INTERNACIONAL

Sábado 24 de Septiembre de 2005

Cancillería vacante tras elecciones generales:
Todas las miradas sobre Alemania

La incertidumbre en la potencia europea ha provocado la ansiedad de sus vecinos.

VERONIKA WAGNER y CAROLINA ÁLVAREZ PEÑAFIEL

El motor económico europeo quedó esta semana en serios aprietos. Sin que los resultados de las elecciones definieran quién encabezará el nuevo gobierno, Alemania está en un escenario para el que no estaban preparados. Ahora, los principales partidos políticos miden sus fuerzas para conseguir la Cancillería y lograr los más apetecidos ministerios. Y, como atentos espectadores, sus vecinos están nerviosos por lo que sucederá en la próxima escena.

"Sin una Alemania dinámica la Unión Europea no se puede recuperar", dijo José Manuel Durao Barroso, el presidente de la Comisión Europea, demostrando su preocupación por la situación germana.

La incertidumbre ha despertado la ansiedad: Alemania es uno de los más generosos contribuyentes a la UE, el mayor exportador mundial en el último año y, junto a Francia, representa el corazón del Viejo Continente.

El peor escenario

Si las fuerzas políticas del país no consiguen llegar a un acuerdo, el sillón del Canciller podría quedar vacío hasta principios de noviembre. En el peor de los casos, el Presidente Horst Koehler podría incluso disolver el nuevo Bundestag (Parlamento) y, otra vez, convocar a elecciones.

Para Sieglinde Gstoehl - profesora de estudios políticos del College of Europe, un centro de estudios en Bélgica- uno de las principales razones para esta ansiedad es que la opinión alemana dentro del bloque europeo podría perder influencia.

Además, nadie sabe si la posición del gobierno saliente -del socialdemócrata Gerhard Schroeder- se va a mantener o si un liderazgo democratacristiano cambiará de un plumazo las decisiones tomadas en este período.

Por otra parte, la visión de una Alemania más debilitada provoca aprensiones, porque el clima político y económico del país ha sido siempre una especie de barómetro europeo, en el que sus vecinos ven reflejadas sus propias expectativas.

A pesar de los temores, Alemania no parece tambalearse. Analistas políticos consultados por este diario coincidieron en que la estabilidad germana no está en peligro a causa de los resultados de estas elecciones.

Lo que sucede, dijo el profesor de ciencias políticas de la Universidad de Leipzig, Rachid Ouaissa, es que Alemania se enfrenta por primera vez a una situación a la que países como Francia y Gran Bretaña están acostumbrados.

Ouaissa agrega que los políticos se encuentran en una situación que no les facilita la tarea de formar gobierno, como sucedía cuando el voto era claro respecto de quién debía estar al frente del país.

"Berlín se está volviendo cada vez más como otras capitales europeas", señaló a "El Mercurio" Jeff Anderson, director del Centro BMW de Estudios Alemanes y Europeos de la Universidad de Georgetown.

Vecinos como Italia, han necesitado intensas negociaciones para poder llevar a cabo los planes de gobierno y muchos otros han tenido gobiernos de partidos múltiples y coaliciones muchos más grandes que las alemanas. Para ninguno de ellos esto ha significado una inestabilidad tal que los lleve al colapso económico, otro de los temores sobre el futuro de Alemania.

"Los europeos están preocupados de que no se realicen las reformas necesarias para que la economía alemana funcione bien", opina Beverly Crawford, analista del Instituto de Estudios Europeos, de Berkeley.

Las reformas al Estado de Bienestar alemán son -junto al ingreso de Turquía a la UE (ver relacionado)- una de las mayores diferencias entre las fuerzas políticas en competencia por la Cancillería.

Por una parte, la Unión Demócrata Cristiana (CDU/CSU) de Angela Merkel propicia reformas profundas en el sistema social del país. Y fue probablemente esta propuesta la que le restó electores, temerosos de que les quitaran sus beneficios.

Por otro lado, durante la campaña el Partido Socialdemócrata (SPD) trató de desviar la atención respecto de los cambios que se produjeron durante sus 7 años de gobierno, aunque reconoce la necesidad de una reforma social. "La forma en la que hablaron a los votantes es como si hubiesen estado dando marcha atrás en cuanto a lo que propusieron e incluso lo que implementaron en el último tiempo", comenta Anderson.

Las posibilidades para el próximo gobierno alemán se han ido limitando en los últimos días.

Ayer, Angela Merkel fracasó en sus intentos por incluir en un eventual gobierno de la CDU/CSU y los liberales, al partido de los Verdes, que pertenece a la coalición de gobierno saliente.

Por eso los expertos concuerdan en que lo más realista es pensar en una "gran coalición" en la que el SPD y la CDU/CSU negocien sus diferencias para establecer un nuevo gobierno.

Anderson sugirió que de generarse esta "gran coalición" entre las mayores fuerzas políticas en el Parlamento Alemania podría tener incluso una convocatoria a elecciones en dos años. En esa oportunidad, el electorado podría entregar un mensaje más claro.

Oposición sin gobierno

El Partido de la Izquierda, único grupo político descartado como posible aliado -por los socialdemócratas y los democratacristianos- se presentó ayer como la primera fuerza activa de la oposición bajo el liderazgo del ex socialdemócrata Oskar Lafontaine y el poscomunista Gregor Gysi.

"La mejor opción para Europa hubiera sido una victoria clara, de cualquiera de los dos lados". JEFF ANDERSON. Cientista político, U. de Georgetown.

"No entiendo esta histeria que se produce cada vez que los ciudadanos toman una decisión. Los políticos tendrán que conformarse con eso". RACHID OUAISSA. Experto de la U. de Leipzig.

"En Alemania no hay un electorado que haga lobby por una reforma". BEVERLY CRAWFORD. Analista de Berkeley.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Por primera vez en la historia alemana reciente los líderes políticos no consiguieron un claro mandato y ahora negocian sus diferencias para establecer un nuevo gobierno.
Por primera vez en la historia alemana reciente los líderes políticos no consiguieron un claro mandato y ahora negocian sus diferencias para establecer un nuevo gobierno.
Foto:REUTERS


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales