INTERNACIONAL

Lunes 21 de Abril de 2003

Eventual segunda vuelta:
López Murphy puede incluso ganarle a Menem

De darse una "final" entre ambos, el resultado es incierto debido al porcentaje de indecisos.
RODRIGO LARA

Corresponsal

BUENOS AIRES.- El economista Ricardo López Murphy no logró, durante toda su campaña como candidato a la presidencia, que alguno de los otros cuatro postulantes aceptara debatir públicamente con él. Especialmente renuentes fueron los tres peronistas (Partido Justicialista), quienes se sienten ganadores antes de contar los votos. Pero, si logra pasar a la segunda vuelta el domingo próximo, más de alguno de ellos quizás se arrepienta de haberlo subvalorado.

Ex militante del Partido Radical, ex ministro de Defensa y fugaz ministro de Economía del anterior Presidente Fernando de la Rúa, López Murphy parece haber conquistado el segundo distrito más importante del país: la ciudad de Buenos Aires. Ello consiguió catapultarlo de un escaso 5% inicial, al 16,3% en que lo ubicó la consultora Catterberg y Asociados el jueves pasado.

La cifra señalada corresponde - en esa medición- a un virtual empate técnico con Néstor Kirchner (16,8%) y apenas debajo del 18,3% del ex Presidente Carlos Menem.

Si bien es cierto que una segunda medición, realizada por la empresa OPSM y dada a conocer el viernes, lo puso de nuevo en un tercer lugar (esta vez detrás de Kirchner y Menem, en ese orden), la diferencia es lo suficientemente pequeña para que el 8% de indecisos pueda anularla si se inclina por él.

El punto es que, si llegase a pasar a la segunda vuelta, Argentina enfrentaría una doble situación inédita desde 1910: Primero, una definición presidencial entre dos candidatos asociados a la derecha o centro derecha. Segundo, la posibilidad de un Presidente ajeno a los dos partidos hegemónicos. Visto así, López Murphy tiene la posibilidad de llegar a ser el Vicente Fox - quien derrotó al PRI, tras 70 años en el poder- del peronismo.

Muy distintos
Contra lo que dicen las encuestas sobre una segunda vuelta hipotética entre las "dos derechas" (que auguran un triunfo de López Murphy), el escenario, de darse, es incierto. "Derecha contra derecha, el país optaría por la derecha populista como siempre optó", explica a "El Mercurio" un antiguo peronista.

Carlos Acuña, doctor en ciencia política y analista de la Universidad de San Andrés, coincide: "Enfrentamos una tremenda incógnita. ¿Cómo va a funcionar la identidad peronista, en ese caso, en los sectores populares?".

En el peronismo ya tienen la respuesta. "El peronista de la calle elegirá a Menem. Imagínate a un 'negro' de Santiago del Estero votando a López Murphy. El partido se va a poner las pilas, detrás del "turco" (Carlos Menem), aun tragándose los sapos más grandes", arguyen.

Acuña no lo tiene tan claro. Opina que mucho dependerá de la intensidad del "antimenemismo" de los votantes hoy favorables a Kirchner y a Rodríguez Saá. También de un fenómeno inusual: "López Murphy está absorbiendo al electorado de Elisa Carrió (del centroizquierdista ARI)". ¿La razón? "La de él es la propuesta más moderna del conservadurismo en las últimas décadas", explican los analistas.

El fenómeno de la aparición de estas dos derechas, según el experto, se debe a que "la derecha de Menem es percibida como una derecha poco respetuosa de las instituciones, con la excusa del pragmatismo". Lo anterior dificultará un pacto entre ellas, si alguna gana.

Gobernar costará
En tal caso, López Murphy no contaría con mayor apoyo en el Congreso. Y la alianza que hizo con los partidos provinciales más conservadores, no es suficiente en términos de legitimidad y eficacia. Si gana es posible imaginar que llamaría a un gobierno de unidad nacional. "En ese sentido - agrega- no le da para ser un Fox. Pero podría encabezar un proceso político de transición, hacia una nueva política argentina de signos poco claros".

Menem no lo tendrá más fácil. "Se va a encontrar con una sociedad dividida, mucho más beligerante que en el pasado. Y tendrá muchos menos recursos con que aplacarla", dice Acuña.

Mientras, en el peronismo reina la incertidumbre. "Está todo el mundo cortando clavos. Están todos muy nerviosos", confiesan.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
El ex ministro de Economía parece haber conquistado el voto de los porteños, el segundo distrito más importante del país. Si además consigue el voto de los indecisos, la Casa Rosada podría ser su destino final.
El ex ministro de Economía parece haber conquistado el voto de los porteños, el segundo distrito más importante del país. Si además consigue el voto de los indecisos, la Casa Rosada podría ser su destino final.
Foto:FRANCE PRESSE
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales