WIKÉN

Viernes 5 de Octubre de 2012

 
La búsqueda implacable de Liam Neeson

A los veinte interpretaba a Shakespeare en Belfast. A los cuarenta se transformó en Oskar Schindler, en la aclamada película de Spielberg. Hoy día, a los sesenta años, se ha convertido en el héroe de acción más codiciado de Hollywood. Aquí, Liam Neeson habla sobre su última persecución en cine.  
por Andrea Muñoz, desde Nueva York. Es un domingo y Liam Neeson anda de negro. Son negros los zapatos, el pantalón y la camisa. Negros los ojos: dos carbones oscuros. En la mano sostiene un café. Liam Neeson está en el sur de Manhattan, en el quinto piso del Hotel Ritz, y mira con aire burlón a tres periodistas. No sonríe.

No sonríe porque así es Neeson. Un actor serio que comenzó haciendo teatro: Yeats, Shakespeare e Ibsen. Es un actor que después hizo cine muy dramático, protagonizando películas sobre el holocausto ("La lista de Schindler", 1993), la guerra civil en Irlanda ("Michael Collins", 1996) y la odisea espiritual de un personaje de Víctor Hugo ("Los miserables", 1998). Es verdad que hubo una época en que le dio por salir con mujeres bonitas-Julia Roberts incluida-pero eso también lo hizo así, seriamente, sin contar los secretos.

Liam Neeson no quería ser titular de pasquín amarillista. Y este domingo entra a la habitación del hotel arrugando la frente, tanto, que parece chiste.

El chiste ya lo había hecho Ricky Gervais. En la última serie del comediante inglés, Neeson hace un cameo interpretándose a sí mismo. Dice: "Estoy pensando en dedicarme a la comedia". Esa es la broma y es tremendamente divertida porque Neeson lo dice con el ceño fruncido, con ese porte de gigante, y con esa voz que suena a "cigarrillos y coñac", en palabras de Spielberg.

En una de las paredes de la habitación hay un póster de "Búsqueda implacable" ("Taken 2") donde Neeson aparece con una pistola en la mano y un aire pensativo. Está interpretando a Bryan Mills, el agente retirado de la CIA que se toma la justicia por las manos y con esas mismas manos acaba con una banda de delincuentes. La diferencia con la primera cinta es que ahora son los familiares de los albaneses que mató, quienes intentan raptar a todos los Mills.

Neeson se sienta a la mesa y dice cosas tremendamente graves. Lo va guiando el tipo de relaciones públicas que trabaja para Twentieth Century Fox. Le pregunta: ¿Por qué cree usted que "Búsqueda implacable" fue tan exitosa? Neeson dice que nos tocó una fibra sensible. Se estrenó en 2008, en medio de una de las peores crisis económicas del mundo.

Lo dice con lenguaje de marinero: "Los pilares respetables de la comunidad nos estaban jodiendo. La gente se sentía vulnerable y un poco asustada. Quienes fueron a ver 'Búsqueda implacable' se encontraron con un tipo que no iba a pedirle ayuda a ninguna figura de autoridad; lo iba a resolver él mismo. Y eso activó algo en la audiencia. ¿Me entiendes?".

Es cierto que a "Búsqueda implacable" le fue bien: recaudó más de 225 millones en todo el mundo. Para Neeson, el éxito de la película se tradujo en una seguidilla de thrillers; se ha pasado los últimos cuatro años trabajando casi exclusivamente en películas de acción.

Por acción entiéndase lo siguiente. Luchar contra extraterrestres ("Battleship: Batalla Naval", 2012). Luchar contra ladrones de identidad ("Desconocido", 2011). Luchar contra los lobos ("Un día para sobrevivir", 2011). Luchar contra la banda de albaneses, en "Búsqueda implacable": luchar con puños, dando golpes secos, corriendo de acá para allá, manejando autos a velocidades increíbles.

-Usted acaba de cumplir sesenta años, pero es como si se estuviera transformando en una especie de Bruce Willis...

- ¿Bruce Willis?

Se queda en silencio. Inclina la cara. Liam Neeson mira fijo y uno se asusta. Da tanto miedo, que existe un video en YouTube hecho por alguno de sus fans donde te mira fijo durante diez horas seguidas. Está pensado como un desafío: a ver cuánto aguantas frente a sus ojos.

Pero después sonríe y hay una breve catarsis colectiva. Neeson se ríe por primera vez en la entrevista. Luego explica:

-Es por el éxito de "Búsqueda implacable", ¿sabes? A Hollywood le gusta encasillar a sus actores. A mí me encasillaron después de "La lista de Schindler". Y luego, en 2008, me reencasillaron tras "Búsqueda implacable".

Cuenta cómo se divertía leyendo esos guiones de acción que le fueron llegando. Que originalmente estaban pensados para ser interpretados por hombres de treinta y pocos. Que era como estar viendo, cuenta Neeson, cómo los productores iban tachando la frase de los "treinta y pocos" y sustituyéndola por la de los "cuarenta y largos".

Encasillarse en un rol no es algo que le parezca terrible. Neeson creció en Ballymena, a unos treinta kilómetros de Belfast, en el norte de Irlanda. Era un pueblo pequeño, donde había un solo cine, en el que pasaban muchos westerns. Cuando era chico se los vio todos y esa tarde, en el hotel, se pone a recordar. De Audio Murphy pregunta: "¿Acaso no lo conocen?". De Clint Eastwood aclara que le gustaba "cuando hacía los espagueti westerns". De Spencer Tracy, Gary Cooper y Jimmy Stewart dice: "Era como si no se esforzaran".

- ¿Qué le pasa cuando ahora lo incluyen a usted en esa lista?

Se ríe otra vez.

-No me incluyen. Pero se puede decir algo bueno sobre ese sistema hollywoodense. A los actores se les hacían contratos por tres, cinco años. Aprendían un oficio. Era un trabajo duro. Seis días a la semana haciendo todo tipo de dramas de época, películas clase b, de detectives, simplemente aprendiendo el arte de actuar frente a la cámara. Todos estos tipos eran minimalistas, entonces cuando la gente me dice, 'oh, tú no haces nada frente a la cámara'. ¡Eso es mentira! Tienes que hacer algo, pero son cosas mínimas.

Se especializa en la sutileza y por eso resulta un héroe de acción tan convincente: porque no gesticula exageradamente ni mete mucha bulla. Le basta con mirar a la cámara así, con esa mezcla de melancolía y disgusto. Como si le doliera la maldad de los villanos. Entonces, cuando le preguntan cómo se prepara físicamente, no le da muchas vueltas: "Me mantengo en forma. Obviamente para estas películas tienes que levantar un par de pesas más".

Ya tenía algo de entrenamiento. De niño, quería ser boxeador. Llegó a ser el campeón juvenil de peso mediano en Irlanda. Lo recuerda orgulloso:

-Me dio disciplina, una ética de trabajo.

-También le rompió la nariz.

-También. Y varios dientes.

Esa cara chueca y ese aire vulnerable lo convirtieron en uno de los galanes más codiciados de Hollywood. Además de Julia Roberts, Neeson también salió con Sinead O'Connor y Brooke Shields. Pero luego conoció a la actriz Natasha Richardson y se transformó en un marido y padre devoto. Llegó a anunciar que le gustaría dejar el cine para pasar más tiempo con sus dos hijos-hoy de quince y dieciséis años.

Con Richardson estuvo casado quince años. Luego, en 2009, su mujer se golpeó la cabeza durante una lección de esquí. Falleció dos días después. En ese momento Neeson estaba rodando "Chloe" (2009), en Montreal. Volvió al rodaje justo después del funeral. Luego, en una entrevista publicada en revista Esquire, dijo que esa era su manera de vivir el luto: "Me he perdido en el trabajo. Mira, sé cuán viejo soy y sé que estoy a una lesión en el hombro de quedarme sin roles como los de 'Búsqueda implacable'. Así que me quedo con el entrenamiento, me quedo con el trabajo. Es lo suficientemente fácil planear tu trabajo. Es efectivo. Pero eso es lo extraño del duelo. No te puedes preparar para eso".

Sigue trabajando, con varios proyectos en carpeta. No todos serán thrillers. En "Third Person", por ejemplo, interpretará a un actor que intenta lidiar con la muerte de un hijo. La película será dirigida por Paul Haggis ("Crash"), filmada en Italia, y en ella actuará junto a Mila Kunis ("El cisne negro") y Olivia Wilde ("Doctor House").

No sabe si prefiere los roles dramáticos o personajes poderosos. He hecho ambos y los ha hecho bien.

- Depende, ¿me entiendes? Por ejemplo, ¿cómo puede llegar uno a convertirse en Zeus? -dice aludiendo a "Furia de Titanes", (2010).-Mi agente me preguntó, "¿Quieres interpretar a Zeus?". Y yo le dije: "¿Cómo es que no se lo ofrecieron a Sean Connery?". ¡Sean Connery tiene que ser Zeus! Y lo conozco un poco así que me lo encontré en algún lado y le dije: "Sean, leí el guión, tienes que hacerlo. Serías el rey de los dioses y solo tendrías que dar órdenes. Te van a necesitar por apenas dos semanas". Te podría decir que estaba interesado.

Pero Connery ya se había jubilado, así que el papel lo terminó haciendo él.

La omnipotencia le sienta bien. Neeson tiene sesenta años, tiene pelo, tiene la adrenalina suficiente para convertirse de la noche a la mañana en un héroe de acción. Y después de estos veinte minutos en la habitación del quinto piso del hotel, uno piensa: Comedias, ¿por qué no?

"Búsqueda Implacable".Con Liam Neeson, dirección de Olivier Megaton.

 Las 11 películas imperdibles que vienen"Skyfall": La tercera película de Daniel Craig como 007 y la número 23 de la saga, es parte de las celebraciones por el medio siglo de vida de James Bond. El director inglés Sam Mendes ("Belleza americana") es el hombre a cargo de revitalizar esta franquicia con esta premisa: el pasado de M (Judi Dench), la jefa de 007, viene a por ella y la traición y la desconfianza se apoderan del MI6. Javier Bardem y Ralph Fiennes son parte de un proyecto que no será una continuación de las dos previas cintas. Con Adele a cargo de la canción principal, "Skyfall" marca esta celebración de aniversario con exóticas locaciones en China y Turquía. Estreno: 1 de noviembre.

"Looper: asesinos del futuro" resulta una fresca mezcla de originales ideas de ciencia ficción ("Terminator" más "Volver al futuro" más "El vengador del futuro" y así) que hoy por hoy no suenan tan originales, pero, qué más da, funcionan en este filme de Rian Johnson ("Los hermanos Bloom"). Joseph Gordon-Levitt es Joe en versión joven, un asesino a que elimina a gente del futuro. Pero su rutina se detiene cuando debe matar a su versión futura: el viejo Joe (Bruce Willis), quien obviamente no quiere morir. Estreno: 18 de octubre.

"Argo" o cómo Ben Affleck se luce como director. Un agente de la CIA llamado Tony Mendez tiene un loco plan para rescatar a seis norteamericanos atrapados en la revolución de Irán de 1979: para engañar a las autoridades de Teherán y sacar a sus afligidos compatriotas finge la producción de un filme falso. Segura candidata al Oscar. Estreno: 18 de octubre.

"Amigos" (o "Les intouchables"): Fue el gran éxito del cine galo con 18 millones de espectadores. Es la historia de un millonario en silla de ruedas y su enfermero moreno y pobre. Estreno: 22 de noviembre.

"El legado Bourne" es la nueva expansión del universo del agente Bourne. El guionista de las tres películas previas, Tony Gilroy, es ahora el director y el héroe es Aaron Cross (Jeremy Renner): agente invencible que lucha por su vida. 6 de noviembre.

"Las mujeres del sexto piso": Se trata de una encantadora comedia francesa que habla de una realidad española. O casi. En la ciudad luz de los años 60, la inmigración de mujeres españolas que iban a trabajar de criadas no era una novedad. Esta cinta de Philippe Le Guay narra ese choque cultural, de clase y de maneras de ver la vida de una forma que sobrecoge y entretiene. Para variar, se trata de una gran actuación de Carmen Maura. Estreno: 18 de octubre.

"Frankenweenie": Es la nueva película de Tim Burton con la que busca redimirse tras las tibias críticas recibidas por sus recientes trabajos, como "Sombras tenebrosas" . Es un regreso a sus orígenes de animador, cuando trabajaba para los estudios Disney como un obrero más del pincel. Remake de un cortometraje suyo de 1984, este es un precioso cuento de cómo la muerte no puede vencer a una fiel mascota. Estreno: 25 de octubre.

"Rise of the guardians": Es una película que podría marcar la ventaja de los estudios Dreamworks respecto del sempiterno liderazgo de Pixar/Disney. Con un uso del 3D realmente bueno, y con voces notables, como por ejemplo del siempre chistoso Alec Baldwin, este filme es la historia de cómo personajes de la fantasía infantil como El Viejo Pascuero, El conejo de Pascua, Jack Frost y El hada de los dientes, entre otros, se unen para luchar contra un cruel villano. Estreno: 29 de noviembre

"Caleuche: el llamado del mar": Es la nueva película del director chileno Jorge Olguín, y toma los mitos chilotes, en especial el del barco fantasma Caleuche, para hacer una historia de suspenso. Con la estrella brasileña Giselle Itié y con talento nacional Eduardo Paxeco. Estreno: 8 de noviembre.

"Pérez": Es una película chica basada en una obra de la dramaturga Elisa Zulueta y que sigue, con aciertos, la dura y casi nula relación de un padre (Luis Gnecco) y su hija (Antonia Santa María) mientras pasan unos días fuera de Santiago. Estreno: 18 de octubre.

"Cabin in the woods": Escrita y producida por el genial Joss Whedon ("Los Vengadores") este filme de horror es creativo, sorpresivo y dejará a más de uno con la boca abierta. Con Chris Hemsworth ("Thor"). Estreno: 11 de octubre.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir



[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales