DEPORTES

Miércoles 16 de Noviembre de 2005

Lo mejor del año


JUAN AGUAD KUNKAR

Con su mejor actuación del año y en el mejor partido de la temporada, Universidad Católica ganó a Ancud 114-98 y clasificó para la final de la Dimayor, que comienza este sábado. Lo que jugó la UC el domingo -cuando dejó la serie en un definitivo 3-1- es digno de rescatar, porque pocas veces en los últimos tiempos un conjunto nacional alcanza tan excelente nivel.

El elenco chilote no lo podía creer. Ancud jugó un gran partido, con porcentajes de conversión de cancha de 62,1 (36 de 58) y en tiros libres de 78,5 (22 de 28), ambos de nivel internacional. Contó con todo su plantel, con la experiencia de seis jugadores que han estado en la selección nacional (pese a algunos sin su mejor condición física), y con los dos pivotes mas altos de la competencia. Y aun así fue derrotado. Era difícil hacer más de lo que hizo esa noche la UC. Cuando quedaban 28 segundos, los de Ancud dieron prácticamente por terminado el encuentro y fueron a abrazar al rival. Elocuente.

Durante toda la temporada regular (22 partidos) y los playoffs (6 encuentros), la UC sólo había pasado de los 100 puntos en 4 ocasiones. En dos de ellas, ante el desaprensivo colista Liceo Mixto; la tercera, en casa frente a Llanquihue y la última con Universidad Autónoma, cuando Demetric Shaw jugó el primer partido en Santa Rosa, brillando con 40 puntos.

Pero en ninguno de ellos la UC anotó tantos puntos como el domingo. Y lo más destacado es que lo hizo ante el conjunto que exhibía la defensa con menos goles en contra, al que pocas veces le habían hecho más de 76 puntos. Pero el DT Miguel Ureta encontró los vacíos de sus rivales, y ya en el primero de los cuatro jugados, le había anotado 95 puntos en Chiloé.

Podrá argüirse que las defensas no fueron presionantes, pero los 36 goles de cancha que hizo la UC sobre 60 intentados (63,3%) es una marca excelente. En tiros libres el registro fue superior: de 28 convirtió 22 (81,4%). Michael Manciel (10) y Mike Elliot (6) no fallaron ninguno. Pero donde desequilibró el partido y puso un récord en Dimayor fue en triples, con los 16 anotados (3 de Manciel, 5 de Felipe Contreras, 3 de Elliot, uno de Jorge Schuler y dos de Shaw). Ahí y en los rebotes (21), donde brilló el indomable Cristián Díaz, estuvo gran parte de la diferencia. Y el resto fue igualmente sólido, como los cambios de marca, la defensa de su tablero, los éxitos en el ajeno, los robos y anticipos de balón de Contreras y del consolidado Ángelo Olivares y, finalmente, los deseos de ganar. La UC es un equipo que ha cumplido más allá de lo esperado y luchado contra la adversidad, porque sus más promisorias figuras, Pablo Ávila y Boris Varela, se fueron a estudiar a Estados Unidos y su conductor, Percy Werth, se lesionó en vísperas de los playoffs.

La UC recordó aquellas grandes jornadas de los 80, cuando fue tetracampeón de la liga, con Paul Gartlan y Darryl Baucham, junto a Manuel Herrera y el hoy presidente de la UC, Jorge O'Ryan. El equipo estudiantil disputó el título en 2003 cuando perdió 4-3 ante Llanquihue.

Estos resultados han tenido que fortalecerla y le abren esperanzas de una nueva corona si juega cercano a lo del domingo, cualquiera que sea el otro finalista, que se decide esta noche entre Osorno y Universidad de Concepción.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales