DEPORTES

Lunes 20 de Diciembre de 1999

¿Quién dijo Segundón?

Polo Ralph Lauren destronó a Colo Colo Blistex en el Abierto del Club San Cristóbal. Venció a los albos por 10-7, de la mano de Silvestre Donovan, y terminó con una secuencia de subtítulos.
Ya parecía una maldición. Durante este año habían alcanzado cinco finales y en todas se quedaron mirando, con los ojos lánguidos, como sus rivales alzaban el trofeo y celebraban el título de campeón.

Sin embargo, esta vez los integrantes del elenco Polo Ralph Lauren se dieron el gusto de saciar cabalmente su sed de triunfos hasta la última gota, al conquistar ayer la copa del Abierto del Club de Polo San Cristóbal, tras superar a Colo Colo Blistex por 10-7 en una final plena de esfuerzo, entrega y dinámico juego.

El conjunto azul con trazos amarillos destronó a los albos (vencedores del Abierto 1998) y cambió la alegría desatada y sin riendas del primer lugar por la sensación con gusto a poco que le habían dejado anteriormente los subtítulos en las copas Carlos Larraín, Vitacura, Juan Braun y San Cristóbal y el Handicap de Chile.

El equipo de Ralph Lauren, conducido magistralmente por el argentino Silvestre Donovan (7), tuvo un comienzo avasallador y un epílogo espectacular.

Se puso en ventaja en el primer chukker por 3 tantos a 0, transformado en una verdadera tromba. El cuarteto albo - con la presencia del presidente del club, Peter Dragicevic, en el palco principal- apenas pudo reaccionar ante las arremetidas de Donovan (en dos ocasiones) y José Antonio Echavarri (3).

Sólo en el segundo período Colo Colo Blistex empezó a equilibrar el encuentro, que a veces se jugó a un ritmo de exigencia total de las montas.

Aun así, Donovan prolongó las cifras con un gol de backhand para aplaudirlo de pie. Pero, también, en las huestes colocolinas apareció por fin el argentino Marcos Di Paola, con algo de la precisión que hizo gala en los partidos anteriores contra La CAV-La Cañita y Talliani-Mahuida. El conductor y goleador albo descontó con un lanzamiento de 40 yardas (luego de dos tiros de 60 sin dirección) y un gol en jugada personal.

El tercero (5-4), cuarto (6-5) y quinto chukkers (7-7) resultaron los más estrechos y, a la vez, los más emotivos.

El espigado Donovan demostró sus virtudes cada vez que manejó la bocha, secundado por el irlandés Charles Beresford - que ayer tuvo la misión de defensa extrema- y los inspirados José Antonio Echavarri (3) y Gerardo Valdés (5).

En tanto, el trasandino Gerardo Collardín (6) se convirtió en el caudillo del cuarteto albo, en los momentos que Di Paola se desdoblaba en la función de marcar a Donovan y movilizaba a Colo Colo Blistex, con los apoyos de Lionel Soffia (3) y Fernando Fantini (5).

La equiparidad, a esas alturas, era notoria. Hasta que la calidad individual de Silvestre Donovan rompió el equilibrio. Las cifras estaban igualadas a 7 y, cuando restaban dos minutos para el término del sexto chukker, el jugador argentino - como un ilusionista- sacó un par de goles que tenía bajo la manga. El 9-7 le sobrevino a Colo Colo Blistex como un golpe en el mentón. Y el último tanto, el de Echavarri, llegó entonces como una categórica respuesta a una pregunta que flotaba en el polo: ¿quién dijo que Ralph Lauren no sabe ser campeón?

Por Oscar Contador Biglia


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales