ARTES Y LETRAS

Domingo 13 de Abril de 2014

En Nescafé de las Artes, en HD Tres emblemáticas producciones del teatro británico:
La calidad y vanguardia del National Theater de Londres aterriza en Santiago

El National Theater es reconocido por seguir una tradición de excelencia y audacia, con los mejores autores y artistas del momento. Laurence Olivier fue su primer director. Desde este mes, tres puestas emblemáticas serán transmitidas por primera vez, en pantalla grande, en Santiago: "Caballo de batalla", "Rey Lear" y "Pequeña empresa familiar".  
CECILIA VALDÉS URRUTIA Muchos de los mejores artistas y directores del mundo empezaron y siguieron su carrera en el National Theater de Londres: es el caso de Peter O'Toolle y de Anthony Hopkins. Se han dado también a conocer allí leyendas como Maggie Smith. Y uno de los mejores intérpretes y directores de la historia del Reino Unido, Laurence Olivier, fue el encargado de inaugurar este teatro con una producción de "Hamlet", de Shakespeare.

La lista de figuras históricas y actuales que han participado en los cimientos del National Theater y en sus más de 800 producciones es apabullante. Y la calidad y vanguardia de sus puestas -en un país caracterizado por su gran teatro- es seguida en la escena internacional.

Hoy -cuando el National Teather sigue celebrando su medio siglo de existencia, junto a los 450 años de William Shakespeare- mantiene su línea original, con una virtuosa mezcla de escogidos autores, artistas y directores, según lo confirma la crítica británica y su director, Nicholas Hytner.

El poder ver algunas de sus producciones, vía satélite en alta definición, constituye una oportunidad singular. "Estas puestas son filmadas, en vivo, pensando en el espectador que está frente a una pantalla grande, buscando entregar una visión completa del original, con detalles que no ven los que están en Londres", afirman los directores de producción del National Theater, David Basel y Emma Keith, a Artes y Letras.

Las tres primeras producciones que serán transmitidas al Teatro Nescafé de las Artes son "Caballos de batalla", épica obra sobre la Primera Guerra Mundial, con marionetas de tamaño original; luego viene un "Rey Lear", de Shakespeare, con el sello del reputado director Sam Mendes, y "Pequeña empresa familiar", esperado drama sobre la codicia empresarial, del premiado dramaturgo Alan Ayckbourn (ver recuadros).

Historia que marca pauta

La primera propuesta de crear el National Theater se remonta a 1848, cuando el editor londinense Effingham Wilson, junto a Charles Dickens, el poeta Matthew Arnold y los actores Charles Kemble y Henry Irving, expresaron la necesidad de su creación. En 1903, el director Harley Granville y Willian Archer publicaron los primeros detalles del plan para un Teatro Nacional. Y muy luego, Bernard Shaw se unió para dar forma a la línea de acción del teatro.

Los puntos considerados y que se conservan hasta hoy fueron preservar el legado de Shakespeare, revivir los dramas del repertorio clásico británi c o, producir obras que ayuden en el desarrollo del drama teatral y estrenar piezas que impulsen el teatro de vanguardia.

En 1910, George Bernard Shaw escribió un corto drama en el que Shakespeare era el protagonista: su misión era nada menos que persuadir a la reina de construir un teatro nacional para Gran Bretaña. Esa pieza fue dada durante mucho tiempo en la campaña para edificar ese espacio. Pero la Segunda Guerra Mundial demoró la concreción del proyecto.

La ansiada apertura del National Theater fue el 22 de octubre de 1963 -con la dirección de Lawrence Olivier-, en el antiguo teatro Old Vic, mientras se levantaba la sede definitiva . Un "Hamlet", protagonizado por Peter O'Toole y con la dirección artística del mismo Olivier, dio el vamos.

El éxito fue rotundo. Siguieron producciones de autores como Ibsen, Bernard Shaw y un aclamado "Otello", de Shakespeare. En 1976 se terminó el edificio definitivo del teatro, en el South Bank, proyectado por el arquitecto Denys Lasdum, quien curiosamente no tenía experiencia en teatros. Pero los amantes del modernismo celebraron el uso del concreto y las formas simples de esa construcción emplazada a orillas del Támesis, con la impronta de Le Corbusier.

El teatro cuenta con tres auditorios que permiten presentar producciones simultáneas: el "Olivier" tiene una capacidad para 1.160 personas, y su interior se inspira en la arquitectura clásica griega. El "Littelton" es para 890 espectadores, y el "Cottesloe" se destina a puestas más íntimas, con un máximo de 400 asistentes.

"El contar con tres espacios nos permite escoger el más apropiado. Por ejemplo, 'El rey Lear' se da en el 'Olivier', y los que necesitan espacios más flexibles y pequeños tienen lugar en el 'Cottesloe'", nos precisa David Basel.

"Pensamos en las

audiencias del cine"

Las producciones marcan pauta. Y es usual que presenten también producciones como "Tierra de nadie", de Harold Pinter, dentro de su línea más de vanguardia. No obstante, todas llevan una mirada y elementos de actualidad.

En 2013, para el medio siglo del teatro, los críticos del Time y del The Guardian destacaron las audaces adaptaciones de Shakespeare que reunieron a grandes, como Vanesa Redgrave y Earl Jones... Otras producciones son replicadas en Nueva York; es el caso de "Caballo de guerra", que hasta Steven Spielberg lo llevó al cine, y el "Rey Lear", que veremos acá.

Lo que no es cine -aclaran los encargados británicos- son las transmisiones de las producciones del National Theater. "Buscamos transmitir en forma real la producción teatral. Las grabaciones son hechas con público, en vivo, durante una función. Y se transmiten en tiempo real, si el horario lo permite", señalan.

Eso sí, durante esas performances priorizan "las audiencias que están en los cines o teatros remotos. El director de filmación cuenta con total flexibilidad para seleccionar la posición de las cámaras, de manera que las puestas sean captadas igual o mejor que desde los mejores asientos del teatro en Londres", nos afirman David Basel y Emma Keith.

Realizan tomas aéreas, close up , vistas detrás del escenario y otras subterráneas. "En el National Theater, el público está consciente de la presencia de las cámaras: se convierte en un estudio en vivo. Incluso hay dos que están funcionando antes de cada producción, y trabajan con el director de la obra para captar la integridad del diseño original de la pieza".

Y para seducir más a los espectadores que están frente a la pantalla grande: "Exhibimos una introducción en vivo a la obra con el público presente, que puede ser una ágil síntesis de la pieza o una entrevista al director de la producción. Y usualmente mostramos algo de lo que pasa detrás del escenario".

Los expertos reconocen que los desafíos son distintos para obras como "Caballo de batalla" o "Rey Lear". "Para 'War Horse' vamos a tener cuatro cámaras en la pista, una aérea y otra abajo. Porque se da en un set muy largo y minimalista. La proyección atraviesa todo el escenario del Olivier", confidencian los productores del National Theater.

 War Horse: En las trincheras de la Gran GuerraEl 24 de abril, a las 20.00 horas, se transmite en el Nescafé de las Artes la reposición de la premiada pieza "Caballos de batalla" (estrenada en 2007), basada en la novela del eximio autor de literatura infantil Michael Morburgo, dirigida por Marianne Elliot. Con marionetas de caballos, en tamaño natural y música, traslada hasta las trincheras de la Primera Guerra Mundial .

Su historia es la de un joven llamado Albert y su caballo Joey, que partió a luchar en la guerra. Capturado por los enemigos, Joey termina trabajando para ambos lados de la trinchera. Y Albert se embarca en una peligrosa misión de recate de su caballo. El director André Bishop destaca "los actores-titiriteros que logran que los caballos marionetas se comporten como animales reales, hasta en su respiración ". Los críticos celebran "la riqueza plástica de la producción y la excelencia de su factura".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
National Theater. El edificio modernista de los años 60 consta de tres espacios teatrales, donde empezaron su carrera artistas como Peter O'Toole y Anthony Hopkins.
National Theater. El edificio modernista de los años 60 consta de tres espacios teatrales, donde empezaron su carrera artistas como Peter O'Toole y Anthony Hopkins.
Foto:PHILIP VILE
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales