INTERNACIONAL

Martes 10 de Marzo de 2009

Crimen organizado en México:
Narco-tours, la polémica atracción por los sitios que recorrían los capos

La discoteca de los Arellano Félix, la casa de "El Chapo" Guzmán o la iglesia de Jesús Malverde son destinos fijos del circuito clandestino que piden los viajeros en Sinaloa.

GASPAR RAMÍREZ

Ni las ruinas de Chichen Itzá ni las de Teotihuacán; tampoco las playas de Quintana Roo. En ciudades mexicanas de la costa del Pacífico como Mazatlán y Culiacán el turismo va por otro lado, por uno sangrientamente célebre: por el rastro de muerte de los carteles de la droga. En lugares como los mencionados, la palabra es "narco-tours".

Como supondrá, no es una iniciativa del gobierno mexicano ni de las oficinas de turismo locales. En un país donde los viajeros dejan grandes ingresos, este "negocio" ha surgido al margen de lo establecido.

Tampoco hay buses rojos de dos pisos. Por lo general, los guías de este particular turismo son taxistas, o choferes de las "pulmonías", los clásicos escarabajos Volkswagen a los que se les saca el techo. Son los favoritos de los viajeros.

Y Mazatlán, el paradisíaco destino del estado de Sinaloa, es uno de los más recurridos. De hecho, aseguran los locales, ahí nació este negocio.

Al comienzo...

Todo partió a mediados de los años 90, cuando la Procuraduría General de la República (PGR) comenzó a pesquisar y requisar bienes y propiedades a los narcos. "Decomisaron unas 10 residencias", cuenta Juan Manuel García, editor policial del diario El Sol de Mazatlán.

Los choferes olfatearon la oportunidad. Así, por unos 40 o 50 dólares se puede disfrutar de un viaje de una hora por los controvertidos puntos.

García dice que uno de los principales "narco-destinos" fue en su tiempo uno de los centros nocturnos más populares. En los 90, quien quisiera pasarlo bien y se atreviera a compartir con lo más granado del narco mexicano debía ir a la Frankie Oh. Su dueño fue Francisco Arellano Félix (capturado en 2006), uno de los líderes del cartel de Tijuana, quien publicitaba el lugar como la "discoteca safari más grande del mundo".

¿Disco safari? Así es. Además de bailar y tomar tequila, ahí se compartía con leones, tigres, boas y víboras (literalmente). Ahí se presentaron cantantes como Mijares y Yuri, y ahí peleó el boxeador mexicano más célebre de todos los tiempos, Julio César Chávez, que según cuentan, era amigo de "Pancho" Arellano.

En un punto de la llamada Zona Dorada de Mazatlán hay una cruz. Durante un enfrentamiento con un cartel rival ahí falleció otro de los hermanos Arellano Félix, Ramón. El lugar, claro, figura en el circuito.

"El taxista susurra: ¿Ve esa casa? Perteneció a 'El Chapo' Guzmán", publicó hace poco The New York Times en un artículo fechado en Mazatlán. Se refiere a Joaquín Guzmán Loera, el criminal más buscado de México, líder del cartel de Sinaloa, y el edificio aludido era uno de los confiscados por las autoridades.

Pero, según indica García, en Mazatlán no hay propiedades de "El Chapo". Es en Culiacán, la capital del estado, donde Guzmán tiene casas y ranchos. Es más, en esa ciudad es donde se puede hacer el mejor "narco-turismo" de la zona.

Ahí hay un verdadero centro de peregrinaje del bajo mundo: la iglesia que venera a Jesús Malverde, el llamado "santo patrono de los narcos".

Un premio mayor: al municipio de Culiacán pertenece la localidad de "El Guamuchilito", donde nació el "Señor de los Cielos", Amado Carrillo Fuentes, fallecido a fines de los 90, supuestamente tras una fallida cirugía plástica.

Para muchos, "narco" es igual a muerte, y como no podía ser de otra forma, en cementerios de la zona hay tumbas que parecen verdaderas casas. Sus moradores: fallecidos criminales.

"No creo que el 'narco-tour' sea una industria perfectamente organizada. Lo que sí es que el taxista, cuando lleva turistas y va mostrando un restaurante, un café, o alguna otra atracción, también indica 'aquí vivió tal persona', o 'esta fue una discoteca que perteneció a tal narco'", sostiene Gustavo Rentería, conductor del programa radial "Con valor y con verdad" y conocedor del tema.

La crítica oficial viene por el lado de la inversión. El gobierno destinó US$ 120 millones este año para promover a Mazatlán como destino turístico, y que se le metan por los palos estos "narco-tours", que resaltan la mitología de lo carteles, es algo que no estaba en sus planes.

"Sinaloa y Mazatlán tienen muchos atractivos que difundir sin recurrir a este tipo de turismo, que en el fondo explota el morbo", añade García.

VERANIEGO

Mazatlán es conocido por sus doradas playas del Pacífico, y es el destino de descanso de muchos líderes y narcos de los carteles de la droga.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Un viajero fotografía la casa en Mazatlán, que según le cuenta su
Un viajero fotografía la casa en Mazatlán, que según le cuenta su "guía turístico", perteneció a Joaquín "El Chapo" Guzmán.
Foto:THE NEW YORK TIMES
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales