VIVIENDA Y DECORACIÓN

Sábado 5 de Octubre de 2013

 
Armonía con el entorno

Entre molles, peumos y olivillos, camuflada en medio del bosque de una ladera del cerro El Boldo en Zapallar está la casa del mueblista y decorador Eduardo Maffei. Un verdadero refugio que se funde con el paisaje y al cual se accede cruzando dos quebradas.  
Texto y producción, Beatriz Montero Ward. Fotografías, José Luis Rissetti. Fue en un invierno, hace ya 28 años, que Eduardo Maffei y su mujer, Catalina García Huidobro, emprendieron un largo recorrido por el litoral central en busca de un terreno donde construir su casa de veraneo. Partieron por Las Brisas de Santo Domingo para seguir por Algarrobo, Tunquén, Quintay... Zapallar fue la última escala de este viaje y también donde encontraron el sitio perfecto: un predio de 6.000 metros en una de las laderas del cerro El Boldo, repleto de molles, peumos, chaguales y quiscos. "Era el más barato del loteo, porque lo cruzaban dos quebradas, que, al contrario, era lo que a mí me había fascinado", recuerda Eduardo.

Y a pesar de que muchos le dijeron que era imposible construir allí, él corrió el riesgo y emprendió la tarea de levantar, primero, una pequeña vivienda para visitas. Su socio y amigo Alfredo Fernández lo asesoró con la enfierradura para los cimientos y con la ayuda de un constructor de Cachagua puso en pie una construcción de solo 80 m2, con cielo a un agua y una estética simple y rústica. Los materiales los subió con tecles manuales que le prestaron y una carretilla que él mismo diseñó, y consistieron en postes telefónicos de alerce para las vigas, tablas de álamo para el cielo, ladrillos hechos en un horno de Nogales para los pisos, piedra de la cantera de Laguna para los muros del exterior y madera de cactus para revestir las puertas.

A diferencia de un proyecto tradicional, lo último que hizo Maffei fueron los caminos de acceso: un par de puentes colgantes que cruzan las quebradas y que dan un encanto especial. "La idea era probar cómo nos resultaba veranear aquí con todos los niños. Si nos iba bien, construiríamos algo más grande en la parte alta del sitio", recuerda. Pero estaban en eso cuando les ofrecieron comprar, con otros amigos, un campo a orillas de lago Colico, y entonces Zapallar se redujo a ampliar la casa existente, sumándole un par de dormitorios, otro baño, zona de servicio y una salita. "Siempre privilegiando las vistas al mar y la quebrada", dice Eduardo.

Por dentro la construcción es blanca, con excepción del estar que tiene los muros patinados en azules y ocres por él y la pintora Francisca Valenzuela. "Eso se hizo en un fin de semana e incluso pinté ahí un bote y un trompe l'oeil de una ánfora con frutas", cuenta. Los cielos, en cambio, se colorearon de un tono verdoso, similar al usado para las puertas. Es una casa llena de encantadores detalles que dan cuenta de la preocupación de Maffei por la estética, por las cosas nobles y, sobre todo, de su amor por la naturaleza. "Lo único que quería era que la casa quedara muy metida en el cerro, que no se viera sacando pecho desde el camino, sino respetuosa del lugar y del entorno. Porque esta es una verdadera reserva de bosque esclerófilo costero", dice.

La simpleza manda en los espacios, ambientados con muebles diseñados por Maffei para su tienda El Pórtico, como la mesa de centro de ciprés de las Guaitecas y piedra pizarra y la del comedor, también de esa madera. "Lo interesante aquí es el lugar, las vistas de la bahía de Zapallar y la fuerte presencia del cerro con toda su flora y fauna, algo que gozo plenamente".

La casa es de albañilería cubierta con una leve aguada de cemento aplicada con guante. "Así adquirió un aspecto rústico y no fue necesario estucar".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p>Al volumen original se le adosó otro que alberga un par de dormitorios. Toda la construcción está cubierta con piedra de la zona.</p>

Al volumen original se le adosó otro que alberga un par de dormitorios. Toda la construcción está cubierta con piedra de la zona.




[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales