DEPORTES

Sábado 25 de Diciembre de 1999

Para qué sirve este Caballero

La solicitud del entrenador César Vaccia a los dirigentes de Universidad de Chile se entiende por la polifuncionalidad del paraguayo. Pablo Caballero podría armar una dupla letal con Pedro González o generar juego en la zona media con Leo Rodríguez y/o Esteban Valencia.
Todos conocen a Pablo Caballero. Hay motivos de sobra. Por sus festejos (recordado es el espectáculo de los espadachines que montaba con su compadre Raúl Duarte); por sus goles (a Palestino le anotó uno de antología en el cierre del torneo); o por sus brillantes actuaciones (se puede nombrar un montón de encuentros). Por lo mismo es que su puesto de honor en la vidriera del torneo '99 no sorprendió a ninguno. Menos al cuerpo técnico de Universidad de Chile, que siempre lo consideró un personaje apetecible.

Con tales argumentos, la petición del técnico César Vaccia no remeció a los dirigentes de la escuadra universitaria. Era sabido que el DT veía con buenos ojos las actuaciones del guaraní. Por eso, el casi acuerdo entre Huachipato y la U para sellar el traspaso debe tener más que contento al responsable técnico del campeón nacional.

Si bien Caballero aún no le quiere dar mucha luz al gas - es que ningún dirigente me oficializó el tema. La última noticia que tuve es que Universidad de Chile y Cobreloa querían adquirir mi pase, señaló desde su natal Encarnación- , su cambio de camiseta es un hecho.

Su contratación, sin embargo, provocaría un pequeño problema reglamentario a la U, que contaría con cinco extranjeros para la temporada que se avecina. A los argentinos Sergio Vargas y Leonardo Rodríguez debe agregarse el concurso del peruano Flavio Maestri y el colombiano Edison Mafla. Pese al posible conflicto, los dirigentes no están muy preocupados. Asumen que antes de que comience el Apertura 2000, tanto Maestri como el moreno se habrán despedido del club, aportando - de paso- una buena cuota de dólares a la alicaídas arcas azules.

Lo que queda por resolver es dónde podría rendir mejor el volante-delantero. Algunos lo ven formando un dúo demoledor junto al artillero Pedro González. Otros lo asimilan a la zona media donde juntaría los circuitos con Rodríguez y Valencia, incluso soñando con la creación de un nuevo tridente, a la usanza del Inter de Milán. Las expectativas dan para todos los gustos.

CON PEDRO GONZALEZ

Vaccia ya lo visualiza: Enviarlo de segunda punta junto al insustituible Pedro González. De esta manera, cualquiera de los dos puede pasar de asistente a goleador y viceversa. En esas condiciones, no habría sectores precisos de desempeño. Lo único claro es que ambos irían como los delanteros.

¿Qué ganaría la U? Una cosa simple, pero fundamental: goles. Caballero marcó diecisiete goles en el sur mientras Flavio Maestri no superó las once conquistas. No es un dato menor si se considera los problemas propios de estar sometidos al rígido planteamiento de Andrija Percic. Por lo mismo, llegar a la valla rival en los duelos de los acereros siempre demostraba una capacidad superior.

En la comparación con Maestri hay algunos aspectos a considerar. Si bien el guaraní no tiene la potencia del peruano, su capacidad técnica - donde supera claramente al incaico- le permite al equipo variar su búsqueda del gol. No sólo se limitarían a enviar centros aéreos- donde Caballero también asoma como un tipo desequilibrante- sino también a ras de piso, gracias a las buenas maniobras de González y el paraguayo.

Ni siquiera tendría la preocupación de encontrarse con otro delantero con alta capacidad mortífera. Ya en Huachipato debió compartir la mira con su compatriota Raúl Duarte, obteniendo buenísimos resultados.

Si por alguna razón González estuviera fuera del equipo, Caballero no tendría problemas en echarse el equipo al hombro siendo el principal referente ofensivo acompañado de Rodrigo Barrera, Jorge Guzmán o Edson Monsalve.

CON RODRIGUEZ
O VALENCIA

La disposición táctica del guaraní puede servir en varios ámbitos. Aparte del esquema de dos delanteros desarrollado anteriormente, Caballero puede ayudar a formar una zona de volantes de cinco integrantes manteniendo arriba a González o incluso dejar su lugar a otro compañero para bajar a la zona media.

Para eso hay diversos formatos. Muchos hinchas sueñan con una oncena donde comparta funciones creativas junto a Leonardo Rodríguez. Se trataría de una dupla de buenos jugadores, hábiles, rápidos y encaradores. La contra pasaría porque no todos jugarían para Caballero como sí sucedía en Huachipato, lo que podría provocar un desajuste en su función.

Si sólo tuviera que actuar con Esteban Valencia, el campo se abre para Caballero. Actuaría de un Leo II. Es decir, las riendas del equipo serían manejadas por él mientras el Huevo asomaría - si es que renueva con los azules- como un brillante asistente. En dicha circunstancia, Caballero se recostaría por la izquierda mientras Valencia tomaría la franja derecha.

Lo mejor de todo es que en caso de que alguno de sus compañeros falle durante el partido, el ex Huachipato puede trocar su función pasando de delantero a volante o a la inversa. Ese tema, importante en un club que el 2000 jugará más de sesenta partidos, resulta vital en el interés de Vaccia por este jugador.

Es la historia de Caballero. El mismo jugador que hace tres años fue desechado por la U porque aún le falta experiencia en Primera División, según dijo René Orozco en esa época. Hoy todo cambió. Es la primera estrella del 2000.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales