CULTURA Y ESPECTÁCULOS

Jueves 17 de Enero de 2002

Matucana 100
Abren galería nocturna en Santiago

Centro cultural inaugura un espacio para las artes visuales, el que invita a ver las creaciones... de noche.
AURA BARRENECHEA D.

A las dos de la tarde se abren las puertas para ingresar al interior de la que fue una bodega de la DAE (Dirección de Abastecimientos del Estado); un gigantesco galpón hecho de ladrillo de 1.100 m2 y doble altura, considerando un altillo sostenido por vigas de madera noble.

Estas puertas no vuelven a cerrarse hasta las 12 de la noche, hora de término de las actividades en el área de artes visuales del Centro Cultural Matucana 100, concebida por sus coordinadores, Camilo Yáñez y Luis Guerra, como "una galería noctura".

Recién estrenada con la colectiva "Piel Artificial", muestra su rostro contemporáneo a través de las creaciones de trece artistas que desarrollan un trabajo "más relacionado con los objetos que con las formas tradicionales de construcción de una obra, y expuestas a una suerte de puesta en escena".

Categorizada por señalética interna con una letra L, que distingue su gran tamaño, la sala se inserta en el centro cultural, en el que confluyen una enorme carpa (tamaño XL) donde se dan conciertos y dos espacios más íntimos destinados al teatro. Además, una cafetería improvisada bajo un toldo cumple funciones mientras se crea otra más estable.

La señalética también deja explícito la condición "en rodaje" del centro. "Queremos presentar una nueva actitud del pensar cultural; mostrar que podemos hacernos cargo de un lugar con una relativa baja inversión", subrayan los curadores de la exposición; ambos, magister en artes visuales de la Universidad de Chile.

Hace siete meses que Camilo y Luis trabajan en el proyecto, partiendo por dibujar el perfil de la sala, la que por sus dimensiones no llaman galería, sino "espacio artístico".

Resolvieron crear un lugar amplio y versátil, conceptual y formalmente, que permita "renovar la percepción y reflexión en torno al arte"; un espacio donde el espectador pueda aprender "y vivir nuevas experiencias generadas por artistas jóvenes".

Luego, hicieron un estudio sobre qué era factible; planearon la imagen corporativa; vieron con qué instituciones relacionarse y coordinaron la actual exposición; también, iniciaron el diseño de una página Web, porque "no sólo el espacio físico debe albergar la obra".

El horario nocturno se puso para que la gente de trabajo asista a las exposiciones; reconocen que a veces existe el interés por ver a un artista, pero para hacerlo las personas deben "correr". Opinan que "es importante entregarle facilidades al público". La invitación a los visitantes es a circular entre los diversos espacios y alternar su recorrido por el arte visual con experiencias de danza y teatro, programadas a las 20:00 o a las 22:00 horas.

No piensan que la noche y la ubicación del centro afecten la asistencia del público, atemorizado frente a un Santigo más peligroso, ya que el amplio terreno otorga estacionamientos para muchos vehículos.

La sala de artes visuales depende directamente de la Corporación Matucana 100, sin fines de lucro, a la que el Estado le entregó el espacio en concesión por 30 años. Del proyecto general, los curadores destacan el interés en darle un lugar central al área visual.

El compromiso del Estado es construir la parte física de este proyecto
(que se desarrollará en etapas, desde octubre) y culminará el 2004; el de la Corporación es gestionar y crear lazos con la empresa privada, "porque la cultura es importante para todos".

Los planes proponen un calendario flexible y versátil, "adaptable de acuerdo al interés de las propuestas", lo que implica exposiciones de tres meses y, también, de tres días "y con eso despertar otro interés".

"Piel Artificial", en exhibición hasta el 24 de marzo, se propone "dar un panorama de la escultura chilena y sus expansiones a nuevos soportes visuales y materialidades".

El potente espacio impuso la primera condición, "necesariamente había que apelar a creadores de grandes volúmenes más que de obras bidimensionales". La segunda condición respondió al criterio de poner "a discutir materiales diversos", de esta forma
coexisten en la muestra esculturas en papel, cartón, fierro, plástico.

Revitalizar un barrio

El emplazamiento de la sala en el poniente de Santiago, sector Estación Central, se inserta en la política de revitalización del lugar; hoy, rodeado de colegios, cercano a una universidad, con la dinámica viva de ferreterías, garajes mecánicos, panaderías y una infinidad de locales. A su espalda tiene la Quinta Normal y, al frente, un sólido edificio que se apronta a convertirse en una nueva biblioteca pública.

"No se alterará la arquitectura del inmueble por respetar la biografía del barrio, aunque sí se le puede renovar de una manera contemporánea", advier-ten Yáñez y Guerra.

Hubo que limpiar la sala y, también, despejar la explanada exterior de unos techos dispuestos para los camiones de carga, a fin de crear distancia para realzar el frente. Al interior, el principal aporte fue la incorporación de focos de haluro metálico para iluminar el galpón, acostumbrado a su escasa luz.

Destacan los curadores que en distintas ciudades desarrolladas se han orientado edificaciones antiguas a otro fin; advierten que el museo Reina Sofía, por ejemplo, era un hospital, y así hay casos de estaciones, fábricas...

Matucana 100 pertenece al paisaje del barrio hace 80 años, cuando se levantó en un terreno entre Agustinas y Romero. "Era una bodega de abastecimientos para catástrofes del DAE parafraseando la idea, diríamos que en el 2002 podría ser un DAC: departamento de abastecimiento cultural".

Los expositores

El trabajo curatorial de Camilo Yáñez y Luis Guerra se propuso destacar creaciones de artistas jóvenes chilenos, de una misma generación, con reconocimiento en el circuito nacional. Una lista de trece nombres resumió su tarea: Julien Birke, Patrick Steeger, Cristián Salineros, Livia Marín, María de los Ángeles Cornejos, Carolina Hernández, Carolina Salinas, Romina Casas, Yennyferth Becerra, Lina Sinisterra, Kika Mazry, Waldo Cañete y Carolina Pino.

Entre ellos, hay cuatro licenciados en Artes (dos de la Arcis, uno de la Chile y otro de la Católica), ocho egresados de Artes y una de un magister en Artes Visuales; sus edades van entre 25 y 30 años. Nueve han sido favorecidos por la beca Fondart y algunos han ganado premios, tal es el caso de María de los Ángeles Cornejos, segundo lugar del Concurso de Escultura Kent Explora.

La mayoría ha tenido exposiciones en lugares como la Posada del Corregidor, Galería Animal y Galería Gabriela Mistral; todos, espacios abiertos en forma permanente u ocasional a creaciones emergentes.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
La colectiva
La colectiva "Piel Artificial", que reunió obras de destacados creadores jóvenes, fue la encargada de estrenar este espacio de exhibición de sorprendente tamaño, que alcanza a los 1.100 m2.
Foto:Raúl Bravo


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales