ARTES Y LETRAS

Domingo 27 de Mayo de 2007

DOCUMENTA. Encuentro de Artes Visuales en Kassel, Alemania:
La fuerte presencia chilena que va a Documenta 12: Rosenfeld, Díaz y Dávila

La Documenta de Kassel es uno de los encuentros más importantes del arte contemporáneo, más conceptual y político. De Chile van dos grandes artistas: Lotty Rosenfeld y Gonzalo Díaz.
Documenta 12 se inaugura el 16 de junio y contará además con otro chileno, residente en Australia, Juan Domingo Dávila.

CECILIA VALDÉS URRUTIA

Este año la Documenta 12, que tiene su sede en la ciudad alemana de Kassel, tiene por curador al riguroso y eficiente Roger M. Buergel (1962, Berlín). Reconocida como un encuentro del arte contemporáneo mundial, Documenta -a diferencia de Venecia o Sao Paulo- conlleva una connotación más conceptual y política. Y aunque acontece cada cinco años, tampoco queda ajena a contratiempos, como en la versión pasada curada por Okwi Enwesor, considerada débil, o la de Catherine David, abiertamente descalificatoria frente a la pintura.

Pero las obras que interesan en Documenta, sin duda, son las relacionadas con un contexto político-social. Ahí cabe el cuestionamiento sobre la función del arte hoy. Al respecto, una de las líneas planteadas por su actual curador es si acaso el arte es el medio para educar en el reconocimiento de un horizonte común en un mundo donde reinan todas las diferencias.

En Kassel es también el curador quien invita a todos los artistas. Hasta ahora han ido menos de 10 chilenos, entre ellos, Eugenio Dittborn y Alfredo Jaar. En esta versión tendremos una presencia de gran fuerza con nuestro Premio Nacional Gonzalo Díaz, con dos interpeladoras instalaciones, y la videasta Lotty Rosenfeld, con un video y dos intervenciones públicas; además de Juan Domingo Dávila, quien vive en Australia. Pero el hecho inédito es que esta es la primera vez que la participación partió de una gestión nacional, explica la directora de la galería Gabriela Mistral del Consejo Nacional de la Cultura, Claudia Zaldívar. "Se inició con el seminario Arte y Política", en el 2004, cuando invitamos al curador de Documenta. Nos interesaba su visión del tema y que conociera la escena de arte contemporáneo en Chile. Le armamos presentaciones de dossier de artistas y él a su vez quiso ver a algunos como Lotty, Gonzalo y Voluspa Jarpa. A partir de ahí se dio una continuidad, hasta que este año se concretó la invitación a Rosenfeld y a Díaz". Van con una participación muy destacada

Pero esta participación es posible por el apoyo de la Dirac. Es unánime el reconocimiento a la gestión de Emilio Lamarca, encaminada a profesionalizar nuestra presencia del arte en el exterior.

Lotty Rosenfeld: "Quiero que GoogleEarth me registre en Documenta"

"Voy a contratar una avión para fotografiar mi intervención en Kassel", nos cuenta Lotty. Porque justamente en eso, viendo precios e imágenes de aviones en internet, la encontramos en el escritorio de su casa.

Lotty es reconocida como nuestra mejor videartista nacional. Arriesgada y muy rigurosa, fue fundadora del Grupo CADA en los años 70, autora de intervenciones, performances y videos que han dado la vuelta al mundo. Como su reciente video de las hormigas que subían a plataformas petroleras o atraviesan museos.

Recién elegida Premio Artes Visuales 2007, parte a Documenta con un video. Y hará dos grandes intervenciones en la vía pública de esa ciudad, que mucho tuvo que ver con fuertes episodios de la Segunda Guerra.

-¿Dónde serán las intervenciones?

"La primera voy a hacerla cerca del Museo Fredericianum, donde en su interior estará el primer video que hice sobre el signo del tránsito. Esta calle pasa por distintas locaciones expositivas y voy a intervenir una dos cuadras. Con el fin de establecer un diálogo entre lo que puse adentro y lo que hay afuera. Siempre lo hago porque soy una artista callejera".

-¿Qué trata?

"Voy a intervenir las líneas de tránsito construyendo el signo +, que lo vengo haciendo hace mucho. Pero ahora mi interés y el de la Documenta es hacerla más extensa y que dure. Voy a pintarlo. Ya hay un equipo de voluntarios con una plantilla. Espero que nadie las quiera borrar. Esta decisión es para que dure más y porque estoy apostando a conseguir que GoogleEarth me registre. ¡Ahí me sentiría completamente feliz! Actualizaría la obra si la suben".

-¿Y la otra intervención?

"Es desde el castillo hacia la ciudad. Voy a intervenir ese camino con el mismo signo".

-¿Los alemanes lo permitirán?

"Esta ciudad fue entera bombardeada por tanto es un casco historico simbólico. Fue reconstruida y no hay adoquines. Pero igual intervenir el transito es un delito, y el equipo organizador inteligentemente decidió no avisar a la policía de la ciudad. Me pidieron que no se notara mucho cuando se haga y después que se vea".

-¿Cómo lo hará?

"Voy a trabajar de noche y al amanecer. También me pidieron que hiciera la intervención casi el día antes de la apertura, para la prensa, cosa que cuando vayan a este encuentro casi caminen sobre mi obra".

-Y el video que exhibirá es "Una milla de cruces sobre el pavimento"

"Es el video con que inicié todo este tema. El curador de la Documenta se interesó en él. Cuando vino hace dos años vio todo lo mío, pero no me dijo nada. Quedé con la duda sobre qué le habría interesado más. Pensaba llevar las hormigas. Pero me gustó que escogiera el del signo del tránsito. Tiene más de 20 años de trabajo, y lo he ido enriqueciendo. Lo encontraron absolutamente vigente".

-Pero a fines de los 70 nació con una conotación más política.

"La tiene y hoy también. A pesar de que han cambiado las cosas es un trabajo netamente político. Cuando vi esas líneas de las calles me imaginé lo que tenía que hacer, el signo +, y también como señal de muerte. Al hacer esa señal estaba desenmascarando la arbitrariedad del signo, y estaba literamente deconstruyendo el símbolo. Lo hice entre las calles Manquehue y Los Militares".

-¿Llegó la policía?

"Sí, y les dijimos que era una acción de arte y que íbamos a sacar una sola foto para ayudar al movimiento de oncología mundial. Se fueron. Y se hizo. Muchos entendieron que nacía y moría en dictadura. No me gustó que me encasillaran. Porque esa señal está en todas partes y pasan cosas en muchos países. Igualmente después me siguieron invitando con esas intervenciones. Pero fui complejizando más la obra. Hoy la cito, pero la intervención pura no se repite".

-¿Cómo está el video?

"Bastante a mal traer. El transfer fue malo. Y al digitalizarlo perdió mucho. Dura cinco minutos, y parte con ese único sonido que dice: 'No, no fui feliz', y que va en la traducción al inglés, y en otra vuelta en alemán"

Noche de los cristales rotos

"No pude dejar de pensar en Kassel, ¿por qué echaron la ciudad abajo? -agrega Lotty-. Me contaron que allí se fabricaba el armamento pesado de la Segunda Guerra".

-Fuerte por tu historia

"Sí, y pensé voy a intervenir sobre ruinas de la guerra. Ahí aflora mi historia: el ser judía. Pero me contaron, además, que en Kassel se planificó y ensayó, dos días antes, la Noche de los Cristales Rotos, bajo Hitler: cuando se planeó en Alemania romper los cristales y vidrios de todas las casas y negocios de los judíos. Lo increíble es que lo supe después de pensar en hacer otra performance: quería poner en Kassel un cristal templado que se desplomara, y a ese cristal imprimirle la imagen de los glaciares, y ponerle una frase algo así como "Rompamos el hielo", que tiene que ver con la condicion de mujer, de judía, y con el calentamiento global. Mi acción iba a romper el cristal y pasar la línea del tránsito y hacer una cruz más. Pero me dijeron que no. Claro que las cosas no son blanco ni negro: en Kassel acaban de reconstruir una sinagoga, y una querida iglesia católica sigue bajo las calles".

"Pero fui también a Berlín. Crucé el muro e hice la intervención. Intervine, además, con el signo +, la Puerta de Brandenburgo. Y conocí a un gran crítico de arte de Berlín. Se interesó en mi trabajo y me presentó a un alumno de Beuys, Hermann J. Hack. Él me pidió que le filmara su intervención que hará en Kassel, paralela a la Documenta".

Dávila y su desenfado

El artista visual Juan Domingo Dávila parte invitado a la Documenta desde su país de residencia, Australia.

"Mostrará varios cuadros de gran formato. Yo alcancé a ver dos montados -cuenta Díaz-. Son muy impactantes. Provienen de los años '90".

Dávila es conocido por su propuesta pictórica en la que incorpora y entrecruza géneros; incorpora el pop, revistas viejas, introduce textos y signos. Básicamente es un artista conceptual, cuya creación corresponde a una idea que interpreta del mundo.

Su inventiva y oficio lo destacan desde Waldemar Sommer hasta la teórica Nelly Richard. Dávila aborda en forma recurrente temas como la homosexualidad y la política. Mezcla personajes y situaciones. Algunas muestras suyas han sido clausuradas, como cuando expuso aquí a Simón Bolívar travestido. Mientras que su muestra "Rota", en la Galería G. Mistral, en 1997, le valió el Premio de la Crítica en Chile.

Gonzalo Díaz: "Planteo la imposibilidad de que las obras t engan sentido"

Nos recibe en su casa taller. Toda blanca, toda "minimal", sin nada en sus muros; con mucha luz, espacio y libros. Está leyendo a Aristóteles: nos recomienda el capítulo V de "La Metafísica".

El Premio Nacional de Arte 2003, Gonzalo Díaz, lleva a Documenta dos proyectos: su nuevo "Eclipse" y "Al calor del pensamiento", que presta la Colección Daros de Zurich. Ambos serán exhibidos en dos salas del Museo Friedericianum

"Ya he viajado dos veces a Kassel y quedamos de acuerdo en las obras y sus espacios. El nuevo proyecto, "Eclipse", lo planteé y lo produjeron allá".

-¿Nació en terreno?

"Tiene un antecedente en un proyecto que mostré en la Universidad de Chile, que fue técnicamente algo fallido. Lo exhibí en el Mac, donde puse una placa muy pequeña iluminada fuertemente por un foco para que el espectador se acercara y pudiera leer un texto que dice: 'Leerás siempre la palabra arte bajo tu propia sombra'. Tengo varias obras que plantean la dificultad o imposibilidad de que las obras de arte contemporáneo tengan algún sentido. O plantean preguntas en el tono del diagnóstico hegeliano, de que el arte ha muerto".

-Presentas tu escepticismo con un arte muy riguroso.

"Sí. Es una frescura. El asunto es que esto es como un drama, donde el artista se pregunta sobre la posibilidad de sentido. Pero es como una contradicción: La obra, por muy minimal, sintética o desafectada de objetos, igual es una posibilidad. Está".

-¿Cómo es Eclipse?

"Este proyecto tiene algo muy bonito, porque se construyó un gran espacio para esta obra, de 17 metros de largo por nueve de ancho y cuatro de alto. Es muy relevante desde lo constructivo y simbólico. Y consiste en un pequeño cuadrito de 25x25 cm, que no tiene nada".

-¿Qué buscas producir?

"Puede que el espectador se vaya o se acerque. El emplazamiento del cuadro obliga a que el espectador al acercarse interfiera el haz de luz y proyecte su sombra en el cuadro. Sólo en ese momento el cuadro se enciende y se hace visible el texto, con un sistema de lucecitas y materiales muy simples. Es muy mágico".

-Manejas al espectador

"Sí, para leer el texto tiene que ubicarse justo haciendo sombra con su cabeza. Y el texto en alemán dice: "Tú vendrás al corazón de Alemania sólo para leeer la palabra arte bajo tu propia sombra". Están las palabras Alemania, arte, sombra, destacadas. Venir al corazón de Alemania terminó siendo venir al corazón del corazón de Alemania, porque la obra está dentro de la Sala Beuys, artista que es casi un héroe para los alemanes. Y el corazón de Alemania es Kassel: está al centro. Y 'Bajo tu propia sombra' apela a la plena subjetividad. La significación es paradójica, porque esa disposición obliga a entrar en una trampa de luz, que sería el sentido pleno ".

-¿Habrá un pasillo?

"Es una rampa un poco en subida, luego hay una entrada bastante angosta. Un muro negro, y se puede entrar por ambos lados. La sala es flotante: fue construida dentro de la sala Beuys. Porque no me permitieron tocarla. Pero terminó siendo un plus".

-¿Para ti es un premio?

"Es un privilegio conceptual. Porque en la Documenta hay otras salas más grandes o más cerca de la entrada. Pero es un honor estar ahí. Terminé haciendo una intervención de la Sala Beuys".

La pintura: lengua madre

-¿Va también la obra "Al calor el pensamiento"

"Sí. Es un objeto que tiene casi cinco metros de ancho por unos 50 cm de alto. Es un anafe que lleva una placa de cerámica con un bajorrelieve en forma de laberinto donde va esa resistencia eléctrica, que pone el texto al rojo".

-¿Tiene desafíos técnicos, pues tus obras son complejas como la fallida de Venecia?

" Lo que pasó en Venecia fue que no la pusieron adentro del palacio, donde estaba pensado, sino afuera. Fue terrible. Pero me pareció un divismo haberla sacado, si la Dirac y el Fondart habían puesto plata. En la Documenta, en cambio, me han tratado como un rey. Me pusieron un equipo técnico excelente. Están interesados en que cada obra sea lo mejor. Esta obra técnicamente no tiene grandes problemas porque produce un calor y se enciende y se apaga en forma intermitente, con un efecto titilante".

-Y va un texto de Novalis...

"Sí. En las placas de cerámicas va el texto en alemán. Quise mantenerlo en ese idioma. Fue pensado en alemán, dice: "Buscamos por doquier lo incondicionado y encontramos siempre sólo cosas".

-¿Solamente cosas?

"Sí. Es aplicable a toda la historia del arte. Siempre se han dado cosas y eso quiere decir estilos, objetos, cuadros. La historia del arte es sólo un conjunto de cosas".

-Pero, ¿en algunos estilos no habría un transfondo espiritual?

"Son parte de las cosas que muestra la historia del arte y ahí hay espiritualidades. Pero no es el Espíritu. Por decirlo de un modo simple: los ángeles no hacen arte. Y Velázquez nos dice qué detrás de la pintura hay sólo un bastidor' ".

-¿Con ese cuadrito blanco también interrogas la pintura?

"Más que eso: ahí hay un uso de los medios pictóricos. La pintura es mi formación".

-¿Y compartes lo que dijo el curador de Venecia: "que las buenas instalaciones parten de la pintura"?

"Absolutamente. Porque una buena instalación está bien dibujada. Es un desplazamiento de objetos, una proporción entre ellos. Tiene que haber una administración de objetos, un criterio. Considero necesario tener una formación que puede ser desde la pintura. Tiene que ver con un rigor".

.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Frente al Museo Fredericianum, donde ambos artistas chilenos expondrán, Lotty Rosenfeld recientemente ensayó el signo +, con el que intervendrá parte de esa ciudad, bombardeada en la Segunda Guerra Mundial.
Frente al Museo Fredericianum, donde ambos artistas chilenos expondrán, Lotty Rosenfeld recientemente ensayó el signo +, con el que intervendrá parte de esa ciudad, bombardeada en la Segunda Guerra Mundial.
Foto:Lotty Rosenfeld


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales