lo hiciera vestido de general. "Él dijo que sólo lo haría si nos conseguíamos cadena nacional. Quería decir una palabra clave para que toda la fuerza aérea se pusiera en estado de alerta", revela Celedón. "Le expliqué que el canal sólo llegaba a Santiago, pero finalmente me conseguí sumar a la Radio Cooperativa, y asistió".

"Fue un programa tenso", recuerda Jorge Navarrete, entonces panelista. "Llegó con dos uniformados armados, que eran de su familia. Claramente sólo confiaba en su sangre", postula. "Fue histórico", califica Celedón. "Ahora, nunca llegué a saber cuál era la palabra clave", reconoce.

Lo cierto es que algo debe haber dicho esa noche Ruiz Danyau. Al día siguiente se amotinaron las báses aéreas de El Bosque y Cerrillos, y tres semanas después llegó el golpe militar.

La Fidelmanía: 2 de diciembre 1971

No había cómo no verlo. Fidel Castro pasó 25 días en Chile y cada uno de ellos apareció en televisión. "En esa época, todos estábamos comprometidos con la UP. Lo seguíamos felices", recuerda el director televisivo René Schneider, de TVN. "No sólo Fidel nos entusiasmaba, también los artistas de su delegación. Iban a todos los programas artísticos", agrega Antonio Freire, entonces director del Canal 9 de la U.

Era tanta la politización que La Segunda felicitó, con ironía, al director de TV que transmitió el largo discurso desde el Estadio Nacional en diciembre. "Nunca usé un plano abierto. Nunca se vio un asiento vacío. Y, la verdad, es que a las dos horas la gente se aburrió y se empezó a ir", confiesa hoy Schneider.

¡Pinochet no ha muerto!: 7 de septiembre 1986

La primera misión era reunir la información. La segunda, mostrarlo vivo. "No sabíamos qué había pasado ni quién había sido", recuerda Francisco Javier Cuadra, entonces ministro secretario general de gobierno. "Se decía que el Presidente había muerto y, la verdad, casi nadie nos creía que no era así", admite acerca del descrédito informativo que tenía por ese entonces -en Chile y en el mundo- el gobierno militar.

El tiempo apremiaba y la presión internacional subía. "Sólo después de que los comandos peinaron los cerros, logró salir un helicóptero desde TVN. No fue fácil. Nadie se atrevía a ir y, además, rebotar la señal desde el Cajón del Maipo era técnicamente muy complicado", describe Cuadra.

Finalmente, pasadas las 22 horas de ese 7 de septiembre, casi cuatro horas después del atentado del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, el periodista Juan Pablo Reyes logra entrevistar en vivo y en directo a Pinochet.

Entonces, con la mano vendada, entre impactos de bala y vidrios quebrados, el gobernante saca lustre a una de sus frases más características: "Estamos en una guerra, señores".

Aylwin llora y sorprende : 4 de marzo 1991

"El discurso lo escribió el propio Presidente y no lo conocimos hasta que lo leyó frente a la cámara". Eugenio Tironi, entonces encargado de la Secretaría de Comunicación y Cultura, echa por tierra la serie de mitos sobre la asesoría comunicacional que habría recibido el Presidente Patricio Aylwin la noche en que -con voz quebrada y ojos llorosos- pidió perdón tras conocer el contenido del Informe Rettig.

Lo que Tironi sí admite como parte de un diseño comunicacional fue el timing de los rituales asociados a la comisión Verdad y Reconciliación, incluida la cadena nacional de ese lunes 4 de marzo. "Nadie sabía lo que iba a decir. Y aunque hubo un par de interrupciones técnicas en la grabación, fue de un envión. Nada afectó el clima, que era de mucha, mucha emoción. Creo que ni el mejor asesor se habría atrevido a plantear algo tan fuerte, para la época, como pedir perdón por las violaciones a los derechos humanos. Fue algo que desarmó a todo el mundo".

El Papa termina con el temor: abril 1987

La televisión era una amenaza. El Gobierno militar temía que la visita del Santo Padre a Chile fuera instrumentalizada por la oposición y, luego de meses de infructuosa negociación con la Iglesia chilena, el entonces ministro Francisco Javier Cuadra viajó al Vaticano para conseguir con monseñor Sodano lo que buscaba la red estatal TVN: "Entendíamos que la señal única la generara el canal oficial, que era el 13. Pero nosotros queríamos libertad de sonido. Queríamos poder hacer una narración de lo que se veía".

Crítico fue el encuentro con pobladores de La Bandera, donde se habló de pobreza, viviendas indignas y derechos humanos. "Llamé a TVN y di la orden de cortar el sonido y pasar a narración en off", recuerda Cuadra.

Sin embargo, aunque en TVN los locutores hablaran sobre el comunismo en Polonia, la visita de Juan Pablo fue clave para la televisión. "Transmitir la visita fue titánico", recuerda Juan Agustín Vargas, ejecutivo del 13 a cargo de la operación. "Pero más importante fue volver a hablar de temas vetados. De hecho, don Eleodoro Rodríguez, director del canal, quiso seguir con un espacio sobre el Papa varios meses más. Fue la excusa para volver a debatir".

Error de cálculo con Townley: agosto 1993

A comienzos de los 90, Jorge Navarrete, director ejecutivo de TVN, era un habitué de los tribunales militares por casos como la entrevista a "N. N." y a Michael Townley, autor material del asesinato de Letelier.

Pero lejos de las reacciones militares que lo llevaron a estar procesado por "sedición impropia", eran los ecos gubernamentales los que más afectaban a TVN. "Me preocupaba la independencia del canal y por eso no consultaba lo que íbamos a emitir", declara. Pero hoy sí reconoce un paso en falso o, al menos, un error de cálculo.

Bajo el consejo legal de Álvaro Varela, Navarrete le pide a su amigo Jorge Burgos que revise la cinta de "Informe especial" sobre Michael Townley. "Él conocía los procesos que se llevaban contra los militares y, para evitar caer en el delito de calumnia, debíamos evitar que Townley implicara a alguien que no figurara en ellos", explica. "El problema es que, sin consultármelo, Jorge sintió que, siendo subsecretario de Guerra, era su deber contarle a su ministro lo que había visto. Y Patricio Rojas, con quien nunca estuve de acuerdo en materias televisivas, le dijo al Presidente que lo que sucedería era gravísimo", cuenta Navarrete.

Hoy el ex timonel de TVN revela que así fue como se detonó la llamada del lunes 1 de agosto del ministro Enrique Correa al presidente del directorio de TVN para pedir la postergación del espacio. La petición se aprobó por 6 votos a 1 el 3 de agosto, dos días antes de su anunciada emisión. "La razón que dio el Gobierno fue que se esperaba un fallo del ministro Bañados sobre el caso Letelier para esos días y no querían que se leyera como una presión el que justo TVN emitiera ese 'Informe especial'", recuerda. "Fue muy complicado y nos afectó. Pero el programa luego salió al aire tal como estaba al inicio. Nos fue bien y lo repetimos", concluye.

Fra-Fra acaba con "De cara al país"

El 17 de mayo de 1989 el entrevistado era el candidato presidencial Francisco Javier Errázuriz, y el director Gonzalo Bertrán tuvo la mala idea de pedirle a Raquel Correa una pregunta "livianita". "Quise saber cómo pensaba enfrentar los procesos judiciales en su contra", recuerda la periodista. Fra-Fra se ofendió hasta las lágrimas. Cuando terminó el espacio, su familia lo abrazó llorando. Esa noche no hubo cóctel y Canal 13 despidió a las entrevistadoras Correa y Santa Cruz. A los dos meses debutó "La entrevista de Raquel Correa"; misma hora y mismo canal.

La difícil apertura de TVN: 1989

Un año después del resto de los canales, TVN se abre a debatir de política. "Pinochet no estaba muy convencido, pero le hice entender que teníamos que hacerlo", recuerda la periodista Patricia Guzmán, quien como directora de prensa creó, en mayo de 1989, "La hora de".

Conducía Igor Entrala, participaban periodistas de diversos sectores políticos y siempre había un villano invitado. "Uno de los mejores programas fue cuando la villana era Raquel Argandoña y el invitado, Jaime Guzmán. Se produjo un coqueteo muy simpático", describe.

Sin embargo, la apertura no alcanzó a durar.

Un segundo programa, llamado "A domicilio", terminó causando un terremoto al interior del canal estatal. "Íbamos a la casa de los candidatos a la presidencia a entrevistarlos. El primero era Aylwin, pero el programa no salió. Me llamaron para que cortara la entrevista de una hora a diez minutos... y algunas cosas más", comenta Guzmán, sin querer dar más detalles sobre su renuncia. "Sólo puedo decir que los problemas nunca los tuve con los uniformados, sino que con los civiles de gobierno con que traté".

La verdad sobre el cometa Halley

La sobreexposición del cometa Halley suele recordarse como una campaña comunicacional del gobierno militar para tapar las violaciones de DDHH.

Según Francisco Javier Cuadra, lo que sucedió a comienzos de 1986 fue que la agenda de cambios legislativos para la transición se atrasó. "El gobierno se quedó sin agenda política y la económica la estaba trabajando Büchi. Yo no tenía tema para marzo y abril. Sólo tenía la agenda de ciencia, con el Cometa Halley. Mandé a buscar material a Europa y con eso nos batimos en TVN. Y el tema prendió", reconoce.

Lagos y su dedo ensayan de noche: 25 de abril 1988

El plan que había diseñado Canal 13, bajo la conducción de Eleodoro Rodríguez, daba resultados. La red católica se posicionó como líder en materia política y "De cara al país" fue pivotal. El espacio, dirigido por Gonzalo Bertrán y conducido por Roberto Pulido junto a Raquel Correa y Lucía Santa Cruz, rápidamente lideró la sintonía.

"Hubo un diseño muy cuidado", recuerda Juan Agustín Vargas, entonces gerente de programación del canal. "Quisimos partir suave, presentando los partidos políticos; casi educación cívica", califica.

Lo que no estaba considerado era lo que pasó la noche del PPD, cuando Lagos apuntó a Pinochet.

"Yo sabía que iba a pasar", revela "Toño" Freire, periodista y entonces director del instituto donde cada semana, y por la noche, ensayaba Lagos. "Lo preparamos para cada programa de la época. Repetíamos los movimientos de cámara. El negro Jorquera y Pepe Cayuela lo entrevistaban duro. Él se exaltaba, por ejemplo, cuando le preguntaban por su primera mujer. Aprendió a controlarse y a imitar estilos, como el 'I need you' de Eisenhower; con dedo y todo".

Sale Armstrong, entra Sandro

La politización de la TV durante la Unidad Popular no sólo hizo que los trabajadores de Canal 9, cercanos al comunismo, se tomaran las instalaciones mientras otro grupo de profesionales de la U. de Chile emitía por la señal 6. El fanatismo era tan grande que, según recuerda Jaime Celedón, nombrado director ejecutivo por un breve período, se llegó a perder material patrimonial con tal de combatir el imperialismo: "Quise guardar la cinta con la llegada del hombre a la Luna y se rieron en mi cara: 'encima grabamos a Sandro', me dijeron".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir



[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales