NACIONAL

Sábado 19 de Octubre de 2013

Edificio inaugurado por Carlos Ibáñez del Campo:
Cuartel museo ha sido testigo de toda la historia de Carabineros

La Prefectura del Maule, en Linares, además de ser un centro activo de operaciones policiales, es visitada por estudiantes que aprenden parte de la historia de su región.  
MARIO GÁLVEZ Entrar al edificio de la Prefectura de Carabineros del Maule, en pleno centro de Linares, no solo permite colocar denuncias o constancias. El visitante también puede sumergirse en buena parte de la historia.

La elegante estructura de dos pisos, construida en 1925 por orden del entonces ministro de Guerra Carlos Ibáñez del Campo, hoy es visita obligada para quienes desean aprender del pasado de su región y de la "prehistoria" de Carabineros, pues se levantó dos años antes de la creación oficial de la institución, para albergar allí a los tribunales, bomberos, la cárcel y las policías, que eran tres: fiscales, comunales y del Ejército. Resistió el terremoto del 27-F y el paso del tiempo, y sigue luciendo intacta.

Su diseño es el original, salvo por algunos retoques y cambios provocados por el deterioro normal del paso de los años o de la modernidad. El coronel Alfonso Medina, actual prefecto del Maule, está empeñado en recuperar la historia de la repartición. Y concentrar allí todos los muebles y elementos antiguos que se recuperaron desde los 11 cuarteles de la región que fueron destruidos por el gigantesco sismo.

La prefectura es un verdadero museo, donde conviven la modernidad con la tradición y se resguardan utensilios y elementos que datan del mismo año en que Ibáñez del Campo fundó la institución. Como las monturas de los caballares que se usaban para el servicio, morrales, bandoleras para carabinas Máuser, brújulas, binoculares y candados. O antorchas de bronce con sus respectivos estuches de cuero, que eran empleadas para alumbrarse de noche en los vivaques que se armaban durante los largos patrullajes montados por las zonas rurales.

Llama la atención una colección de "fieles", que eran medidas de metal que representaban el peso exacto en gramos y kilos. Con esas unidades, los policías salían a la calle a controlar que las balanzas entregaran exactamente lo que la gente pedía y pagaba. Destaca también un criptógrafo del año 1935 y sus respectivas reglas de interpretación. El aparato era usado para enviar mensajes reservados, de contenidos muy delicados, cuyos códigos eran imposibles de leer para personas ajenas. Estos eran descifrados por expertos, quienes los transcribían a los destinatarios.

Y la caja fuerte Verstaen Maganicien, fabricada a fines de 1800 en París con acero inglés. Allí aún se guardan los documentos más delicados que maneja el prefecto, como investigaciones o pruebas de casos policiales intrincados.

Archivos del tiempo

Revisar los archivos es iniciar un viaje al pasado con rostros, nombres y apellidos. Aún permanecen allí las hojas de vida de los primeros policías, que pertenecían al Ejército. Hay documentos desde 1900 en adelante.

Es posible conocer, por ejemplo, la trayectoria del sargento 1º. policía fiscal Fabriciano Norambuena Saavedra. Ingresó al servicio el 1 de junio de 1904 como guardia tercero. Recibió varias sanciones. Una muestra: en mayo de 1915 fue sorprendido ebrio mientras estaba de servicio. La nota dice que abandonó su puesto de guardia durante 40 minutos. Mereció 14 días de arresto. También consta que se casó el 1 de julio de 1923 con Amelia Eliana Campos Tapia. Ella falleció al año siguiente.

Aunque en algunos casos no hay fotos, es fácil imaginar cómo era el carpintero Luis Armando Araya Valenzuela. Ingresó al Cuerpo de Carabineros del Ejército el 29 de mayo de 1922. La descripción de su aspecto físico es detallada: "Moreno, pelo negro, cejas pobladas, nariz recta, boca chica, labios gruesos, orejas regulares, barba en bozo".

El coronel Medina explica que intentan mantener las reliquias en perfecto estado. "Todo está bajo control de inventario; y recuperamos muebles y piezas gracias al compromiso de los mismos carabineros o de personal en retiro que colaboran activamente para el cuidado de este material".

Ocupantes del pasado

Pero, trabajar y vivir -en el caso de los funcionarios solteros- en un cuartel tan añoso, tiene sus costos.

Aún hay "espíritus" de otras épocas que se niegan a abandonarlo, según relatan los carabineros.

La cabo 2º. Katherine Rodríguez, con casi 10 años de servicio, se estremece al narrar su propia experiencia. "Estaba recién llegada al servicio. Me correspondía guardia nocturna. En algún momento de la noche pasé por los calabozos. Y vi la sombra de un hombre que estaba dentro de una de las celdas en cuclillas y mirando hacia la muralla. Al principio no me sorprendí, pero de pronto recordé que no había gente detenida. Me devolví y no había nadie. Corrí a la guardia y le informé a mi suboficial. De pronto comenzaron a sonar las aldabas de las puertas de las celdas. Fue aterrador".

También hay relatos de sombras que aparecen en los recovecos del cuartel. Y de ruidos extraños. La cabo 2º. Evelyn Cancino afirma que en la noche ningún policía se atreve a subir al segundo piso. "Pasan cosas muy raras", dice con una sonrisa, sin aventurarse a dar detalles.

Pero el edificio es orgullo de los linarenses. Porque fue fundado por un hijo ilustre de esa tierra, como lo fue el general Carlos Ibáñez del Campo.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
CUARTEL HISTÓRICO.- La Prefectura de Linares, inaugurada en 1925, debe ser uno de los cuarteles más antiguos de Carabineros, cuya construcción fue ordenada por el fundador de la institución, Carlos Ibáñez del Campo.
CUARTEL HISTÓRICO.- La Prefectura de Linares, inaugurada en 1925, debe ser uno de los cuarteles más antiguos de Carabineros, cuya construcción fue ordenada por el fundador de la institución, Carlos Ibáñez del Campo.
Foto:JUAN CARLOS ROMO


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales