REVISTA DE LIBROS

Domingo 26 de Enero de 2014

 
Erinias y Euménides de Carlos Cortés

 El escritor vivo más importante de Costa Rica es Carlos Cortés (1962), autor de novelas como Tanda de cuatro con Laura (2002) y Cruz de olvido (1999), libros de cuentos como La última aventura de Batman (2010), una cruza de ensayo y ficción titulada La gran novela perdida. Historia personal de la literatura costarrisible (2007), el ensayo La invención de Costa Rica (2003) y el poemario Autorretratos y cruci/ficciones (2006), entre otros títulos que continúo persiguiendo por librerías de varios países. Si a su brillante trayectoria literaria añadimos su condición de profesor universitario y su trabajo como periodista en la cabecera más importante de Costa Rica, quizá podríamos creer que estamos ante un autor realizado y muy bien instalado en la paz, el sosiego y la felicidad de su bien merecido prestigio. Nada más lejos de la realidad.

Pasemos por alto la escasa visibilidad de la literatura centroamericana, muchas veces desconocida a nivel latinoamericano, donde la fortaleza literaria de ciertos países abruma a todos los demás. Por ejemplo, si Carlos Cortés hubiera nacido en Argentina o México no habría sido uno de los "25 secretos mejor guardados" de la literatura latinoamericana promovidos por la FIL Guadalajara en 2011. Sin embargo, en la ficha de autor de la web de la FIL Guadalajara de aquel año, todavía podemos leer cómo se presentó a sí mismo Carlos Cortés: "162 días antes de que naciera, y a la misma hora, fue asesinado mi padre. Mi literatura es una tentativa, frustrada, fallida de antemano y a la vez condenada a intentarlo de nuevo, por entender esta verdad inapelable e incomprensible, y saber lo que sucedió con él, con mi madre, y con los secretos de familia que se alojaron en las tres balas que atravesaron su rostro, el 16 de abril de 1962".

Todo lo que había leído de Carlos Cortés cambió desde que leí aquel fragmento que me traspasó como una bala más, pues en la novela Cruz de olvido un hombre regresa a Costa Rica después de combatir con los sandinistas en Nicaragua, para esclarecer el asesinato de su único hijo de apenas dieciocho años. Por otro lado, en el cuento "La última aventura de Batman", un niño de diez años busca en los periódicos de la Biblioteca Nacional la noticia del asesinato del hombre que fue su padre. Y así intuí que Larga noche hacia mi madre sería un escalón más en el descenso a los infiernos que Carlos Cortés ha emprendido desde sus primeros libros y cuya intrahistoria jamás imaginé que sería la materia verdadera de sus ficciones. Ricardo Piglia imaginó un linaje de hijos póstumos en Respiración artificial (1980) -los Ossorio-, pero Carlos Cortés sí es en la vida real ese "escritor utópico" que escribe la novela del porvenir mientras "trata de conocer" al padre que nunca tuvo.

Por cierto que la madre del protagonista de la novela no es la madre del autor de la novela, aunque el juego de la ficción consista en hacer caminar al lector por aquel alambre. En realidad, lo que haya de la madre verdadera del autor en la figura materna de Odilie o Lily es lo de menos, pues lo fascinante es cómo el narrador de Larga noche hacia mi madre construye una imagen paterna a través de fragmentos varios como cartas, álbumes, fotos, dedicatorias, postales, recortes de prensa y todos esos cachivaches que tras la muerte de nuestros padres se convierten en reliquias que atesoramos e interrogamos. Ahí radica toda la potencia y singularidad de la novela, acrecentadas por la naturaleza póstuma de la voz narrativa del hijo.

Por otro lado, ¿cómo es la relación que se construye entre una joven viuda prematura y un hijo póstumo? Larga noche hacia mi madre abunda en flash-backs que unas veces iluminan y otras oscurecen la retorcida y patológica relación entre esa madre y su hijo, condenados a soportarse hasta que la muerte los separe para siempre. Así, los recuerdos más dolorosos de la infancia se mezclan con la punzante sensación de culpabilidad del adulto que sabe que su anciana madre agoniza en la más absoluta soledad. Sin embargo, a pesar de la crueldad de muchos pasajes, los lectores reconocemos agravios soterrados y remordimientos palpitantes, porque Carlos Cortés ha conseguido que viajemos a los sótanos más profundos de nuestra propia memoria, donde los demonios familiares todavía desordenan cajones, descubren cartas y lo observan todo desde antiguos retratos cuyas feroces miradas no somos capaces de sostener.

Larga noche hacia mi madre tiene más resonancias mitológicas que psicoanalíticas, pues durante la lectura no he podido dejar de pensar en las Erinias y en las Euménides, esas criaturas vengadoras a quienes los griegos llamaban "benévolas" para no irritarlas. Así, Odilie o Lily es una Erinia que quiere ser tratada de Euménide, aunque no haya purificado a Carlos Cortés como a Orestes en los mitos.

 Carlos Cortés (Costa Rica, 1962)Es narrador, poeta y ensayista.

Cursó periodismo en la Universidad de Costa Rica y se graduó de comunicación y medios en el Instituto Francés de Prensa (1996) y en la Universidad de París II (1997). Desde hace 25 años se desempeña como periodista y fue editor y jefe de redacción del diario La Nación. Entre sus obras se destacan las novelas Cruz de olvido (1999) y Tanda de cuatro con Laura (2002), La gran novela perdida. Historia personal de la narrativa costarrisible (2007), que combina varios géneros, y el libro de cuentos La última aventura de Batman (2010). Con su poemario Autorretratos y cruci/ficciones (2006) obtuvo el Premio Mesoamericano "Luis Cardoza y Aragón". En 2011, la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara lo escogió como parte del proyecto "Los 25 secretos literarios mejor guardados de América Latina".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Larga noche hacia mi madre Carlos Cortés Editorial Alfaguara, San José de Costa Rica, 2013, 196 páginas. NOVELA
Larga noche hacia mi madre Carlos Cortés Editorial Alfaguara, San José de Costa Rica, 2013, 196 páginas. NOVELA


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales