DEPORTES

Jueves 28 de Octubre de 1999

Héctor Adomaitis: Lo Unico que Pido Es que Me Dejen Jugar

En los próximos días, el volante trasandino viajará a la sede de la FIFA para obtener su libertad contractual. Tras varios meses de litigio, el Cruz Azul se niega a entregar su pase si no cancela previamente dos millones de dólares.
Hace un par de años - no tantos para ser estrictos- el nombre de Héctor Adomaitis era relacionado con buenas campañas en los pastos mexicanos. Luego de años de exitosa trayectoria, tanto en Santos Laguna de Torreón como en Cruz Azul, el rubio volante argentino se había ganado un nombre propio en el torneo azteca.

Pero de pronto su buena estela se vino al suelo. Su pasar se convirtió en calvario y la cesantía, impuesta y obligada según sus términos, lo golpeó de modo severo.

Hace varios meses que estoy sin jugar. Ha pasado el tiempo y si bien se ha decantado un poco el asunto, las cosas continúan sin una solución para mí. Lo único que pido es que me dejen jugar. Nada más.

El recurso de Adomaitis duerme en la FIFA. Fue entregado previamente al Sindicato Mundial de Futbolistas a través de su similar organismo chileno, razón por la cual Adomaitis viajará a Zurich, sede del máximo organismo mundial del balompié, junto a Carlos Soto en los primeros días del mes de noviembre.

No es lo mismo que ellos tengan todos los antecedentes, porque los tienen, que ir allá. La presencia es muy importante, porque no puede ser que sigan existiendo cosas como la que, lamentablemente me ha ocurrido a mí.

FINIQUITO FIRMADO

Para Adomaitis, la principal prueba que tiene contra su club, el Cruz Azul, es el finiquito que firmó antes de partir, documento que los dirigentes mexicanos hoy rechazan.

A mí me transfirieron a un equipo que dejó de existir (Unión Curtidores), que cedió todo sus derechos al León y no me quise ir. Ahí firmé el finiquito que te estoy contando. Pero después me encuentro que cuando quiero volver a jugar, ellos retienen mi pase, requisito primordial para que me contrate cualquier club.

Sin embargo, el tema no termina ahí. Adomaitis asegura que los personeros del conjunto cementero quieren hacer negocios con su pase. A través de la Federación mexicana de fútbol, donde trabaja un dirigente del Cruz Azul, me respondieron que con gusto entregarían mi pase, previo pago de dos millones de dólares porque así fui tasado. Hace poco me llamó un club mexicano para ofrecerme jugar en la próxima temporada, pero a mí el problema me complica porque si bien no puedo cerrarme a una oportunidad de trabajo, puede ser que eso no sea otra cosa que un arreglo del club para no quedar mal.

INTERES EN CHILE

Una de las principales condiciones de la FIFA para aceptar la libertad de Adomaitis, es que exista un club que certifique estar interesado en contar con los servicios del jugador. Yo tengo todos los requisitos, todos los papeles, incluso el club que me dará su apoyo y colaboración. No lo voy a nombrar, pero es de Chile.

Por eso Adomaitis no tiene club. Asegura que su la FIFA le concede la razón en su petición de quedar con el pase en su poder, no sólo exigirá que se le pague el sueldo por los meses de inactividad - en que no ha recibido remuneración alguna- , sino que una indemnización. ¿Quién me paga los perjuicios sicológicos? ¿Quién me paga los perjuicios sociales? Esto me ha costado mucho. Yo tenía un buen pasar en México y me tuve que venir a luchar por lo mío.

Así termina Adomaitis. Así concluye la charla, pero no su cruzada para volver a jugar. No quiero dar pena, no quiero tampoco aparecer como un luchador, simplemente, quiero que se respeten los derechos de los jugadores. Yo no he sido el primer futbolista en ser pasado a llevar, pero al menos soy uno de los primeros en luchar por mi dignidad a cualquier costo.

Por Cristian Arcos M.

ORIGEN DEL CASO ADOMAITIS:

¿Por qué No Puede Quedar Libre?

Carlos Soto señaló que el caso de Héctor Adomaitis se convertiría en el Bosman sudamericano porque los jugadores podrían pelear por su libertad contractual.

El incidente Adomaitis se remonta al final del campeonato mexicano anterior. El volante fue traspasado desde el Cruz Azul al Unión Curtidores, equipo que ascendió a la Primera División mexicana. Sin embargo, debido a la falta de financiamiento del novato elenco, éste se fundió con el León. Ahí comenzó el conflicto, ya que Adomaitis no quiso aceptar tal condición. "Era mi decisión y tenían que aceptarla. Por eso firmé un finiquito con el dirigente Víctor Garcés, pero después comenzaron a negar el documento".

Tras eso, comenzó la competencia y Adomaitis no podía fichar por ningún equipo ya que estaba amarrado al Cruz Azul, quien, formalmente, continúa siendo el dueño del pase del argentino.

Los dirigentes del club, desde Ciudad de México, no quisieron hacer declaraciones respecto al tema. Un encargado de prensa de la institución cementera aseguró que "el club ya ha dado su postura oficial al respecto. El pase del señor Adomaitis fue tasado en dos millones de dólares y cualquier equipo que esté interesado en él y pague esa cantidad, no tendrá ningún problema en conversar con nosotros".

Por eso Adomaitis asegura que "para mí es difícil volver a México. No me han cumplido en muchas cosas. Yo lo único que sé es jugar al fútbol. Con eso me ganó la vida. Eso me hace feliz y a ellos no les ha importado mucho".




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales